Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

Hoy - Columnas

 

 Hoy siento que es un día especial, aunque quizá igual de especial que todos los días de los últimos 25 años de mi vida. Llevo una vida sin planeación alguna desde hace ese tiempo aproximadamente. Y es que hoy sé perfectamente que si de planeación se trata, lo planeado es uno. Recuerdo que hace unos días mientras tomaba un baño pensaba: “Hace años, con tanto éxito generado, solía pensar en ese éxito como algo que merecidamente yo he hecho, pero ahora, luego de ir despertando y despertando a otros niveles de conciencia, me doy cuenta perfecto de que sí, efectivamente el éxito se ha generado, pero en lugar de decir que es algo que yo he hecho, siento perfecto cómo más bien es la energía de la vida lo que lo ha generado y yo sólo he participado en tan complejo y divino proceso. Lo que uno vive no es sólo el resultado de lo que uno hace, sino es lo que la energía de la vida en su intricada red hace con uno y todos los implicados”. Hoy en esto creo, en el ki. La irónica paradoja existe perfecta: uno es el planeado y ahí también alcanza uno a planear, como parte del plan original. La confianza juega un rol fundamental en todo esto, primero cuando uno confía en uno mismo, con el aparente esfuerzo y entrega personal para generar el resultado deseado -los linderos de la motivante lucha de nuestro ego y su conciencia de individualidad-, y luego confiar en una realidad superior, donde sin esfuerzo alguno se generan resultados sorprendentes -los linderos de la inspirada experiencia de nuestro espíritu y su conciencia de unidad-. Dependiendo en lo que confíes, será el nivel de conciencia en donde te mueves. Con lo que que he vivido hoy por supuesto que siento el impulso por comentar cada cosa, pero “algo” me dice en mi interior que en esta ocasión especial, quizá sea mejor sólo exponer los hechos sin comentario alguno -si es que puedo abstenerme de hacerlos-. Pues bien, siguiendo esta voz interior, aquí voy...

 Hoy al filo de las 2 am, cuando me iba a dormir, abrí la aplicación de mi iPhone que es el horóscopo y leí: “La suerte estará de tu lado y te permitirá llevar a cabo muy rápido todas esas grandes cosas que tanto deseas. Comienza una bonita historia, y sabrás lo que tienes que hacer para tomar a tiempo el control de los buenos momentos que te llenarán de felicidad. Es un bueno momento para ti”. Recuerdo haber plasmado una sonrisa en mi rostro, sentí una energía muy inspiradora y así me fui a dormir. Desde hace años que no recomiendo leer los horóscopos, pero desde que conocí esta app de mi iPhone, me divierto y he desarrollado la siguiente creencia cuando leo el horóscopo muy ocasionalmente: si sale algo malo no lo creo, y si sale algo bueno lo creo totalmente. El poder para creer permanece siempre en mí, se me diga lo que se me diga. Y lo que transforma no es lo que a uno le digan, sino el hecho de que uno lo crea o no. 

Amaneció y decidí tomarme el día de descanso y esparcimiento. (Tener el poder para decidir eso el día que sea, tiene un encanto que transforma la experiencia de vida en sublime y bella libertad autogenerada, y cualquiera puede hacerlo, he enseñado cómo en varias de mis conferencias). Le hablé a mi alma gemela y le dije que hoy sería un buen día para ir al cine y analizar alguna de las películas que la gente me ha recomendado y pedido mi opinión según varias solicitudes en mi página de facebook, ahora también página de Nueva Conciencia. Desayuné muy sano y llegó Adis. Yo sin saber cuál película ver de las tres que tenía como opción, me sorprendió Adis cuando ella ya había visto una con horario exacto y todo. Llegamos al cine como siempre en los últimos 25 años de mi vida: exactamente a la hora de inicio. Ni un minuto más, ni un minuto menos, y sin haberlo planeado antes. Este fenómeno lo vivo desde hace más de dos décadas. Es impresionante como siente uno que lo llevan. Resultó ser la película “Inception”, que creo la intitularon en México como “El origen”. ¡Es una película sublime impresionantemente lograda con un mensaje doble, tanto en su objetivo, como el hecho de que exponer la película al público ya es la mismísima “inception”. Esto lo comprenderá el preparado para comprender. Desde hace tiempo he optado por ya no intentar explicar lo que no se debe en un medio tan abierto. Que el que tenga ojos que vea, que el que tenga oídos que escuche. Hoy podríamos haber ido a cualquiera otra película de tres, pero “algo” nos llevó a esta. De verdad es extraordinaria si logras concentrarte en la profundidad de los complejos diálogos sin perder hilación alguna. Existen varios niveles de realidad, y en todos coexistimos. Varios autores a lo largo de los años han ya manifestado la duda de que si una persona sueña que toma una mariposa en sus manos, se trate de un sueño donde alguien toma a una mariposa, o más bien pueda ser la mariposa soñando que reposa en un humano. Salí del cine con una exquisita sensación de “cada vez más se muestra la verdad, cada vez por más medios”. Recuerdo que le comenté a Adis cómo han habido dos momentos en mi vida donde claramente he sentido que estoy a punto de volverme loco, recordando uno en especial cuando adolescente acostado en la cama de mi cuarto en la casa de mis papás, donde empecé queriendo hacer un viaje astral, para luego deslizarme a pensar intensamente y como vorágine en una vertiente donde confluían tres fuentes de información que me apasionaban en ese entonces: la religión, la psiquiatría y la metafísica. Cuando intenté casar ideas con mucha información de estas tres vertientes, recuerdo cómo acabé en el piso de mi habitación sentado jadeando y sudando. Una experiencia que nunca había comentado tan abiertamente como aquí hoy, pero que sí, la viví. Me envolvió el miedo luego de un rato y solté el proceso. Eso, aunado a que en aquella época recuerdo haber vivido también intensos deja vù, aderezaron la interesante reflexión saliendo de esta película. Recordé también experiencias recientes y por demás extrañas, varias un poco aterradoras por su sorpresa e imposibilidad de comprender mediante la lógica más elemental, en donde vivo hoy, sucesos que por prudencia no debo contar aquí, eventos que hoy fueron sacados una vez más a la superficie de la conversación con mi alma gemela. Adriana también ha vivido cosas así, igual o más intensas. Y juntos hemos vivido cosas verdaderamente de ciencia ficción, sin ficción alguna. Decidí ir a comer para platicar al respecto. La comida se pondría interesante, intuí.

Con una sensación de extrema felicidad y asombro ante la magia de la vida que nos rodeaba invité a comer a Adis a uno de los más exquisitos restaurantes que conozco en la ciudad de México aprovechando que estaba abajo de las salas de cine. Llegamos y el capitán nos atendió como reyes. De verdad una comida en extremo exquisita, hasta llegamos a decir que quizá fuera una de las “Top 3” de nuestra vida entera! Festejábamos la magia que sentíamos nos envolvía.

Cuando llegó el pan a la mesa recuerdo que le dije a Adis: “Uy, me siento como Cristo cuando partía el pan diciendo que era su cuerpo...”, y sonrió. Partí el pan, y le di en la boca un fragmento, otro para mí. Y es que el pan de ese lugar es totalmente diferente al que clásicamente se da en los restaurante comunes, en éste es como el pan que parte Cristo en las películas, tanto, que recuerdo que hice ese comentario como broma. Lógicamente esto nunca lo hago y menos haciendo alusión a ese tema, pero la forma del pan de ese lugar de verdad me inspiró a hacer el comentario. Pedí una exquisita botella de vino de la uva que más me gusta y lo disfrutamos intensamente. Le dije a Adis que sentía cómo entre ese tipo de pan y ese exquisito vino estábamos como en pleno momento donde Cristo invita a tomar pan y vino como su cuerpo y su sangre. Sonreímos. Disfrutamos.

 

Cerca del final del verdadero festín que nos brindó el capitán atendiendo a mis peculiares gustos culinarios, se levantó Adis de la mesa un momento y cuando me quedé solo opté por revisar en mi iPhone mi twitter. “Algo” me dijo que lo revisara en ese momento, y ahí, en ese momento, recibo un mensaje del twitter de Eduardo Verástigui donde dice: “Feliz día de la transfiguración de nuestro Señor y salvador Jesucristo. Paz”. Solté el iPhone. Mi mirada se perdió. Sentí un escalofrío recorrer por mi columna vertebral desde mi coronilla. Sentí un silencio total por unos segundos que percibí como largo tiempo. Recordé con imágenes como de película dentro de mi cabeza, escenas de mi pasado donde en algún momento creo que algún sacerdote me explicó que la transfiguración hace alusión al hecho de que el cuerpo de Cristo cambie de forma y se convierta en la hostia que se comulga [aunque ya una lectora me ha hecho notar que eso se llama "Transubstanciación"]. Por ahí en un vago recuerdo tengo esta idea y me sobrecogió el momento. Luego, cuando pude hacer más conciencia del lugar y del momento, volví a tomar el iPhone como para distraerme y abrí el facebok, para que en ese momento me encontrara con esta pantalla de publicaciones seguidas una de otra: 

 


 

 

 

Salí como de un trance cuando regresó Adriana a al mesa. Le comenté lo que acababa de vivir y se hizo un silencio. Nos quedamos mirando. Ahí, sentí cómo algo en mi interior me dijo que debía escribir un rato hoy acerca de lo vivido. Y aquí estoy obedeciendo esa voz. Quizá como para salir de aquella experiencia, al final vivimos algo chusco que incluso comenté en mi Tumblr y podrás leer allá. Más tarde, al llegar a casa decidí crear un sublime ambiente para escirbir y aquí me encuentro, desde aquí te estoy escribiendo. Con la bendita maravilla que es Internet, googlée la pregunta “¿Qué es la transfiguración?” y aprendí hoy con sorpresa esto que encontré: 

  • La transfiguración (literalmente "cambio de forma", del verbo griego metamorphoo) es el misterioso cambio ocurrido en Jesús en ocasión de subir a un monte: "Seis días más tarde, Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a su hermano Juan, y los llevó aparte a un monte alto. Allí se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz." (Mat. 17:1-2). La transfiguración precedió al juicio y la crucifixión de Jesús y puede haber sido la provisión preparatoria del Padre para fortalecerlo mientras Jesús se preparaba para llevar los pecados del mundo, El hecho de que haya llevado consigo a Pedro, Juan y Jacobo sugiere además que quería mostrarles un resplandor de Su gloria a los discípulos, para fortalecer la fe de ellos. Muchos años más tarde, Juan pudo ver al Cristo glorificado con el rostro resplandeciente como el sol y vestiduras blanquísimas (Apoc. 1: 12-16). 
  • Transfiguración: Glorificación. La primera iniciación del alma, la tercera iniciación planetaria, considerada por los Maestros como la primera gran iniciación porque el discípulo realmente se 'transfigura' y entra conscientemente en el reino espiritual. La transfiguración de Jesús en el Monte simboliza esa iniciación.


Y en el portal de “Catholic.net” encontré este interesante artículo (haz clic en él):   Transfiguración de Jesús 

Horóscopo: “...Comienza una bonita historia..., un buen momento para ti”. “Inception”: ¿La técnica por sueños para meter a tu mente nueva información que te dirija a nuevas realidades? ¿Aprender una Nueva Conciencia? El pan y el vino, el cuerpo y la sangre de Cristo; transfiguración: cambiar de forma para entrar a una nueva etapa de gloria. Claras señales en twitter: ¿Confirmación de “Bellos momentos” en la foto y mensaje de facebook? ¿Sentir una energía especial que como señal me lleva a escribir “Hoy”? No sé. Hoy preferí meramente exponer los hechos y comentar poco o nada. Sólo sé, intuyo, que para muchos es hoy una iniciación, este momento. Definitivamente no es algo que sólo me sucede a mí. Quizá la única diferencia entre mi persona y millones de más personas es que me atreví a escribir parte de lo que viví hoy. Si muchos se atrevieran -o pudieran- escribir, los ejemplos de un llamado, los ejemplos de “avisos”, los ejemplos de señales, serían en extremo bastos. Escribí “Hoy” sintiendo una gran paz y especial alegría con la sensación de deber cumplido porque sé que para muchos, entre las líneas de este texto, encontrarán gran fuente de... ¡Emoción por Existir! -Alejandro Ariza.

 

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia