Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

Qué llevas al campo. - Columnas

 

 

Hoy vino a mi mente, como metáfora de vida, aquella escena donde la familia va a un "día de campo”, haciendo aquel pequeño viaje donde se llevan las cosas que allá se comerán. Eligen dentro de lo que tienen almacenado, lo meten en una canasta y al llegar al campo, extienden un mantel a cuadros rojos y blancos y empiezan a sacar lo que llevaron a él; ahí, preparándose para vivir la experiencia que esperan agradable comiendo lo que llevan, recibirán precisamente solo lo que han llevado. Si la vida fuera un día de campo, verás en ella solo lo que le has llevado. Si ahora entiendes “el campo” mercadológica y laboralmente hablando, ese lugar donde trabajarás y se te pagará por ello, igualmente ganarás por lo que le has llevado. Por eso me cautivó hace algunos días un sabio consejo que leí de un gran maestro y colega, Jim Rhon, que juzgo de extrema trascendencia cuando atinadamente afirma:

 

  "No lleves tus necesidades al mercado, lleva tus habilidades. Si no te sientes bien, díselo a tu doctor, no al mercado. Si necesitas dinero, pídeselo al banco, no al mercado”. 

 

De verdad cuántas veces queremos que nuestro trabajo prospere cuando solo llevamos a él los problemas de nuestra percepción de la vida: quejas, dolores, angustias, ansiedades; eso es lo que muchos llevan al campo de trabajo (al mercado), y luego queremos que el mercado nos pague por lo que les llevamos, por lo que les mostramos —porque siempre mostramos lo que llevamos—, una enorme cantidad de actitudes y emociones negativas por las que ¡nadie pagaría!, por nadie desea tenerlas. ¡Y cuánta gente no se da cuenta de lo que lleva al campo! Déjame que te afirme algo: la gente allá afuera, en el campo, desea obtener soluciones rápidas, beneficios, gozo, alegría, sorpresivo servicio extraordinario, satisfacciones verdaderas y eficaces a sus necesidades, comprensión, explicaciones, oportunidades para mejorar. Si tú llevas eso al campo mediante el uso de tus habilidades y se lo muestras, el mercado te pagará por ello. Y te repito, si les llevas —al mostrarles— tus dolores, tus necesidades, tus preocupaciones, la gente no te pagará por ello, de hecho, te rehuirán, la gente se alejará de ti. Podría apostar cómo leyendo esto aquí te estás percatando quizá del porqué han disminuido tus ventas o porqué te está constando trabajo prosperar en tu negocio. ¡Lleva al mercado soluciones mediante tus habilidades mostradas a él, y te pagarán por ello, y muchas veces, mucho dinero y sin parar el flujo hacia ti! Al que sirve se le acercan y puede ganar en justo intercambio por lo que lleva al campo, al que molesta se le alejan y pierde por lógica consecuencia de lo que lleva al campo. 

 

 

¿Todos podemos tener problemas, angustias o necesidades? ¡Lógicamente sí! Pero tienes que aprender a detectar de qué se trata tu problema y mostrárselo solo al especialista en la solución del mismo, pero a nadie más. Tus problemas van a aumentar si los que tienes los muestras a quien no debes. Yo mismo tengo momentos donde me siento en un problema, siento ansiedad, desolación, preocupación, pero jamás me imagino llevándolos a una de mis conferencias, a consulta o comentándolo con alguien a quien amo o en un momento de romance. ¡Jamás! Y no lo hago incluso sintiéndolo en alguno de esos momentos, y no, no juego al héroe, sino que soy tan solo lo suficientemente inteligente para distinguir qué llevar a dónde. Cuando siento emociones negativas y coincide con el momento en que tengo que salir al campo, muestro al mercado lo que también llevo dentro: mi entusiasmo, mi fe, mi esperanza, mi habilidad para hablar con pasión y emoción por existir, mi emoción por solucionar problemas mediante el uso de mis habilidades, mi sonrisa, mi amor y mi capacidad para crear un momento romántico, dentro de otras cosas. Una gran clave es que no olvido que todo eso lo llevo también incluso cuando me surgen problemas. Entonces, elijo inteligentemente qué muestro a quién. ¿Y quieres que te diga algo más de paso en el tema? Tu felicidad no depende de tus circunstancias, sino de tu voluntad. Tu felicidad es una decisión que tomas, y mostrarla a determinadas personas en determinados momentos es otra decisión igual. ¡Tú tienes el poder para elegir ser feliz, te esté pasando lo que te esté pasando! Creas en esto o no, tienes el poder. Conozco gente que ha pasado por situaciones en extremo preocupantes y dolorosas, y cuando estás con ellos, jamás te hubieras imaginado por lo que estaba pasando porque aun así sonreían y hablaban de cosas buenas. ¡Aún sintiéndose tan mal, mostraban tremenda energía positiva y dinamismo! He tenido la dicha y la fortuna de conocer a seres así, seres verdaderamente dueños de sí mismos, soberanos gobernantes de su ser y no súbditos de su acontecer. Y he tenido esa dicha porque sé que soy un igual. Lo igual atrae a lo igual.

 

¿Por qué unos logran sobreponerse a las circunstancias y aun así mostrar una actitud propositiva? Por como han entrenado sus mentes con lo que han elegido diariamente meter a ellas. Déjame que te diga que puedes tener a la felicidad como hábito, un acto practicado a propósito tantas veces, que sea fácil para ti llevarlo y mostrarlo a donde sea y te esté pasando lo que te esté pasando. Así como también puedes tener el hábito de mostrar tragedia y problemas, aun viviendo circunstancias positivas. Créeme, son hábitos. Y sorpréndete un poco más: incluso pueden llegar a ser adicciones. Hay gente adicta a los problemas y hay gente adicta al bienestar. Todo empezó por lo que conociste —los papás que tuviste, lo que te tocó ver con frecuencia, la escuela a la que fuiste, etc.—, pero luego continuó la creación de tus hábitos por lo que ya tú deseaste conocer y así continuó tu elección más frecuente. Llegas a una edad donde ya no debes culpar a tu pasado o infancia de lo que vives hoy, llegas a una edad donde pudiste elegir qué libros leer diariamente, llegas a una edad donde eliges escuchar diario un CD con una conferencia motivacional en tu auto en lugar de la programación del radio —llegas a una edad donde el que programa lo que escuchas eres tú, no el programador o los anunciantes de la radio—, llegas a una edad donde decides ir con frecuencia a una conferencia que te alimente el alma, la mente y el corazón, en lugar de ir diario a escuchar una conversación banal y llena de quejas de la vida, llegas a una edad donde puedes elegir diario visitar una página web que te aporte información que incremente el bienestar de tu vida, en lugar de estar diario perdiendo el tiempo leyendo textos tontos o viendo fotos inútiles de gente desconocida en facebook, llegas a una edad donde tú eliges la música que escucha diario eligiendo temas que eleven tu espíritu y te hagan sentir extraordinariamente bien con sus letras, en vez de escuchar canciones cuyas letras son historias de tragedias o infedelidades, llegas a una edad donde puedes elegir leer diario buenos libros que te ayuden a transformarte en una mejor persona, en vez de diario leer las notas amarillentas del periódico o los chismes de las frugales reviastas de la farándula; llegas a una edad donde descubres que puede elegir tu bien diariamente. Así, con actos aislados que repites una y otra vez, forjas hábitos, y esos son los que más naturalmente llevarás al campo, te suceda lo que te suceda. Te tengo una buena noticia: puedes desarrollar el hábito de la felicidad si es que todavía no lo tienes. Todo lo que publico y escribo y comunico en Nueva Conciencia, es precisamente favoreciendo ello, cumpliendo la misión de ayudar al ser humano a sentirse extraordinariamente bien. Pero tienes que alimentar tu mente de ello a diario. La forma para crear el hábito es repetir el acto diario, diario, diario. No existe otra manera. No hay forma de que lleves al campo entusiasmo y fe en la vida, si no has alimentado tu mente y tu corazón diariamente con ello. No puedes llevar al campo seguridad si no has alimentado diariamente tu mente y corazón con certeza. No es que unos vendedores tengan mayor suerte que tú, no es que tu competencia le favorezca la fortuna más que a ti, simplemente es cuestión de los hábitos de excelencia que unos desarrollan y quizá tú todavía no, para luego, natural y sencillamente cada quien lo que tiene llevarlo al campo. Tienes que desarrollar, mediante la práctica diaria, al ser de Luz que estás destinado a ser. Y verás que así como las moscas se ven atraídas a una bombilla encendida, así el mercado se verá atraído hacia ti por la Luz que irradias. La gente quiere estar con quien les hace sentir bien. La gente se aleja de quien les hace sentir mal. ¡Así de fácil, así de claro, así de sencillo! Quizá no así tan fácil de que lo aceptes. Pero así es.

 

Espero que sientas la emoción que genera todo entendimiento cabal. Espero que sientas la emoción de querer cambiar al saber que puedes porque llevas dentro de ti tu Luz aún en momentos de tinieblas y la puedes elegir. Espero que sientas la emoción de querer mejorar mediante la creación de nuevos hábitos porque sabe que puedes elegir empezar hoy mismo, como ya has hecho algo tan bueno como leer esto aquí. Espero que sientas la emoción del poder que tiene repetir un acto bueno diariamente y expandirlo a los demás. Espero que sientas al leer, como yo al escribir aquí, una gran…

 

¡Emoción por Existir!

  

—Alejandro Ariza.

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia