Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

La diferencia. - Columnas

Fue un gran impacto darme cuenta de la diferencia, la única. Y como muchas cosas por el estilo, el impacto fue por la contundencia que mucha veces envuelve la sencillez de lo más elemental en la vida práctica. Así fue que llegué a entender cuál era la única diferencia.
    En estos días que me he tomado unas de las más exquisitas vacaciones de toda mi vida, atreviéndome a hacer lo que normalmente nunca hago, descubrí lógicamente varias cosas a las que en mi vida cotidiana no tengo acceso por decisión propia, como es ver un poco de televisión. Para alguien como yo que nunca ve televisión en absoluto, luego de años enteros así, darse la oportunidad de ver algunos minutos, lógicamente genera más impacto, hay mucha novedad y asombro; incluso, en estas vacaciones he visto más televisión quizá que en los últimos 20 años juntos. Y si a esto le aumentamos que atrapé una cápsula dentro de un programa muy especial, pues más. Resulta que prendí el televisor en un canal llamado “Film&Arts” y en ese momento se transmitía un tipo de documental llamado “Arts & Minds”. Prendí el televisor exactamente cuando estaban hablando de un fotógrafo que, según el locutor del programa, era toda una celebridad. De hecho, el documental transmitía una exposición de fotografía de este afamado -disculpa que en este preciso momento no recuerdo de quién se trataba porque todo pasó muy rápido- en pleno corazón de Manhattan. Con toda la espectacularidad con la que suelen hacer este tipo de eventos en Nueva York, se presentaban fotos montadas en un tamaño de aproximadamente un metro por metro y medio o incluso más grandes de esta celebridad plástica, con fotos que, sinceramente cuando las veía, eran tan comunes y corrientes que pensé: “¡¿Qué le pueden ver de magistral a estas fotografías, por Dios?!”. En verdad, se trataban de simples fotografías como un par de personas caminando por cualquier calle y una de ellas hablando por un teléfono celular (al inicio de esta editorial muestro una foto como las que vi). Otra fotografía era una pareja acostada sobre el pasto en un parque. Otra era una habitación con todos los muebles rasgados y rotos. En fin, puras fotografías exageradamente comunes y corrientes. Confieso que en algún momento pensé con desdén: “¡Estas fotografías las pude tomar yo, y mejor!, ¡Estas fotografías las podría tomar cualquiera, no tan solo yo, sino cualquier hijo de vecino, cualquier persona que incluso nunca hubiera ido a la escuela de ningún tipo, cualquier persona que incluso sólo se dedicara a hacer el aseo!”. Para colmo, mientras esto pasaba por mi mente sorprendida, el locutor continuaba: “El extraordinario trabajo de este afamado fotógrafo lo ha llevado a ocupar la portada de la revista-suplemento del New York Times...”. “¿¡Quéeeee!?” -pensé- “Como por qué o cómo”. Luego, una entrevista a un crítico de fotografía donde éste afirmaba: “...tiene la cualidad de captar momentos de la vida cotidiana con un equilibrio y sencillez que cautiva la atención de cualquiera. Tiene el don de capturar un momento común y hacerlo, por color y forma, atractivo en forma extrema”. Yo no salía del impacto. No entendía cómo alguien podía expresar tanta suntuosidad de lo que yo veía tan exageradamente común y sin mayor gracia..., aunque ahí estaba, en una exposición espectacular en Nueva York. Luego, alcancé a escuchar algo de la entrevista al mismísimo fotógrafo y casi me desmayo cuando dice: “...bueno, así como en la historia del arte hay quienes han pasado como indescriptibles escultores, o impresionante pintores, pues yo creo que hay un arte del que poco se ha hecho mención y llegó su tiempo para pasar a la historia mediante la fotografía...”. “¡¿Quéeee?!!”. Ahí sí casi se me terminó de caer el poco pelo que me queda. ¡Cómo se atrevía este “afamado” fotógrafo a compararse con figuras legendarias de la historia del arte como en verdad talentos indescriptibles de la escultura o la pintura con esas “simples” fotos! Así empecé a cuestionarme aún mas...
    ¿Qué diferencia podría haber entre una foto que yo mismo tomara en una calle cualquiera, de un momento cualquiera, y una foto de este “famoso” fotógrafo? Mi mente me respondía sin chistar: ninguna. ¿Qué diferencia podría haber entre una de sus fotos y una tomada por cualquier persona de nimia preparación intelectual? Ninguna, seguía pensando una parte de mí. ¿Qué diferencia podría haber, en verdad, entre cualquier foto sin gracia alguna tomada por cualquiera y una tomada por esta “celebridad”? Mi mente seguía concluyendo: ninguna. Y de repente... ¡Mi mente me asaltó con otra inverosímil respuesta! ¡Sí hay una diferencia! Y quizá la única. ¡Sí existía una enorme diferencia con su subsiguiente cascada de dichosas consecuencias! Al encontrar esa diferencia, una parte de mí no podía dar crédito de la contundencia que muchas veces envuelve la sencillez de lo más elemental en la vida práctica, como dije al principio. Insisto, sí había una gran diferencia entre ese afamadísimo fotógrafo y yo, entre él y cualquier otra persona. La diferencia es... que el sí tomó la fotografía.

- Alejandro ArizA.



PD: Por más brillante que sea la idea que algún día puedas llegar a tener, de nada servirá si no la llevas a cabo, si no emprendes la acción, será casi igual a no haber tenido nunca aquella gran idea. Y lo peor aún, es que muy pronto podrás ver a otro triunfando con tu misma idea por el simple hecho de que él sí se atrevió a llevarla a cabo.

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia