Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

Ratas de alcantarilla. - Columnas

 

 

"...es un grupo muy vulnerable a la sugestión... apenas alguien dice algo estúpido y basado en la plena ignorancia, todas parecen ratas de alcantarilla siguiéndola al mismo fango..., a donde corre una entonces ahí van todas no más porque corrió aquella". -M.C.


¡Me impresiona cómo Dios me envía los mensajes específicos y de manera sincronística de los cuales quiero reflexionar con mis letras! Apenas hace un par de días estando solo en mi casa, cavilaba profundamente acerca de la influencia en el juicio de un grupo que puede tener la opinión de alguien que brilla por su gran ignorancia en el tema del que opina. Y con tremenda sorpresa he alcanzado a entender cómo y por qué sucede que la tonta opinión de un o una ignorante con respecto al tema que desconoce afecte a un grupo..., y es que eso sucede sólo bajo la triste y dramática condición de que ese grupo sea predominantemente más ignorante aún. Así, no es cuestión del tonto o tonta que opina, sino del bajo nivel intelectual con su consecuente ínfima capacidad de juicio y análisis crítico del grupo que escucha. No es cuestión del que habla, sino del que escucha.


Con estas ideas, hubo un diálogo en mi interior hace un par de días imaginando la escena: un recinto donde varias personas se reúnen para escuchar a alguien experto en  determinado tema, opinando desde la verdad que conoce de primera mano y por experiencia, pero ahí, dentro del grupo, otra persona opina desde la ignorancia desacreditando la propuesta del primero, ¡haciendo dudar a los demás por ello! Dentro de mi escuché este diálogo donde una parte de mi ser le decía a otra parte de mi mismo ser:


  • ¡Cómo es posible que se recomiende el que alguien mejor no hable "contaminando" con su opinión! ¡Cómo es posible que ciertos líderes de gran talla política, empresarial o académica prefieran la ausencia de tales personas para no contaminar al grupo! ¿Qué acaso eso no sería como faltarle al respeto al resto de la audiencia o del grupo partiendo del supuesto de que no tienen criterio propio y capacidad de análisis en la búsqueda de la verdad? ¿Qué acaso eso no parte de la ofensiva premisa de que las personas en determinado grupo no tienen capacidad de discernimiento? ¿Qué acaso suponer que si alguien ignorante en determinado tema al emitir su opinión pueda alterar la confianza del grupo en una propuesta llena de verdad y cordura expresada primero por un experto, sería como faltarle al respeto al grupo suponiendo que no tendrán la capacidad de saber que aquella opinión parte de tal persona sin experiencia ni argumentos suficientemente necesarios como para sostener su juicio? ¿Qué acaso una postura así no parte del error de creer que los otros no tendrán capacidad suficiente de juicio propio?
  • No.


Así de concreta fue la respuesta que escuché en mi interior. Con esa concreción que genera contundencia. "No". Lamentablemente en un grupo donde mayoritariamente predomina la falta de juicio propio (como es en los grupos donde se reúne gente con un nivel intelectual bajo..., y se reúne por ley de semejanza), efectivamente no hay capacidad de discernimiento entre una propuesta verdadera y una falsa, no hay capacidad crítica ni apreciativa en los talentos entre "la fuente" de una información y la otra, efectivamente "una o un cualquiera" (entendiendo por esta calificación exclusivamente la profunda ignorancia específica del tema tratado) al emitir su contraria opinión a la de "una o un experto" en el tema, puede sembrar la duda o el descrédito... pero sólo esa siembra se cosecha si hay tierra fértil: la débil mente con capacidad de juicio propio abstraída en un grupo donde predominantemente existe esa deficiencia intelectual. Y ahí, ahora que lo pienso así, no es problema el que aquel o aquella neófita del tema opine al respecto..., sino de la limitada capacidad intelectual de cada una de las personas que le escuchan. Señalar como problema al tonto o tonta que opina, es señalar al lugar equivocado.


Quizá por ello, viéndolo tan claro como ahora lo estoy analizando, despertándome estas ideas a las 4 am instándome para escribirlas cuanto antes, noto que para evitar que un grupo se afecte para mal al escuchar la opinión de alguien limitado en su intelecto, no sea cuestión de no permitir la presencia u opinión de aquel o aquella néofita en el asunto, sino del absurdo de que un experto vaya a opinar frente a un grupo así.


Quizá por ello, un verdadero Maestro nunca intenta convencer a nadie con sus propuestas, sino se limita específicamente a informar de sus hallazgos a un grupo suficientemente interesado en el tema como para que con la información proveniente de un Maestro así, se convenzan ellos solos. Un verdadero Maestro no va a hablar a cualquier grupo. Un verdadero Maestro ni siquiera repara en elegir a un grupo a quien hablarle. Un verdadero Maestro no elige a su audiencia sino todo lo contrario, la audiencia lo elige a él, y ésta, por lo mismo, es la que debe ir a él. Y así, quien vaya, pasará el filtro del "interés sincero en el tema emitido por un experto", un tamiz que hoy valoro tanto. Hoy más que nunca me queda claro por qué hay recintos dedicados y específicos para la enseñanza especializada de determinado tema... porque ahí un cualquiera no puede ir, y no puede ir porque "no conoce la dirección" (literal y metafóricamente). Ese recinto especial es donde se presenta un Maestro que no busca a nadie, sino más bien precisamente se presenta ahí porque es ahí donde lo puede encontrar exclusivamente quien lo busca, un recinto tal que, por intención, sólo reunirá a buscadores, luego así, se vuelve imposible la presencia, con sus opiniones, de un cualquiera. El conocimiento no puede, no debe, ser dado a todos por igual, más bien todos por igual son invitados a buscarlo, que es distinto. Muy distinto.


Hoy comprendo más aún el por qué la existencia de sociedades secretas, hoy comprendo más aún el por qué de la "Filosofía Oculta", hoy comprendo más aún el por qué no a todos se les puede dar el mismo conocimiento en el mismo lugar. Hay grados, hay niveles de comprensión y juicio. Entonces, hay lugares y grupos selectos para cada nivel de comprensión y juicio. Error es dar el conocimiento a un grupo que no tiene el nivel de  interés, comprensión y juicio que permita distinguir la Verdad como valor. Y sabiendo esto... ¡qué hermoso es corregir el error!


Queriendo escribir acerca de estas reflexiones desde hace varios días atrás, me preguntaba cómo intitular mis cavilaciones al respecto... y tres días después recibo un correo electrónico de M.C. donde me hace algunos comentarios usando una metáfora increíble por su exactitud conceptual que me impresionaron por haber sido perfectos en su inspiración para enmarcar estas cavilaciones... sus "ratas de alcantarilla". Al principio se me hizo fuerte su metáfora..., luego de un rato se me figuró tan adecuada. ¿Qué hace un experto y profundo estudioso de un tema intentando enseñar a ratas de alcantarilla?  Predicar en el desierto.


La comprensión de un tema, cavilar del mismo, recibir sincronísticamente señales que me invitan a la escritura, sentir ideas que me despiertan y logran sacarme de la cama en plena madrugada para escribir sobre ellas, compartir mis letras en el espacio que he creado de Nueva Conciencia, y junto -con y por- todo esto gestar la capacidad de corregir errores, siempre me ha generado una enorme... ¡Emoción por Existir! -Alejandro Ariza.

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia