Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

No compres retribución. - Columnas

 

Apoyas a alguien, le prestas dinero de inmediato para que salga de un apuro, para que luego de unos días sientas por los comportamientos ulteriores de la otra persona que sólo abusó de ti, que te vio la cara, que te usó, te sientes robado. Sentirse así, para muchos tristemente ya es un clásico. Yo esto lo he vivido desde hace más de 25 años, y todavía hace pocos días, ¡otra vez! Y claro, ya cuando te pasa con tal frecuencia... ya no puede ser por cuestión de “las otras” personas, porque en todos los diferentes casos, en todas las distintas épocas, en todas las disímiles circunstancias, sólo ha habido algo igual, un común denominador... yo. Entonces el error debe ir por ahí. Sin duda.

Sin embargo, ahora que han pasado tantos años..., aunque los hechos se repitan parecidos a los de hace tanto tiempo, veo las cosas tan diferentes. Ahí radica la evolución, eso es Nueva Conciencia, poder alcanzar a ver y sentir lo que antes no. De verdad que es un mundo de diferencia cuando tienes estas dos opciones como percepción cuando das y ayudas:

  1. Supones que se trata de algo entre tú y la otra persona, o bien,
  2. Sabes que se trata de algo entre tú y el Universo (o Dios, si quieres verlo así).

El dolor y el desasosiego vienen del suponer; la armonía y la paz surgen del saber. ¡Esa es la gran diferencia ante los mismos hechos!

Definitivamente cuando alguien se acerca a pedirte un “favor” urgente para salir de un apuro, clásicamente en el ejemplo de pedirte dinero, si con un nivel primitivo de conciencia sólo alcanzas a ver lo que se percibe con tus sentidos: a la otra persona, empezarás a suponer que se tratará de un tipo de “contrato”. Esto le encanta suponer a nuestro ego y te insistirá una y otra vez de que así es y no existe ninguna otra percepción. “Yo te presto, pero tú a cambio te comportas con la gratitud y la amabilidad valuadas por mi préstamo”. En el momento en que damos así, en ese instante sembramos dolor y frustración potencial. Y en el 99% de los casos, se cosecha. Piensa un momento: Si alguien se mueve a un nivel vibracional donde solo tiene deudas y apuros... ¡¿Qué te hace pensar que contigo se mueva a otro nivel vibracional donde es característico el buen trato, la dignidad y el agradecimiento?! Imposible ¡Eso no se puede! No pertenece al nivel vibracional donde se desenvuelven esos valores. Y la evidencia la tienes frente a tus ojos, la persona desenvolviéndose en niveles vibracionales de angustia y ansiedad por deudas y apuros. Por eso cuando decidas prestar, siempre, siempre, siempre mejor será pensar y sentir que no es un préstamo con su implícito regreso del capital hacia tí por honor de la promesa a cumplirse en devolverlo o agradecerlo con determinado comportamiento, siempre será mejor que pienses que “diste” y ya. ¡Sin esperar nada de regreso precisa y exactamente a través de esa persona! De lo contrario, nunca conocerás el prestar o el dar, sino solo estarás intentando “comprar” un comportamiento que para colmo no está a la venta porque no hay en la bodega del corazón del otro. Descubre esto de una vez por todas. No te engañes cuando prestas o das. ¡Este es uno de los autoengaños más dolorosos autogenerados. La culpa de tu dolor nunca la tendrá la otra persona. Son las demandas de tu ego insatisfechas por querer comprar lo que no existe como venta, las que te autogeneran tu propio dolor.

En cambio, mira ahora qué inmensamente diferente se percibe el mismo hecho, pero con una Nueva Conciencia: Alguien se acerca con su ansiedad y angustia a pedirte ayuda, y tú no te dejas engañar por lo que sólo perciben tus sentidos: la imagen de la otra persona con todas sus características. No. Sino que ahí parada la persona frente a ti, tú lo que ahora alcanzas a ver es una parte del Universo mismo (de Dios) pidiéndote ayuda porque tú de momento tienes cómo hacer que fluya la abundancia por donde se ha bloqueado. ¡No veas jamás a una persona! ¡No percibas nunca a ese alguien específico con su nombre y cuerpo! No. Percibe más profundo. Ve más allá, y percibe un campo de energía del Universo que requiere de tu energía en alguna de sus “formas”. Si sigues evolucionando incluso alcanzarás a ver que se trata todo de lo mismo. Bien, ahora... ¡Da! Y en ese mismísimo instante esfuma la ilusión de óptica, despréndete del más mínimo deseo de ser correspondido y agradecido por exacta y precisamente aquella manifestación de la energía del Universo, aquella persona. ¡Así no funciona esto! Mejor sabe, y sabe con total y absoluta certeza, que el Universo (Dios) no es desagradecido ni imprudente ni abusivo. Esas no son características en absoluto del Universo (Uni=uno, verso=palabra o palabras sujetas a medida justa, es una sola cosa). Si alcanzas a saber con una Nueva Conciencia cómo se mueve la energía del Universo, descubrirás que si hay algo justo e incluso mucho más dadivoso que tú mismo con toda la generosidad que puedas albergar, es el Universo entero. Sabe que si das, recibirás eso y más pero por otro lado, por otra parte del mismo Universo que en aquel luego convenga a todos los implicados para el bien del Todo. Se trata del mismo Universo autosatisfaciéndose... pero no haciendo alusión a la misma persona, sino al mismo Universo! La Luz vaciéndose en la vasija cuando más adelante la vasija descubre que fue hecha por la misma Luz y así es parte de ella autosatisfaciéndose (Kabalísticamente hablando para mis alumnos)¡Uf! Comprender esto es fuente de armonía y paz, y suele terminar en jolgorio.

Hace rato, en un momento en que detecté que mi ser humano estaba a punto de empezar a entristecer o a frustrarse o a albergar coraje por percibirme mal tratado o usado por gente a la que mi ego juzga me deberían tratar mejor por cómo les ayudé en un apuro, antes de que se instalaran cualquiera de esos sentimientos negativos en mí, me acordé de la diferencia entre suponer con mi ego y saber con mi espíritu cuando se da. Incluso le pedí una ayudadita a Dios porque no me quería sentir mal. En ese momento “algo” me dijo en mi interior que buscara en la app de mi iPhone específica para ello el evangelio del día, y hoy se abre la app en Lucas 14, 7-14:


 

“Un sábado, Jesús entró a comer en casa de uno de los principales fariseos. Ellos lo observaban atentamente. Y al notar cómo los invitados buscaban los primeros puestos, les dijo esta parábola: “Si te invitan a un banquete de bodas, no te coloques en el primer lugar, porque puede suceder que haya sido invitada otra persona más importante que tú, y cuando llegue el que los invitó a los dos, tenga que decirte: “Déjale el sitio”, y así, lleno de vergüenza, tengas que ponerte en el último lugar. Al contrario, cuanto te inviten, ve a colocarte en el último sitio, de manera que cuando llegue el que te invitó, te diga: “Amigo, acércate más”, y así quedarás bien delante de todos los invitados. Porque todo el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado”. Después dijo al que lo había invitado: “Cuando des un almuerzo o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos, no sea que ellos te inviten a su vez y así tengas tu recompensa. Al contrario, cuando des un banquete, invita a los pobres, a los lisiados, a los paralíticos, a los ciegos. ¡Feliz de ti, porque ellos no tienen cómo retribuirte, y así tendrás tu recompensa en la resurrección de los justos!”.


¿Así o más directa la lección?  Así o más atinado el “timing”. Pedí ayuda y el Universo me dijo: “Concedido”. Ahí está. Al prestar, al ayudar, no compres retribución, porque muy frecuentemente de quien la quieras no tendrá la capacidad para ello, me consta que hay pobres de corazón, lisiados de afecto, paralíticos de gratitud y ciegos de amor; mejor da sabiendo la justa recompensa divina, una que viene de otros lados.

Desde hace años recuerdo haber escrito alguna vez que cuando das un regalo, te detengas a pensar si estás dando un verdadero regalo o estás entregando un anzuelo para ver si el pez pica la carnada y sólo buscas tirar hacia ti como presa a aquella persona a quien le diste el “regalo”. Modestia aparte, siempre me impactó esa idea que algún día se me ocurrió. Fue en base a no confundir un regalo con una carnada. Pero hoy, no se trata de un regalo, sino de dar por un préstamo solicitado, por ayuda requerida, es algo distinto. Aquí lo único que puedes hacer para dejar de autoengendrarte la gran posibilidad de frustración y coraje combinada con tristeza, es dejar de confundirte con lo que perciben meramente tus sentidos gobernados por las ideas de tu ego y así supongas que “tiene que” haber determinada conducta por parte del ayudado hacia tí, o elevarte por medio de una Nueva Conciencia a alcanzar a saber que estás dando al Universo y éste te recompensará como lo suele hacer el mismo Universo, con mucho más de lo que tú le diste! Hace rato en que me puse a pensar en lo que me ha dado el Universo... casi me pongo a llorar de la vergüenza de lo tanto que ha sido. De verdad, tanto, pero tanto, que si de justicia se tratara... yo soy el que tengo una deuda con Él, y yo soy el que tiene falta de agradecimiento, y yo soy el que la falta buen trato para con Él! El Universo me ha dado mucho, Dios me ha dado mucho. Demasiado. En exceso. Definitivamente no puedo sentirme mal por dar si apenas y así rasgo el más nimio acto de justicia y equidad o ni llego a él. Me atrapo queriéndome sentir mal cuando mi ego se interpone en la ecuación de los hechos. Pero cuando gracias a Nueva Conciencia alcanzo a identificarme con mi espíritu me elevo a ver mucho más allá, a ver el cómo se mueve la energía en el momento en que uno da y ayuda, y no tengo más que concluir que todavía me falta mucho más por dar. Mucho. Y así decreté hace un momento: “Estoy a salvo. Estoy en paz. Nada ni nadie me puede hacer daño sin la participación de mi ego. Todo está sucediendo en un orden perfecto para ascender al siguiente nivel”.

¡Emoción por Exitir!... al comprender. -Alejandro Ariza.

 

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia