Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

Crisis para mejorar. - Columnas

 Me queda claro: en los momentos de crisis muchos mejoran. Donde algunos lloran, otros ríen, y ambos lo hacen por lo mismo. En un velorio, algunos tristes llorando por la pérdida, y al mismo tiempo otros felices vendiendo féretros y servicios funerarios con singulares ganancias. Mientras que un periodista comunica el incremento del desempleo, si lo comunica con pasión, el afianza el suyo como periodista que vende más la nota. Entonces… ¿Qué hacer para mejorar en época de crisis? Respuesta: usarla para mejorar, moverte para el lado del beneficio que toda –absolutamente toda—crisis conlleva. Y hoy te quiero compartir mis ideas para lograrlo. Me constan. Las vivo. Y mis amigos y seguidores más cercanos también.

            Primero que nada, te recuerdo la misión de mi vida y de mi empresa Nueva Conciencia: “Ayudar al ser humano a sentirse extraordinariamente bien”. Dentro de ese marco de misión, pues lógicamente me he encontrado con las preguntas por correo electrónico que mis lectores me envían: ¿Qué va a pasar?, ¿Qué hacer ahora que se venga la crisis económica tan anunciada?, mi opinión al respecto, etc. Pues esta nota especial es para responder esas preguntas y más: aportar soluciones. Frente a una época de crisis acentuada recomiendo dar 3 tres pasos y estrictamente en este orden:

  1. Actitud optimista y emprendedora.
  2. Gastar menos.
  3. Ganar más.

Así de sencillo, y también así de poderoso. Tres simples pasos que los puedes recordar en todo momento y garantizo que pueden cambiarle la vida para bien a cualquiera, tanto en época de crisis, como en la cotidianeidad. Explicaré cada uno y daré recomendaciones para dar esos pasos atinadamente en la vida práctica. Lee despacio y con gran atención esta nota. Es especial.

 

1. Actitud optimista y emprendedora.

 

Actitud se define como “disposición del ánimo manifestada de algún modo”.  Así mismo, la palabra disposición es definida como “hallarse apto o listo para algún fin”, y la palabra ánimo significa “alma o espíritu en cuanto es principio de la actividad humana”, es decir, el ánimo sería el origen mismo del valor, energía, intención, voluntad, atención y pensamiento. ¡Imagina todo lo que encierra la simple –pero poderosísima- palabra “Actitud”. Con todo respeto, es más de lo que te imaginas. Mucho más. Por otro lado, optimismo significa “Propensión a ver y juzgar las cosas en su aspecto más favorable; es esperar lo mejor”. Combinando todas las definiciones, Actitud optimista significa: “Hallarse apto o listo en espíritu o alma, como principio de actividad humana, para vivir lo mejor y más favorable enfocando nuestro pensamiento, atención, voluntad, intención, energía y valor en ello”. ¡¿Qué tal?! ¿Qué sentiste? ¿Sentiste? Vuélvelo a leer con todos tus sentidos abiertos: Actitud optimista es hallarse apto o listo en espíritu o alma, como principio de actividad humana, para vivir lo mejor y más favorable enfocando nuestro pensamiento, atención, voluntad, intención, energía y valor en ello”.

            Nada puede suceder si primero no sucede en nuestra alma, nuestro ánimo. Hay que hallarse apto o listo para tan encomiable y digna postura. Ahora bien, ¿Qué hacer para hallarse apto o listo así? Prepara tu alma con estas sugerencias:

1.1.  Aprende y comprende el verdadero significado de las palabras. Aquí ya hemos empezado con algunas, pero hay otra palabra fundamental para desmitificar su erróneo significado en muchos, la palabra “Crisis”. He constatado en miles de mis cursos donde cuestiono al público, que una abrumadora cantidad de personas, hacen sinonimia de la palabra crisis o piensan que su significado es con: problemas, dificultad financiera, enfermedad, carencia, golpes de la vida, gran dificultad, etc. ¡Y nada de eso es el significado real de la palabra crisis! ¡Nada de eso! Si te atreves a consultar el diccionario, te llevarás la sorpresa de la definición que arroja de la palabra crisis, aquí te doy algunas: “ (1) Cambio brusco en el curso para mejorarse o agravarse. (2) Mutación importante en el desarrollo de procesos. (3) Momento decisivo de un negocio y de consecuencias importantes. (4) Juicio que se hace de algo luego de haberlo examinado cuidadosamente”. ¡¿Ya viste?! En ninguna parte el diccionario define la palabra crisis como te la han hecho entender: problema, carencia, dificultad, enfermedad, dolor, angustia, miedo, etc. ¡Crisis no es nada de ello! Para fines prácticos de esta publicación, apréndete esto: Crisis significa “Momento decisivo para mejorar o empeorar”. Crisis es oportunidad de cambio. ¿Para qué? Para mejorar o agravarse.  Necesitas –urge—que comprendas el verdadero significado de las palabras para que al decirlas no sientas una emoción errónea, es decir, que no sientas una energía que te mueve (eso es emoción) hacia un lado que no es. Las palabras son un paquete gráfico o audible que tienen impregnado en sí una energía que mueve por la emoción que generan de suyo. Y si no sabes el significado correcto de una palabra, entonces te moverá hacia el lado que no es. De ahí que mi primerísima recomendación para mejorar tu actitud, sea aprender y comprender el verdadero significado de las palabras para que te muevan en el sentido correcto. Aunque sea quédate con esto: crisis es cambio, y en época de crisis, por definición, ¡tienes que cambiar si deseas mejorar! No puedes seguir haciendo lo mismo de siempre y esperar algo distinto. Crisis es oportunidad. Oportunidad de cambio, donde para mejorar tienes que cambiar, porque si en época de crisis no cambias entonces empeoras. ¡Caray! Esto nunca lo había explicado así. Aprovecha este momento de inspiración. Crisis es cambiar como imperativo categórico. No hay opción. En crisis, o cambias y así mejoras, o permaneces igual y entonces empeoras. Y muchos de los cambios que tienes que hacer te los comento aquí.

1.2.  Cultiva tu espiritualidad. Esta nota estuve a punto de titularla “Blindaje para la crisis”, o algo así. Quería dar a entender que hay que prepararse para los ataques y así lograr que ni nos rasguñen, eso es blindarse. Aquí la palabra clave era “prepararse”. Si de un momento a otro, en forma súbita, para ganar dinero a todos nos pusieran a cargar cajas de 20 kilos, pronto muchos se lastimarían la espalda o algunas articulaciones al mismo tiempo que caerían en pobreza, mientras que algunos que se prepararon yendo al gimnasio durante el tiempo suficiente, las cargarían sin pesar y ganarían más y más dinero. La diferencia fue la preparación. Lo mismo pasa en el alma para hallarse apto para vivir lo mejor y más favorable. Hay que prepararnos espiritualmente. ¿Cómo? ¡Con todo lo que sugiero en esta página de Nueva Conciencia! Hoy más que nunca, aquellos que han adquirido una Nueva Conciencia se verán beneficiados, y los que no, sentirán cierta dificultad. Todo está aquí en mi página (www.nuevaconciencia.com.mx), donde mucho es enteramente gratuito, entonces, ya solo depende de ti. Por favor, prepárate estudiando muchos de los temas que aquí presento. Saber y sentir mis temas se manifestarán en un poderoso blindaje ante los embistes que la vida nos puede dar. Y de esa forma, no pasará nada malo, el embiste sólo funcionará como propulsor. Pero debes prepararte logrando así colocarte en tal posición que por ello cambies la dirección del vector que te tocaría como golpe, y te eleves por él mas no te tire. El golpe de la vida fue el mismo, pero te colocaste de tal forma que no te tiró, sino te propulsó.

1.3.  Desapégate inteligente y deliberadamente del drama. No veas ni escuches noticieros en esta época (aunque de preferencia nunca). No converses con personas que sean la extensión de los noticieros, pueden ser familiares o amigos a los que, o les cambias el tema inmediatamente, o mejor no los visites, como mejor te acomode. Por favor, aprende y comprende algo: donde se avisa que alguien puede perder, otro está ganando avisándolo. Te explico con ejemplos: la cantidad de dinero que ganan los noticieros, periódicos o revistas, es por el extraordinario negocio que representa la industria del miedo. Sembrar miedo deja muchísimo dinero. Más del que te imaginas. ¿Cómo? Porque todos queremos sentirnos bien y no tener miedo, entonces si me dedico a anunciar lo que da miedo, paradójicamente, miles de personas vendrán a mí para “prevenirse con información al saber qué está pasando” y de esa forma tengo a miles de personas a quienes les puedo vender. Anunciar el miedo es un gran negocio. Y si bajan las ventas, cambio de coco (el coco, ese que asusta), primero hablo del narcotráfico… y si ya hablé demasiado que deja de asustar y bajan las ventas, entonces hablo del terrorismo, y si ya hablé demasiado y bajan las ventas, entonces hablo de la industria del secuestro con historias de espanto, y si ya expuse muchos secuestros que dejan de asustar y bajan las ventas, entonces hablo de la tremenda crisis financiera que se avecina, y si ya hablé demasiado, con lo cual anestesio a las personas y dejan de sentir y bajan las ventas, entonces aviso que la crisis financiera que se avecina es la peor de todo el siglo, mucho peor que la de los años 30’s (aunque nadie sepa que pasó en los 30’s, pero se oye mucho peor así), y si luego de tanto oír la noticia la gente le pierde interés y bajan las ventas, entonces empiezo a hablar del tremendo y espantoso efecto que tiene la combinación de los cuatro juntos: el narco con el terrorismo más los secuestros y la crisis financiera. Y si eso luego dejara de llamar la atención, me invento otro coco. El objetivo es que las ventas y el raiting no baje. Los medios de comunicación ganan muchísimo dinero (más del que te imaginas) con los espacios publicitarios que venden a los anunciantes en virtud de las enormes cantidades de gente que los ven. Y los anunciantes lógicamente quieren gigantescos grupos de gente viendo sus productos. Entonces los medios hacen su negocio avisando el miedo para atraer a millones de personas y así logrando vender espacios publicitarios a sus anunciantes, en el precio que quieran, segundos de publicidad en cientos de miles de pesos, para que la gente cautiva con la noticia del miedo, vea y pueda comprar. Espero haberme explicado. Ahora bien, otra explicación que debo darte en cuanto a mi afirmación de que donde se avisa que alguien puede perder, otro está ganando avisándolo, se nota en aquel familiar o amigo o amiga que nos trae una noticia de miedo a la conversación. Te revelaré algo que sólo suelo hacer en la privacía de mi consulta de asesoramiento personal pero hoy tengo que decirlo aquí. Fíjate: quien más malas noticias da, es quien más necesidad de amor tiene. La psicodinamia es la siguiente: si doy una mala noticia, tengo la atención de la gente sobre mí, y de esa manera, durante el breve espacio en que comunico la tragedia o el miedo, me siento atendido, me siento importante para alguien aunque sea por unos segundos, durante un momento tengo todos los reflectores sobre mí y a todo mundo viéndome, por unos segundos me siento el foco de atención para alguien, y así… me siento amado, siento el afecto que tanta falta me hacía –y que no tengo en mi vida de pareja ni en mi trabajo, que alguien me volteara a ver y me atendiera, que para alguien sea importante mi comentario, que para alguien sea atractivo lo que digo. Si aviso (paso la trágica noticia) que alguien puede perder, entonces gano una sensación de amor y afecto por quien me escucha con tanta atención –misma que nunca siento cuando platico con mi pareja y amigos o colaboradores—. Son valiosos y breves momentos donde me siento importante para alguien, una sensación que no tengo en mi vida cotidiana. ¡Qué tal! Así funciona esto. Y por lo mismo, nota cómo quien más amado se siente, quien ya de por sí se siente suficientemente atendido, suficientemente importante, suficientemente visto, suficientemente escuchado por quien ama, nunca da malas noticias que jalen la atención del grupo. Solo habla de buenas noticias o emocionantes acontecimientos de bien. Por favor, hoy ya termina por comprender, lo único que hace falta es amor. Con eso, la expansión personal de malas noticias disminuiría impresionantemente. Aquí un consejo práctico: cuando alguien te empiece a dar malas noticias, interrúmpelo y dile: “Oye… yo te quiero mucho, pero mucho en verdad. Con todo respeto, aprovecho el momento para decirte que te amo. Mejor cambiemos de tema y platiquemos de…”. Y verás cómo súbitamente el otro o la otra desvanecen su necesidad de seguir hablando de la tragedia, cambian de tema sin dudarlo, porque al fin ya se saben amados, alguien ya se los dijo. ¡Haz esto, obsérvalo y te vas a acordar de mí!

1.4.  Convive con personas entusiastas. Es el cambio al que toda crisis te invita para mejorar. Si sigues conviviendo con las personas del punto anterior, o si sigues permitiendo que fluya la energía de esas palabras agoristas hacia ti, la crisis te va a empeorar. Por eso te dije arriba, tienes que cambiar para hacer que la crisis sea para mejorar. Busca gente que irradie entusiasmo y fe en la vida. ¡Habemos! ¡Existimos! No somos parte de un cuento de hadas o viajes a Disney –como el familiar de alguien cercano a mí nos ha dicho—. Eso es lo que alcanzan a ver ellos por el lugar tan espantoso en que viven, su relación de pareja, el lugar donde trabajan, etc. Y visto desde ahí, claro que alguien entusiasta parece que vive en Disney. Pero no, vivimos aquí, donde sea, y todo siempre está bien, extraordinariamente bien. En estos días, para mejorar tu actitud, tu disposición de ánimo, para preparar tu alma como inicio de toda actividad humana para vivir lo mejor y más favorable, es trascendente elegir inteligentemente con quién convives y qué temas platicas. Todos deben estar enfocados al bien, la verdad, la belleza y la unión. En plena época de crisis, por ejemplo, me dio un gusto enorme que ayer se llenara el auditorio nacional (10,000 personas) oyendo la poesía y música de un Serrat. En plena época de crisis se llenara un salón de fietas ayer en Monterrey oyendo a Alejandro Ariza disertando algún tema de Nueva Conciencia. En plena época de crisis se llenara en forma abrumadora un concierto de rock ayer con decenas de miles de personas en la ciudad de México. Auditorios de miles, abarrotados, conviviendo personas entusiastas en virtud del tema que prefieren.

1.5.  Observa la evidencia de que todo marcha bien, muy bien. Luz sigue habiendo. Lugares de reunión y esparcimiento social siguen abarrotados. Centros comerciales con preventas navideñas desde inicios de septiembre siguen vendiendo. Conciertos en su mayoría se siguen llenando. Juan Gabriel abarrotó el auditorio nacional en todas sus fechas con boletos de más de 1150 pesos (alrededor de 100 dólares) por persona en plena, plena, plena época de crisis. Hace unos momentos se reunieron 15 mil aficionados en el partido de futbol de los Monarcas del Morelia (clientes míos –y ganaron el partido—) contra el Cruz Azul; ahora que doy conferencias para algunos equipos de futbol y motivo en sesiones privadas a los jugadores, no dejo de sorprenderme de las enormes, gigantescas, sumas de dinero que este negocio del futbol deja incluso en plena “época de crisis”, no lo había visto tan de cerca. Tengo la oportunidad de ver diario una zona llena de fastuosos comercios y restaurantes para todo tipo de bolsillo, y cada vez que diario paso por esas calles… ¡están llenos! No veo la crisis financiera por ningún lado de esa que hablan los noticieros. O por lo menos por acá en la zona comercial número uno de México, no se ve. Puede que alguno de mis lectores disidentes y digno representante de las fuerzas de la oposición, en este párrafo se sienta ofendido y con ganas de rebatir. Eso es normal en esa gente. Esa gente nunca podrá ver abundancia y generosidad, no la lleva dentro y así es imposible verla y conectarse con ella. Es actitud en plena operación. A esos no les escribí esta nota, para esos existen los noticieros y otros columnistas que alimentarán su saboreada angustia, en donde buscando solución piensan encontrarla deseando que todos estén mal para que así su malvivir no sea tan manifiesto, al fin que espera que todos acabemos en miseria por la crisis. Pero para aquellos que vibran a niveles de Nueva Conciencia, por favor, ¡observa la evidencia! Y si frente a la evidencia tú no tienes dinero y sientes que cada vez estás peor… ¡sigue observando la evidencia! Y entonces comprende que frente a esa evidencia, no puede ser algo de “la crisis”, sino algo específicamente en ti que estás haciendo mal, donde lo más posible es que no quieras cambiar cuando la crisis te está invitando a ello para mejorar.

 

Tengo ya casi 40 años. Y en estos años que  me han tocado vivir la experiencia de ser humano, que yo tenga recuerdos… los mexicanos siempre hemos estado viviendo una época de crisis, por lo menos desde que tengo recuerdos, para mí desde siempre. Desde que tengo recuerdo, siempre se ha hablado de “la peor de las crisis”, “el gran error financiero”, “la continua devaluación” etc. Recuerdo vagamente desde la devaluación del peso donde un presidente lo defendería como perro, luego donde otro usaba los bienes de la nación para enriquecerse y empobrecer a los mexicanos, luego donde otro firmó el tratado de libre comercio para terminar dañando como nunca en otros aspectos a los mexicanos, luego donde otro tuvo fama de pelele y no hizo nada más que salir en cobertura nacional pidiendo que los mexicanos nos apretáramos el cinturón por un error en diciembre, luego donde otro terminó siendo un ranchero que ilusionó al pueblo con el cambio y terminó su esposa y familiares robando a la nación, luego hoy uno al que le gritan espurio y lo atacan por querer vender “nuestro” petróleo a manos extranjeras. En fin… la noticia es que vivimos perennemente en crisis. Y lo que yo he visto y constatado es que México cada sexenio, cada día es mejor para muchos, muchos en verdad. Yo tengo recuerdos de un presidente que fue el mejor estratega en muchos años, al que en su momento admiré por su impresionante carisma y personalidad, aunque pelón estuviera. Luego recuerdo a un presidente que durante todo su sexenio nunca hizo noticia de tragedia, y hoy es uno de los mejores economistas del mundo, al que anhelo escuchar en alguna de sus conferencias. Recuerdo luego aun presidente empático y que ayudó a muchos a ilusionarlos con que cualquiera puede ser presidente, y coincide con un sexenio donde más riqueza generaron varios amigos míos, y me incluyo. Y hoy veo a un presidente que le apuesta por dar resultados, pero necesita apoyo de los mexicanos, y el mío lo tiene. Está nota por nombrar un ejemplo. Esté de acuerdo o no, hay que colaborar para ver un país mejor. Mi mentecita –que sé que es muy limitada todavía— no alcanza a entender a gente sentada (echada) viendo el televisor y atacando a un presidente por creer que es el culpable de su miseria, cuando gran parte de su miseria es precisamente por estar echado frente al televisor haciendo nada salvo criticar y quejarse. Cuánto le ayudaría al presidente que ese holgazán apagara el televisor y emprendiera una empresa, o por lo menos se pusiera a trabajar. Y si ese holgazán piensa que sería muy complicado por la nada simplificada administración para emprender, pues más le convendría aprender de relaciones públicas y diplomacia para lograr acuerdos incluso ahí donde es difícil hacerlos. ¡Cuánto se elevaría la autoestima de esa persona que decide ser agente de cambio al ver los resultados que puede lograr! ¡Se crea un círculo virtuoso! Cuánto bien haría alguien así a la nación… e imagina eso multiplicado por miles y miles. Así veo yo las cosas. Al ser un conferenciante muy solicitado por empresas, me citan los altos directivos a comentarme cómo van las cosas y pedirme ciertos temas en mi conferencia para hacer un traje a la medida, siendo ahí donde me entero que cada vez hay más empresas ganando millones y millones de dólares al año en plena “crisis”, me entero de nuevos y grandes proyectos, me entero de expansión, me entero de primera mano de cómo hay empresas que abren tiendas nuevas cada 12 horas en algún punto del país en plena “crisis”. Me entero de primera mano de los millones de dólares en efectivo que en el mes pasado la PGR decomisó y ahora tiene México en su poder. Me entero de primera mano de los montos en inversión para carreteras (inverosímiles) para lo que resta del sexenio del presidente actual, y con ello mejorará sin duda la economía del país. Me entero de primera mano cómo un afamado colega, conferenciante en temas financieros, en esta época de crisis, está hinchándose de dinero por tanto que lo solicitan para que dé su opinión financiera y de prevención (me encanta ver esto en mis amigos, me emociona ver cómo mis amigos se enriquecen ayudando, como se conectan con la abundancia haciendo lo que mejor saben hacer en beneficio de la gente), me entero de primera mano cómo se están abriendo nuevos programas de televisión en otros países (costosísimos) a donde incluso he sido invitado para ayudar a la gente, me entero de estrategias económicas y financieras que incrementan los ingresos si todos nos ayudamos mutuamente. Veo con mis propios ojos cómo la gente está empezando a ganar más dinero en esta época de crisis. Gente que “se mueve” al lado donde la crisis genera mejora. Hoy debes de conseguir aquel famoso libro de “Quién se ha llevado mi queso” y leerlo. Y si ya lo leíste, ¡vuélvelo a leer! Verás que luego de esta nota, lo verás muy diferente. No quiero pensar la cantidad de libros que se venderán por mi recomendación aquí (modestia aparte eso siempre pasa, son muchos los suscriptores a NC). Y es beneficio económico para otro autor, es beneficio económico para otra editorial, y yo no gano nada, salvo esa exquisita sensación de ayudar, tanto al lector para abrir su mente, como al autor y editorial para ganar más dinero. Hoy tuve la opción de ver televisión, pero termino por nunca elegirla, y preferí dedicar casi 7 horas de mi domingo para ti escribiendo esto, ese es el tiempo que me tardé (ahora que estoy haciendo la edición y releo el texto), solo, en mi sala pensando en ti, mi lector, lectora, para convencerte con hechos de que todo esta bien, y pronto todo estará mejor, diciéndotelo desde el rigor de la evidencia; para darte incluso, con mis letras, una invitación a ser parte de la mejora en época de crisis.

            Estimado lector, lectora, mi mensaje concreto aquí es: no va a pasar nada, no va a pasar nada que no podamos subsanar y seguir creciendo. En mi experiencia, ya desde hace 40 años se vienen anunciando épocas oscuras y de gran dificultad, mismas donde yo he visto con mis propios ojos lo contrario, luz y prosperidad en muchos ámbitos y en cientos de miles de personas. Entonces… tranquilo. Calma. Calma. Todo va a esta bien, y para muchos exageradamente bien. Pero necesitas adquirir esta Nueva Conciencia para dar ese primer y valioso paso: actitud optimista y emprendedora. Y si tuviera más tiempo, también hablaría aquí de lo que he visto en la economía de otros países para mis lectores de ellos, me constan mejoras económicas de amigos míos en España, Venezuela, el mismo EUA, Canadá y Argentina. Pero será mejor que se remitan al experto en entusiasmo y fe en la vida de su país. Yo soy de México y ahora mi país me necesita más. Pero aún así, mi Nueva Conciencia es para el mundo entero, para quien me quiera leer y aceptar, para todo aquel que allende las fronteras le resuene mi filosofía en su interior. Ahora bien, una vez esto, parte del cambio de la crisis para mejorar, es:

 

2. Gasta menos.

 

Mientras encontramos la posición ideal para mejorar en época de crisis, posición que siempre existe pero que hay que buscar inteligentemente, recomiendo gastar menos. ¡Si te confrontara con la cantidad de cosas que compras que no necesitas, te vas de espaldas! ¡Si te confrontara con la cantidad de dinero acumulado durante un año gastado en tonterías, no podrías creer que tú lo hayas hecho! ¿Qué significa aquí “tonterías”? Todo aquello que al comprarlo no te deje dinero. Es decir, lo que más comúnmente se vende en el mercado de las pulgas, o en tiendas de oferta o en lugares de “todo por 10 pesos”.  Los pobres compran ahí. Y conozco bien esto, porque yo compré ahí también hace muchos años. Cuando mis finanzas no eran como hoy me gustaba comprar en los tianguis. Ahí me decían que todo era más barato. Y esa es la forma de pensar en estado mental de carencia (y también en el estado de la cartera), donde por lógica y condición, se quiere comprar donde se promueva lo más barato. Para que luego, si la persona decide educarse y cultivarse financieramente, descubrirá que todo eso que compró sólo lo hizo más pobre. En una nota especial como esta, no hay espacio suficiente para todo lo que tengo que enseñar aquí, y por ello pronto abriré un programa de “Verdades microeconómicas y actitud camino a la riqueza en época de crisis, pero por lo pronto, el mensaje es: deja de comprar todo aquello que sólo llenará tus estantes o muebles y que no te servirá de nada en cuanto a la creación de la riqueza. Aunque algo haya sido muy, muy barato, baratísimo, si eso que compraste no te deja dinero, fue un gasto inútil que aumentó tu pobreza, ahora ya no tienes esos 10 pesos. Punto. Así de fácil. Quizá te sorprenda pensar que hay cosas que compras que te ayudan a hacer dinero, y de esas te hablaré en mi programa (info aquí). Tienes que saberlo.

            Mi recomendación de “gasta menos”, no significa que ya mañana todos nos convirtamos en un San Francisco de Asís y pensemos como él cuando decía: “Deseo poco y lo poco que deseo lo deseo poco”. Sin duda nos serviría mucho para vivir con más paz, pero no creo que necesariamente lo tengamos que vivir nosotros. De hecho, dentro de las aparentes herejías que luego suelto en conferencias he llegado a bromear diciendo que si San Francisco viviera en ésta época donde el hombre ha hecho tantas maravillas, yo creo que desearía un poquito más. Lo que pasa es que en su época, para como veo la pobreza en esas películas o libros que relatan sus tiempos… pues claro que había poco que desear y era poco deseable! Bueno, no es el tema. El mensaje es que te sorprendería si haces cuentas de lo que gastas en un año en lo que verdaderamente no necesitas y no favorece tu riqueza. Por favor, gasta menos de eso. Aquí te doy una lista de cosas en las que ahora mismo puedes dejar de gastar:

-       Esos productos baratos y a pagos que te venden compañeros de tu oficina.

-       Cierto tipo de comida que para colmo, sólo te engorda.

-       Ciertas salidas a restaurantes que no eran necesarias porque lo que querías era convivir con aquella persona, y bien podías haberlo hecho en tu casa o en un café.

-       Ese reloj que, aunque muy bonito, siempre llegas tarde. Es una compra absurda.

-       Esa joya que definitivamente no necesitas en absoluto.

-       Esa prenda de ropa que, sinceramente no necesitas en absoluto.

-       Ese artículo de barata, súper barata, que aún ni estando tan barato verdaderamente lo necesitas. Date cuenta que no es una oportunidad, es un gasto a fin de cuentas.

-       Ese coche a mensualidades. El coche lo podrás pagar a mensualidades, pero el mantenimiento económico del coche es dinero cada semana en gasolina, tenencia a mensualidades, servicio, seguro, estructuras especiales que tendrás que comprar para proteger las autopartes para evitar su robo, etc. Si una compra de este tipo la acabas de hacer y te ahoga, vende el coche. Ten la certeza que luego te comprarás otro pagándolo completo en una sola exhibición.

-       Ese artículo electrónico que solo te ofrece ciertas mejoras, pero que tú ya tienes uno y funciona muy bien.

-       No compres nada –absolutamente nada— que incremente tu deuda.

-       A mis amigos empresarios: es tiempo de recortar personal. ¿Quién? El que no aporta su total compromiso. En esta época, creo que la empresa ideal es cuando los dueños o directores podemos afirmar: la gente que tengo, toda, es indispensable. Y nadie más. Creo firmemente, a diferencia de muchos, que sí hay gente indispensable. Tengo la dicha de que hoy trabajen en Nueva Conciencia gente exageradamente indispensable. Siempre tendrán su trabajo seguro aquí. Y precisamente para garantizar ello, hay que prescindir de quien no tenga el compromiso con la misión al 100%.

 

En general son medidas de inteligencia que generan un cambio para avanzar en época de crisis, así la crisis es para mejorar. Esta postura de gastar menos no es pensamiento enfocado a la carencia, ¡No en absoluto! Esa no es mi filosofía de vida, si no todo lo contrario. Gastar menos, con una Nueva Conciencia, significa la estrategia para no dejar nuestro dinero en lo inútil y entonces conectarnos con mayor abundancia de lo útil y valioso. ¡Precisamente! Es decir, gastar menos en aquello que no me deja dinero. Para sorpresa de algunos, hay algunos gastos que paradójicamente generan dinero. ¡En estos hay que gastar! ¿Cuáles son esos? Lo explicaré en mi programa de “Verdades microeconómicas y actitudes rumbo a la riqueza en época de crisis”.No te lo pierdas. Bueno, y ahora otro ingrediente fundamental:

 

3. Gana más.

 

Si quieres que la crisis sea para mejorar, no basta con gastar menos, tienes que ganar más. Esta será “la única” forma para que puedas ahorrar. Y lo que ahorres servirá para pagar tus deudas y salir de tu crisis. De esa forma, la crisis será para mejorar. Pero tienes que ganar más. Desde hace muchos años un amigo mío, un viejo lobo de mar, me dio uno de los mejores consejos que he recibido y hoy te lo paso a ti: “No pongas todos los huevos en la misma canasta”. Sé que ciertas verdades duelen, porque “matan” nuestra ilusión, como en aquel momento donde nos enteramos de golpe de la dolorosa verdad: Santa Claus no existe, son tus papás engañándote desde niño. Un engaño hermoso, pero a fin de cuentas uno de los primeros ejemplos en la vida resultó ser un engaño. De la misma forma, con el mismo golpe de verdad, quizá con el mismo dolor pero ya más creciditos te digo: con lo que ganas “fijo” en tu empleo, no podrás ganar lo que necesitas para pagar las deudas de tu tarjeta de crédito o las rentas que suben y suben, o las colegiaturas que se incrementan. Es algo elemental. Suben las colegiaturas, sube el precio de la comida, sube la renta, sube tu deuda por intereses, y tu sueldo… sigue exactamente igual. Y si subiera tu sueldo, subirá un poco una vez al año o año y medio. Si no haces nada, si no cambias, si no te mueves, mira cómo aplica lo que te digo: la crisis, tu crisis, será para agravar, empeorar. Pero si usas la crisis como oportunidad de cambio, será crisis para mejorar. Tienes que cambiar tu pensamiento para abrirte a nuevas estrategias que quizá nunca antes pensaste o nunca supiste que existieran. Si crees que con tu sueldo fijo, llegará un día en que termines de pagar todas tus deudas, si algo en tu interior te lo dice, es esa parte interior tuya que sigue creyendo que Santa Claus existe. Te invito a algo más sano: afronta los hechos brutales cuanto antes. Eso es lo único que los desaparecerá lo más pronto. Necesitas ganar más. No hay de otra. La buena noticia que te tengo es: ¡sí se puede! Aquí algunas de mis recomendaciones para logarlo:

3.1 Cambia de trabajo a uno mejor pagado. Esta opción es muy delicada y te recomiendo que la tomes sólo si tienes absoluta certeza de que mejorará tu economía. Muchas veces no cambiamos de trabajo por que nos acostumbramos al que tenemos y hasta por nostalgia. Aquí eso no opera. Negocios son negocios y se necesita aprender a pensar con la mente fría basada en números. Si te valoran más en otro trabajo y así te pagan más, es momento para tomarlo en cuenta y valorar el cambio lo más pronto.

3.2 Busca y encuentra una opción de ingresos adicionales. Esto es trascendente para ganar más. Esto es no poner todos los huevos en la misma canasta. Necesitas aprender a poner un negocio extra de tu trabajo para incrementar los ingresos. Hacer esto es un arte. Un arte que se aprende. Un arte que implicará no descuidar para nada tu trabajo y al mismo tiempo emprender un negocio propio que incremente el ingreso. Si piensas que esto no se pude o es muy difícil, es porque no sabes, te falta información, y desde tu desinformación y falta de cultura financiera, es que opinas que es muy difícil o que no hay tiempo o que no se puede. Déjame enseñarte. Hay opciones de negocios tradicionales que sin invertir todo el tiempo que crees ni siendo tan difícil como piensas, se logran. Tengo un amigo artista que, como suele suceder con ellos, su economía tiene altas y bajas dependiendo de los llamados, de si hay o no función de teatro o novela, y cuando me confesó su economía, le propuse la oportunidad que ví en él para atreverse a invertir en un cultivo de aguacate. Me creyó. Lo entendió. Lo hizo. Hoy actúa sólo por amor al arte. Si hay o no llamado, ya no le angustia. Su economía la mueve la Tierra y Dios, como él dice, literalmente. Le recomendé eso porque estudié y analicé sus circunstancias. Y así lo suelo hacer con gente que invierte en mi opinión y, modestia aparte, he visto grandiosos resultados en sus economías. Esta opción te recomiendo que la tomes con un asesor en quien confíes. Pero tienes que hacerlo. Tienes que moverte a investigar y luego a actuar. Por eso te dije al principio, actitud optimista y “emprendedora”. Solo hay crisis para mejorar para aquellos que se atreven a actuar y cambian.

3.3 Emprende network marketing. Emprende un negocio de multinivel o mercadeo en redes. De todas las estrategias financieras que he conocido hasta el momento, hacer multinivel o network marketing, es la mejor opción que he estudiado profundamente y conocido por ejecución directa, para el común de los mortales. Si quieres ganar más, necesitas hacer mercadeo viral, lo que también se conoce como negocios a la velocidad del pensamiento. En esta recomendación, coincido con varios afamadísimos expertos de talla internacional, expertos asesores financieros, expertos en creación de negocios, autores de afamados libros que ayudan a crecer la economía de las personas, con todos ellos coincido en esta recomendación: haz mercadeo en redes. Lo único que nos diferencia a muchos de esos autores y yo, es que yo lo he hecho y muchos de ellos no. Desde la congruencia de haberlo vivido, te afirmo: si quieres una opción sana, segura y extremadamente viable para mejorar tu economía ganando más dinero, tienes que hacer multinivel. ¿Qué compañía te recomiendo? Ese no es tema de esta nota. No te recomendaré ninguna porque eso dependerá de tus gustos, tu intuición y empatía con el equipo de liderazgo. Lo que te recomiendo, a lo que te insto casi como otro imperativo vital en esta época, es el negocio de mercadeo en redes. Te diré por qué. Hacer network marketing tiene las siguientes ventajas en época de crisis:

o   Está demostrado que es un blindaje contra la recesión. Quizá el único o uno de los pocos modelos económicos que la soportan y superan.

o   La inversión para emprender es verdaderamente poca –hablando de lo que cuesta iniciar un negocio propio—, en promedio alrededor de tan sólo 2,500 pesos (250 dólares) si es honesta y noble la opción que elijas. En comparación a los negocios tradicionales, emprender la inversión puede irse a decenas de miles o cientos de miles de pesos.

o   El tiempo de recuperación de la inversión suele ser menor a un mes en promedio para quien trabaja verdaderamente. En comparación a los negocios tradicionales, la recuperación de la inversión es de 1 año y medio aproximadamente, si se trabaja intensamente.

o   Las ganancias en los negocios de multinivel empiezan desde el segundo mes para quien trabaja con entrega su negocio. En comparación a los negocios tradicionales, la ganancias verdaderas pueden empezar luego de un año o más.

o   Las ganancias son mayores mes con mes por sistema, y es por ello que resulta “la única forma viable y sana para que la persona común gane más dinero”.

o   Estos negocios se suelen acompañar con una intensa capacitación y motivación que engrandecen a la persona y lo sintonizan con una actitud optimista y emprendedora. En comparación a la empresa tradicional, donde la motivación suele ser en una convención que se da una vez al año.

o   En los negocios de mercadeo en redes no hay riesgos de ningún tipo porque no hay plazos mínimos forzosos. (Esta es una de las más impresionantes ventajas que comprobé del sistema). En comparación a la empresa tradicional, si invertiste miles o cientos de miles de dólares, y tu negocio no tuvo éxito, el riesgo fue altísimo y terminó en fracaso con mayor endeudamiento. Esa opción no existe en los negocios en red.

 

Por esto y por mucho más, es que te recomiendo encarecidamente que te atrevas a emprender un negocio de este tipo, atrévete a hacer con pasión el network marketing. Te garantizo éxito, o por lo menos, te garantizo ningún fracaso, que ya es ganancia cuando se trata de emprender. Si no sabes nada de lo que hoy aquí te estoy sugiriendo, siéntete en la libertad de enviarme tus preguntas a:opinion@nuevaconciencia.com.mx donde con gusto yo mismo te responderé, aunque lo mejor es recomendarte que no te pierdas una mayor explicación en mi programa “Verdades microeconómicas y actitud rumbo a la riqueza en época de crisis”. Te insisto en que en esta nota no me interesa recomendarte ninguna compañía en particular, me interesa abrir tu mente para que tú hagas, por tu lado, un negocio tan noble y extraordinario que te ayude a ganar más. Sólo ganando más podrás pagar lo que debes y empezar a ahorrar. Si trabajas honesta y apasionadamente un negocio de multinivel, verás una importante mejora en tu economía luego de tan sólo 1 año. Recuerdo a un amigo a quien le recomendé esta opción de negocio hace poco menos de un año. La rechazó. La semana pasada me habló diciéndome que lo habían despedido de su compañía. Puso todos los huevos en una canasta, y súbitamente una mañana cualquiera de la semana pasada le quitaron la canasta. Lógicamente su preocupación no hubiera sido a tal magnitud si hubiera tomado mi propuesta y apoyo hace casi un año.

 

            Solución hay. No todos la toman. ¿Por qué? No sé. Bueno, supongo la respuesta, pero no es prudente expresarla aquí. El mensaje central es que la crisis, entendida y comprendida como momento decisivo para mejorar o empeorar, nos da luz sabiendo: (1) Por definición, es un “momento”, luego entonces no durará para siempre (a menos de que no te atrevas a cambiar nunca, y eso ya no es cuestión de la crisis, sino tuya). (2) Es un momento “decisivo”, lo que implica que deberás elegir; y elegir mejor implicará que debas conocer más, implicará que tengas que abrir tu mente a nuevas estrategias, nuevas plataformas de desarrollo, nuevo conocimiento que no tan solo no sabías, sino que quizá ni sospechabas que existiera, y en esa elección que hagas, en esas nuevas decisiones que tomes en base al nuevo conocimiento que te lances a aprender, es que vendrán nuevos resultados, distintos a los que siempre has obtenido. Ganarás más. (3) Es un momento decisivo para mejorar o empeorar. Es una oportunidad de que entiendas que tu barco va a avanzar no por los vientos en contra, sino por tu inteligencia en mover las velas a favor del viento que era en contra y ahora con tus cambios en las velas te moverán a favor. No hay que afligirse por los vientos en contra, hay que ajustar la velas para aprovechar su impulso. También observa cómo se eleva un papalote, ajustándo, ajustando, hasta ver cómo lo elevan precisamente los vientos en contra.

            ¿Quieres aprender más de este tema y usar la crisis para mejorar tu condición económica? No te pierdas mi programa especial “Verdades microeconómicas y actitud hacia la riqueza en época de crisis”. Un programa emergente y especial que varios amigos me han solicitado y que daré en exclusiva para 20 personas solamente. No puedo atender a más por las preguntas que surgen y con más gente no terminaríamos. Será un programa de 6 horas de duración con una inversión mínima para tal duración y del que encontrarás información pronto aquí en la página de Nueva Conciencia.

            Sin embargo, sé que esta nota especial, especialmente larga y actual, ya te ha servido si has llegado hasta este punto de tu lectura, e incluso desde varios puntos anteriores. Bendigo el momento. Te repito: calma. Calma. Solución hay. Solo acércate a quien te pueda ayudar a usar la crisis para mejorar. Por definición se puede. Por estrategia se puede. Y más aún, por experiencia vivida, te compruebo que se puede. Hacer que la crisis sea para mejorar, no es privilegio de unos cuantos, es una invitación que la vida le envía absolutamente a todos, pero que sólo unos cuantos la aceptan. Esa es la diferencia. Con todo mi corazón, espero aquí haber aportado a la sociedad mi grano de arena a favor del bien, la armonía, la prosperidad y la verdad. Expande esta nota con todos tus contactos. Si sentiste esperanza e ilusión de mejora basada en la verdad, haz lo mismo con la gente que quieres. Te garantizo que todo va a mejorar para mucha gente muy pronto. Calculo en febrero del 2009, y mejorará dramáticamente para millones de personas a mediados  del último tercio del 2010. Las mejoras, en muchos aspectos, serán de las más sonadas en la historia. Te invito… seamos parte de esa historia. Platica con tus hijos que lo mejor está por venir. Es cierto. Y si no lo ves, mejor no platiques con tus hijos. No heredes angustia. Ven, acércate a comprender con veracidad que lo mejor está por venir. Y una vez convenciéndote por ti mismo, ahora sí platica tu experiencia de cómo una crisis es oportunidad de mejora. Es una elección que requiere inteligencia. Es una extraordinaria oportunidad para aplicar lo aprendido en Nueva Conciencia y ver los magníficos resultados. Es oportunidad para inspirar a otros a una ayuda mutua. Ver con estos ojos, tener esta disposición del ánimo para vivir lo mejor y más favorable, es una gran oportunidad para sentir aún hoy, y siempre, una gran… ¡Emoción por Existir! –Alejandro ArizA.

Información del programa e inscripción haciendo clic AQUÍ


Si disfrutaste de esta nota especial, te informamos que... ¡ya está disponible en formato de podcast! De esa forma podrás disfrutarla aún más en la voz misma de Alejandro Ariza con toda su motivación e inspiración para ti. Es toda una conferencia gratuita para ti, tus familiares y amigos por parte Nueva Conciencia. Un trascendente proyecto de 15 horas de producción, gratis para ti. Escucha esta gran producción haciendo clic aquí: PODCAST DE ARIZA.

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia