Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

Los espejos son cortinas. - Columnas

Hace unos cuantos días comenté en mi twitter esa idea que empezaba a sentir como deducción: “Los espejos son cortinas”. Por supuesto que recibí varios comentarios donde la gente me decía que no entendía a qué me refería. Y ahí fue cuando yo comprendí el comentario que recibí hace algunos días de un maestro: “Se necesita construir primero para llegar a entender, no es tan deprisa, paciencia”. Efectivamente, son los constructos intelectuales, a manera de acumulación de conocimiento, los que le van dando sentido, comprensión y hasta lógica a cada nivel, gracias a tener construido (conocido y comprendido) el previo. Yo creo que sin darme cuenta, han pasado años de estudio y reflexión, profunda observación y deducciones en Nueva Conciencia, para darme cuenta de que sí, debe haber algo “del otro lado del espejo”. ¿Por qué? Porque los espejos son cortinas, y siempre hay algo detrás de las cortinas, sea lo que sea, pero hay algo. Requeriría varias sesiones para explicarlo, pero comentaré para mis más ávidos lectores algunas ideas someras aquí, en lo que alcanzo a ver.

Desde hace muchos años he afirmado en mis conferencias que uno sólo alcanza a ver lo que lleva dentro. Este concepto ya merecería horas y horas de estudio y apasionado análisis para que ahí, en ese sólo concepto de Nueva Conciencia, entendiéramos que sí, efectivamente, sólo hasta que cambiamos nosotros mismos, es que empezamos a ver cómo cambia lo demás, lo de afuera. Y eso es una mera ilusión de óptica (por llamarlo de alguna forma). ¡Afuera no cambia nada! ¡Nada! Pero si vemos que sí cambia, no es otra cosa más que el reflejo del cambio que hemos hecho dentro de nosotros mismos. El mundo es un gran espejo. Esto último también lo he explicado ampliamente en varias de mis conferencias. El mundo que percibimos con nuestros sentidos no es más que un espejo donde se refleja lo que llevamos dentro. Por ello, cuando una persona lleva en su interior un caos, eso es lo que ve en el mundo. Si alguien siente en su interior odio, coraje o envidia, así igualmente ve de amenazante el mundo para él. Sin embargo, cuando la persona elige aprender una Nueva Conciencia (un cambio interior), ahora “a partir de ahí” será que empezará a ver, y así todo lo verá distinto. Si alguien con una Nueva Conciencia sembró en su interior amor, perdón, salud y belleza, ¡eso será lo que precisamente verá reflejado en el gran espejo llamado ‘su mundo’!. Y hago énfasis en “su” mundo porque así es, un mundo tremendamente particular y privado que nadie alcanzará a ver como él. ¡Nadie! Porque nadie podrá llevar “exactamente lo mismo” en su interior como lo lleva él. Hoy alcanzo a ver una intensamente dramática verdad en aquel dicho popular: “Cada cabeza es un mundo”. ¡Vaya, vaya, vaya que si no! Por ello, la amistad suele iniciarse en el mágico y atractivísimo momento en que otra persona te dice: “¡¿Qué?! ¡¿Tú también...?!” Y ¡boom! En ese ámbito de semejanza de cosmovisión nace un tercer ser como fusión de dos conciencias, la del yo y la del tu, naciendo el “nosotros” como amigos. Y ahí se disfruta al doble todo. Y dependiendo del tamaño del ámbito de semenjanza, será la profundidad de la relación. Si la semejanza de los mundos es pequeña, así será la incipiente amistad, si la semejanza en el interior de las personas es mayor, los hará ver más cosas parecidas y la atracción será mucho mayor, pasando de la amistad quizá a la vida de pareja, o incluso podría llegarse a la dicha de prácticamente llevar lo mismo dentro, casi todo, y ahí descubrir otro tipo de relación: un alma gemela. En muchas de mis conferencias también he explicado ampliamente esta ley de psico-sociología, la ley de semejanza: lo semejante atrae a lo semejante, y lo distinto repele a lo distinto.

Es tan emocionante este fenómeno de ver el reflejo de nuestro interior en el mundo, tan emocionante, ¡pero tanto! -ya sea que estés consciente o no del hecho- que por ello nos la pasamos buscando a quién alcance a ver lo mismo (es decir, casi lo mismo) para disfrutar de la conversación, donde la emoción es tal que se empalaga el alma al emocionarse por el encuentro de alguien que “alcanza” a ver lo mismo que tú (insisto, digo “lo mismo” como sinónimo de “muy parecido”). Ese es el el tremendo atractivo de platicar con un amigo, es reafirmarnos a nosotros mismos con el otro. Al igual que es la razón por la que no deseamos comunicarnos con quien no alcanza a ver lo que uno ve, y eso sucede porque es una persona que no lleva dentro lo que nosotros sí.

Ahora bien, explicado lo anterior, me llevo la sorpresa de que aún siendo el mundo un gran espejo cuyo reflejo se va modificando dependiendo de las modificaciones que nosotros mismos hagamos en nuestro interior, ¡hay algo más allá del espejo que no cambia dependiendo de nosotros! Y ese algo es algo que, lógicamente -lo ves lógico ya con constructos previos-, no lo puedes percibir con tus cinco sentidos. Es algo que se percibe con tu alma, con tu ser, con dimensiones de ti que van más allá de tu realidad física. Ese algo es Dios. Es lo que está detrás de la cortina llamada espejo. Y mira lo que alcanzo a ver: si el reflejo que percibo del mundo soy yo mismo, entonces cuando al fin dejo de mirarme a mí mismo, cuando dejo mi incesante mundo basado en el ego, entonces ya no veo reflejado nada... entonces el espejo desaparece, la cortina se corre, y ahí encuentro escodidito a Dios, ¡detrás de la cortina!

Si no conoces a Dios, es que no has corrido la cortina. Y no corres la cortina por una de dos: (1) O ya está muy afianzada con clavos y todo, o... (2) Ya te gustó mirarla, ya te enamoraste de tu propio reflejo, tu ego te atrapó así.

¿Qué sientes en este momento? Siente, y si puedes al final escribe tus comentarios. 

Y ahora siente más, mira: Si Dios lo explico como la Luz (La palabra “Dios” es más famosa gracias al aporte de la religiones, pero es lo mismo que la “Luz” de los kabalistas, o la “Energía” del campo cuántico, para fines de esta reflexión es enteramente lo mismo, acomódate con la que tu nivel de conciencia mejor se sienta, pero te recomiendo “Luz” para hoy), entonces lo que no te deja verla es la cortina de tu espejo, ¡tu ego! Por eso a partir de hoy, yo, Alejandro Ariza, defino con gran revelación conceptual al ego usando sus propias letras: EGO = ¡El Gran Oscuro!

¡Hay Luz más allá de la oscuridad! De hecho, la Luz está escondida detrás de la oscuridad. Tu (nuestro) trabajo es buscarla. ¡Hay algo detrás del espejo! Los espejos son cortinas. Y si se te hacía emocionante en extremo lo que ocasionalmente percibías del mundo, el reflejo de tu cortina, ¡espera a ver lo que hay detrás de la cortina! Para esa emoción ya no hay palabras. Y esa emoción recomiendo que no te la pierdas. Las vas a tener, tú y yo y todos, muchas veces luego de morir, pero resulta exquisito experimentarla incluso antes de la muerte. La Luz está ahí, disponible para todos, todo el tiempo, escondida detrás de la cortina, atrás de tu espejo llamado El Gran Oscuro (tu EGO), donde si la corres, te sorprenderás con lo que conocerás. Por supuesto que si corriéramos de tajo la cortina, la Luz es tan intensa, tan potente, tan pura, tan blanca, tan fuerte, que nos cegaría de inmediato, quizá hasta nos consumiría. Por eso, viéndolo con filosofía, ¡el EGO es una gran ayuda para la dimensión del humano! Mira lo que alcanzo a ver: El EGO, El Gran Oscuro es la ayuda ideal para que el humano no se deslumbre ni se consuma con tanta Luz! Como humanos que somos, es una bendición de la Luz que ella misma haya ideado el que tengamos incluido El Gran Oscuro para que la misma Luz no nos incinere. ¿Entonces de qué se trata? Deduzco que se trata de irle quitando poco a poco la negrura a la cortina, de que El Gran Oscuro poco a poco, con tu deseo de ver la Luz, se vaya desvaneciendo, y de negro azabache pase a negro, luego a gris oxford, luego a gris oscuro, luego a gris claro, y así, hasta que alcances a ver... ¡del otro lado del espejo! Incluso, literalmente hablando, un espejo es un vidrio al que le ponen algo muy oscuro en la parte de atrás y así no puedes ver a través de él, dejándote ver sólo tu reflejo. Todo dependerá de tu trabajo personal por ir “aclarando” a El Gran Oscuro. Con el tiempo te darás cuenta de que esa cortina no se corre, sino que se desvanece más bien. Y logramos desvanecer la cortina de El Gran Oscuro cuando elegimos no darle importancia a su demandas. Cuando elegimos quererla, cuando deseamos ver la Luz El Gran Oscuro se aclara. Tu EGO te va a decir que te dejes de cuentos y que dejes de querer ver a través de él porque atrás no hay nada... te dirá a manera de comprobación: “¡Pero si nadie ha visto es Luz! Ya deja de buscar lo que no existe”. Y ahí sólo te quedará desarrollar la sensación de certeza de qué sí existe, aunque todavía no la hayas visto. Y esa certeza aún sin ver, es la fe, y es ésta la que te lleva a la Luz.

No sabes mi emoción de escribirte esto. Hay algo, no sé, que me puso a revelar esto aquí. Espero lo estés disfrutando tanto como yo. Porque los hallazgos son para disfrutarse. 

Tú eres conciencia, y cada vez que elijas querer ver la Luz por sobre las demandas de El Gran Oscuro, será que aclararás éste último poco a poco y no te extrañe que, a momentos, se desvanezca totalmente y sientas “el intenso chispazo”..., mismo que para que no te cegue permitirá que trabaje un poco El Gran Oscuro y así te devuelva la visión humana.

Si todavía no alcanzas a ver que los espejos son cortinas, que el mundo no es más que un reflejo de ti y que hay algo más allá, aún así la Luz en su infinito amor te deja disfrutar, por lo menos a momentos, de tus reflejos, siempre y cuando sean lo que quieres ver. Es como pequeños premios de corta duración previos al premio máximo infinito. Cuando empiezas a comprender que los espejos son cortinas, entonces hasta la solidez que aparenta un espejo se torna en plasticidad propia de una cortina. ¡Ya muchas películas nos lo han metaforizado así! (ej. Matrix)

Mi emoción al haber escrito un libro entero al respecto, hoy remonta a mayores dimensiones inclusive. Cuando escribí El verdadero éxito en la vida, más allá del ego, ed. Grijalbo, pedí a mis editores que en la portada se percibiera todo oscuro, y que se abriera una puerta donde del otro lado entraba Luz. Hoy me queda claro que esa puerta pudo haber sido una cortina, pero el hallazgo ya se estaba revelando y hoy lo comparto así para ti. Corre el velo, esfuma la cortina, aclara el gran oscuro... y experimentarás la Luz. ¿Cómo? Comparto muchas recomendaciones en mi libro, pero en general, todo mi portal en Internet de Nueva Conciencia (www.nuevaconciencia.com.mx) es ayuda para aclarar... para aclarar....

Amor fluyendo a todos, en verdad así lo estoy sintiendo, y agradezco sentir la oportunidad de canalizarlo aquí y ahora.

Entender que los espejos son cortinas me genera una gran ¡Emoción por Existir! - Alejandro Ariza.

 

PD: Notas “curiosas”:

 

  • Alrededor de estos días de despertar colectivo (aclarar...) pronto llegará al cine “Alicia en el país de las maravillas” en una súper producción de Disney (Clic aquí y verás el trailer en YouTube). Es un cuento original que data de año 1865! Sé (a fechas recientes de mis reflexiones) que es una historia cargada de poderosas revelaciones y simbolismos, al grado que me he dado a la tarea de analizarla con profundidad y Nueva Conciencia. Checa esta frase con la que empieza la superproducción que viene del cuento de Alicia en el país de las maravillas: “Hay un lugar como ningún lugar en la tierra”. (!!!) Pero mayor sorpresa me llevo cuando, luego de pensar lo que hoy te he escrito aquí, algo posteriormente me hizo estudiar y analizar el cuento, y descubro que el autor, Lewis Carroll, escribió una “segunda parte” del cuento en un libro que llamó “Mirando del otro lado del espejo”, y lo que Alicia descubrió allí.
  •  
  • Una vez más, "después" de empezar a pensar acerca de este tema, el mismo día en que escribí en mi twitter que estaba deduciendo que los espejos son cortinas, ese mismo día "sentí" el impulso de ir a ver el musical de "¡Qué Plantón!". Fui... y una de las canciones que canta “El hongo” (alúsinógeno) dice: “Te ayudo a ver del otro lado del espejo, la única precaución consiste en que no te vayas a quedar ahí”. (!!!) En mis investigaciones de la vida de Lewis Carroll, me entero que consumió drogas. Quizá no muy consciente porque venía opio en sus medicamentos con el que se trató la artritis de hace un siglo, pero... qué curiosa coincidencia. Escucha la letra de la canción con mucha atención, con Nueva Conciencia, haciendo clic aquí.
  •  
  • Siento que todos los autores que usan un pseudónimo quieren manifestar que el que escribe no es él, sino “otro” que es el que alcanza a ver. Eso intuyo. Lewis Carrol es pseudónimo, su nombre real fue Charles Lutwidge Dodgson.
  •  
  • Mira esta ilustración del cuento de Alicia que acabo de encontrar hace un rato! (insisto, la descubrí tiempo “después” de mis cavilaciones en lo que hoy te he compartido! Imagina mi sentir): 

El pasado día 18 de diciembre, organicé una sesión especial donde compartí este tema y más a un grupo de estudiantes de Nueva Conciencia. Aquí están algunos de sus testimonios (clic en play):

 

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia