Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

X y Y - Columnas

“Mi sueldo es X, y mis gastos son Y. De esa forma, no me importa cómo obtenga la diferencia”.

- Jefe de la policía de Paris, en la película “Taken”.

 

“El fin justifica los medios”.

- Maquiavelo.

 

“Jesucristo va perdiendo la batalla”.

- Reflexión contemporánea de un devoto.

 

Mi debate interior a últimas fechas ha sido intenso. Por un lado todo lo que sé en cuanto a comportamiento humano (Psiquiatria, Psicología, Filosofía, Nueva Conciencia) que me indica que debo callar, y por otro lado las dolorosas evidencias sociológicas contemporáneas que me incitan a hablar. Mis conocimientos me indican callar porque cuando se habla de algo se le da vida a ese algo, cuando se menciona algo se atrae ese algo, cuando se comenta algo se le da importancia a ese algo. Y lo que la indignación que empieza a reinar en mi país me insta a hablar es precisamente lo que mis conocimientos me sugieren callar. Pero creo que por primera vez no puedo. Mis emociones están siendo más fuertes que mi inteligencia, opción muy delicada para generar opinión, sin embargo, me quiero refugiar en la Prudencia como valor y de esa forma poder hablar lo menos para lograr quizá lo más.

Hoy necesité un día de descanso y fui al cine. Alguien me recomendó ver la película “Taken” que en México titularon “Búsqueda implacable” y en España “Venganza”. Definitivamente no es mi tipo de películas para dedicarles mi tiempo y campo de energía, por advertírseme violencia en ella, pero “algo” me hizo ir al escuchar que es mucho de lo que está pasando actualmente en México. Fui entonces. Y acabo de salir de ella. Y sí, efectivamente es lo que está pasando en México. Sin duda creo que es algo que siempre ha pasado, desde muchos tiempos atrás, pero hoy en día se hace más evidente. Me queda claro que la “libertad de opinión” ha sido cada vez mayor y eso hace que más y más civiles nos enteremos de noticias que en plataformas políticas anteriores eran censuradas. Por un lado eso era algo extremadamente bueno, y por otro no tanto. Insisto, delicado es dar a conocer un tema porque en ese momento hacemos que remonte en importancia y colectivamente hablando le confiramos más poder. Por ello es tan inteligente muchas veces el censurar la información. Todo se mueve por información, por su ausencia o por su difusión.

En la extraordinaria producción lograda en “Taken”, a un padre de familia le secuestran a su hija, y gracias a las habilidades que logró adquirir en una larga carrera de prevención del delito, fue que él mismo logra rescatarla. Muy sucintamente esa es la trama. Pero en el desarrollo de la película me llamó poderosamente la atención una frase de uno de los personajes que entrelazan la historia, el jefe de la policía de Paris, quien para colmo fuera amigo del protagonista de la película –el angustiado padre de familia quien está en la búsqueda implacable de su hija— cuando le dice: “Yo tengo un sueldo “X”, y mis gastos son “Y”, y de esa forma no me importa de donde venga la diferencia”. ¡El jefe de la policía estaba involucrado con los secuestradores quienes le pagaban para obtener los beneficios en sus movimientos”. Abierta complicidad entre gobierno, jefes de policía y seguridad y sicarios. ¡Exactamente lo que las noticias actuales de México están difundiendo abiertamente!

Como muchos de mis lectores saben, yo nunca leo noticias ni veo televisión. Sin embargo, es evidente que existen noticias tan intensas que llegan a uno ya hasta por rebosamiento. Así han llegado a mí muchas de las atrocidades, para mí casi indecibles, de lo que vivo hoy en mí país. Y no, esta nota no se trata del clásico “Ya basta”, porque desde hace muchos años sé, y bien sé, que quejarse no sirve absolutamente para nada –salvo como breve efecto catártico frente a un terapeuta—, pero no pasa de ahí, no se resuelve nada. Tengo yo otras teorías de solución. Pero antes de comentártelas, algunas premisas más quiero exponer aquí.

Ha sido abiertamente difundido en mi país cómo la responsable de la organización de un retén que terminó por secuestrar y matar al hijo de un afamado empresario, noticia que le ha dado la vuelta al mundo, resultó ser alguien que trabaja formalmente en la policía federal preventiva. De esto, hay fuentes de información rotundas y contundentes mostradas por uno de los medios informativos más respetados en la actualidad de mi país, un medio electrónico llamado “Reporte Índigo”. Las evidencias que muestran los audaces periodistas en ese medio han sido escalofriantes para mí. Nunca las había comentado salvo hoy, y siento hacerlo muy soslayadamente. Pero es exactamente el mismo principio que se exhibe en aquella película. Se muestra cómo una mujer que trabaja en altos rangos de la policía de México, tiene un sueldo aproximado de 70 mil pesos al mes, y al mismo tiempo compraba una casa de más de 500 mil pesos en estos días. “Mi sueldo es X, y mis gastos son Y, y de esa forma, no me importa de dónde venga la diferencia”. Así es.  Así de maquiavélico, donde el fin justifica los medios, como atrocidad al valor moral más esencial del individuo.

“Todo se mueve por dinero”, comentó inteligentemente con quien fui al cine. Y yo agregué: “Pero lo que permite que se mueva son los valores”. Por eso se puede mover todo con dinero, por que es movible, por la ausencia de valor moral en la sociedad actual.

Estoy seguro que miles de mis lectores, sobre todo los más mayores, quienes han vivido más, podrían afirmar que esto no es nada nuevo. También lo sé. Pero lo que muy pocos saben es la razón más científica, más relacionada con Física Cuántica (y Psico-espiritualidad), que hay atrás de todo esto. Concretamente, el concepto de “Masa Crítica”. En la Física, la masa crítica es la cantidad necesaria de material para que se mantenga una reacción nuclear en cadena. Masa crítica es aquella cifra que llegando a tal, los elementos restantes terminan por comportarse como lo terminaron haciendo la mayoría. ¡Esto es lo delicado desde mi Nueva Conciencia! Me explicaré aún más. En los átomos, los cientos de electrones que se encuentran moviéndose en forma aleatoria en los más externos orbitales, se encuentran aparentemente muy dispersos; de repente, se pueden empezar a alinear algunos electrones, pero los demás siguen dispersos, y los pocos alineados, terminan dispersándose. Pero parte de la “magia” –por llamarle de alguna forma— es que cuando “un número suficiente” de electrones se alineen, los restantes, en forma automática y sin reparo, también se alinean, transformándose así el caos en cosmos, el desorden en orden. Ese “número suficiente” es lo que se llama “Masa Crítica”. Así sucede a nivel molecular, y así sucede a nivel macroscópico en sociedades enteras, como lo ha demostrado Rupert Sheldrake en sus inobjetables experimentos y observaciones del comportamiento de parvadas o bancos de peces. Este fenómeno para la mente de un común mortal, es algo que va más allá de lo sorprendente. Sucede que si el resto de un grupo, incluso no quisiera comportarse como la mayoría, si incluso no lo deseara, lo terminará haciendo –contra su voluntad y conciencia— si la mayoría llega a la masa crítica que se necesita para arrastrar a los demás. Por ejemplo, en un auditorio de 1000 personas, si 990 alzan la mano, las 10 restantes se sienten tan extrañas por no hacerlo que se ven atraídas a alzarla y sentir el beneficio de la unión.

Cuando explicaba lo anterior en la conversación sucedida saliendo de la película, comenté: esto es lo que intentamos hacer quienes nos dedicamos a expandir el bien, la verdad y la unión. Hacer lo que sea necesario para unir y reunir a más y más gente alrededor de un ideal propositivo, con el fin de llegar algún día a la masa critica necesario (número suficiente de personas) que piensen en el amor y todas sus manifestaciones, para que los que restan, incluso contra su voluntad, sorpresivamente terminen alineándose, donde colectivamente, pienso que será el momento donde la prometida segunda venida de Jesucristo sucederá. Pero para como van las cosas. Esa segunda venida todavía está muy lejos. Y lo peor, es que la estamos alejando más. Me preocupa, y siento un poco de ansiedad en confesarlo aquí, que incluso los líderes que nos sentimos trabajando para la luz, pudiéramos algún día, incluso en contra de nuestra voluntad, alinearnos con todo el comportamiento de venganza, maldad y muerte… si también se llega a la masa crítica de esta conducta. Si se llega a alcanzar “el número suficiente” de personas dedicadas al mal… por ley Física todos terminaremos así, incluso los puros y santos. Este es el riesgo que veo, y que hoy muy particularmente sentí.

Cuando alguien te daña, y de inmediato tú tienes sed de venganza y empiezas a idear cómo dañar a quien te dañó (venganza maquillada con tus ideas de justicia), te empiezas a alinear al grupo oscuro de maldad y tu comportamiento aporta un número más para alcanzar la masa crítica. El mal como entidad, gana cuando siembra odio en ti, y tu ausencia de valor permite que florezca. La única opción para no llegar a la masa crítica de oscuridad y maldad es hacer uso de la máxima manifestación del amor: el perdón. Y aún más allá. Porque una vez perdonando, se tendrá que perdonar también a quien por el primer perdón se burle de nosotros aduciendo nuestra debilidad ante el enemigo, menospreciando nuestra capacidad de perdón catalogándola con ojos que también se han alineado al mal, como cobardía. Nuestro ego es tentado a demostrar quién gana y alzarse en la lucha. Entonces el mal gana otro adepto para llegar a la masa crítica que busca gobernar en todas las mentes y corazones del mundo. Y en virtud de que eso llego a sentir más intensamente a últimas fechas, es que me cimbra aquel comentario de que "Jesucristo va perdiendo la batalla".

De mi chofer de tantos años y de uno de los colaboradores de mi empresa, hermanos entre ellos, acabamos de descubrir que me robaron atrozmente. Entraban a mi casa durante mi ausencia por dejarles yo mis llaves por gran confianza, y sacaron ropa, joyas, cámaras, dinero de venta de libros, etc. Tenemos las pruebas. Y por supuesto que luego de correrlos, ciertos conocidos abogaron por llevarlos a la cárcel. Tengo todo para ganar. Pero sé que esa tentación se convertiría en otra aportación mía para llegar a la masa crítica de oscuridad. Elegí la opción de perdonarlos. Porque también sé que esa opción es mi aportación para llegar a la otra masa crítica donde algún día todos lleguemos a alinearnos con el bien, la verdad y el amor en general. Alguien de mi propia familia, de mi núcleo más cercano, supo perfectamente de todos esos robos, y nunca me lo advirtió. Se fue de mi empresa diciendo “…ya te darás cuenta tu sólo”. Sin palabras. También opté por perdonar esa traición. Y es que… cuando ves “El Todo”, no hay otra opción. Me queda claro cada vez, que al mal no hay que combatirlo, sino evitarlo. Y te advierto: el mal te va a tentar donde menos te lo esperes… y si no caes… pronto intentará otra forma más sutil y disfrazada donde tú no creas estar favoreciendo el mal, aunque te estés alineando y favoreciendo la masa crítica. Esto así funciona.

Por primera vez en la historia de Nueva Conciencia, nos cancelan dos conferencias el fin de semana próximo por el siguiente motivo que llegó a la dirección de mi compañía: “…el presidente municipal y el gobernador del estado han sugerido con tono de prohibición que no se lleven a cabo ningún tipo de eventos que agremien a tantas personas ante la alta posibilidad de un conflicto en el estado”. Así se cancelaron. El narcotráfico ya incluso alcanzó a rosar mi desarrollo y mensaje. Jesucristo va perdiendo la batalla. Qué claro me queda aquel otro principio maquiavélico de “divide y vencerás”. El mal siempre querrá dividir a quienes nos reunimos para preservar el bien, el mal también tiene miedo de que lleguemos a la masa crítica.

Qué solución veo: darse cuenta de la eterna batalla entre el bien y el mal y cómo reclutan hacia sus bandos. Ambos intentando llegar a la masa crítica, a ese número suficiente que termina por cambiar al resto. Sólo nos queda hacer conciencia de la sutil forma en que el mal nos intenta reclutar. Es muy discreta su forma de invitarnos a participar, donde incluso puede venir maquillada esa invitación con justicia, equidad u honor. Atractiva carnada para el ego de cualquiera. Y ese es el problema… el “cualquiera”. No podemos seguir siendo “cualquiera” porque caer es muy fácil, facilísimo. Si deseas unirte a Nueva Conciencia en verdad –o cualquier otro movimiento afín— y favorecer la masa crítica del bien, necesitas dejar de ser cualquiera y “prepararte” para las pruebas. Y eso es lo que haces cada vez que lees, estudias, participas, asistes o convives con algo o alguien que dignifique tu vida dirigiéndola al bien.

¿Qué sugiero?

1.     Medita. Y si no sabes, aprende. Es trascendente para preservar la paz y la calma en momentos de turbulencia.

2.     Lee diariamente algo que te enfoque al bien, la verdad y la unión.

3.     Prohíbete participar en la expansión de noticias generadoras de miedo. Esta es una poderosísima estrategia del mal para reclutar gente. Traduzco esto como: no ver noticieros, no leer el periódico, y no participar en reuniones donde el tema central sea el mal en cualquiera de sus manifestaciones. Si mis conocidos de los medios de comunicación entendieran lo que digo aquí… otras serían las noticias. Pero cuando hablo con ellos, me dicen: “…sólo obedecemos órdenes”. Sí, de quienes se mueven por dinero. Y el morbo por saber más y más de las tragedias, es algo que “vende”. Una vez más todo se mueve por dinero. Mis “cuates” de los medios no saben el daño que hacen a la sociedad -¡y a ellos mismos!- “vendiendo” así.

4.     Asiste a donde gente de bien se reúna. Favorece el diálogo de temas que enriquezcan el bien.

Me queda claro también que los buenos somos más que los malos..., nada más que los malos se organizan mejor. Tenemos que aprender a organizarnos. Yo pongo mi grano de arena, al igual que miles alrededor del mundo, para alcanzar la masa crítica del bien. Yo te invito a que nos reunamos el próximo lunes 29 de septiembre en el teatro independencia con una conferencia especial: “Cuando nada te basta”. Toda la información está aquí en la página de NC. (Haz clic aquí para leerla). Con el paso de los años, sé que este tipo de convocatorias no tienen éxito por cuestión de que uno invite, sino porque tú desees ir. Por ello siempre he afirmado que la superación personal es precisamente así… personal. Pero cuando el número suficiente de “personal-es” nos reunamos, el cambio de conciencia colectiva se sucederá. En mi siguiente conferencia abierta al público prometo generar una energía muy revivificante. Prometo dejar mi alma en el escenario. Prometo aportar una solución viable para expandir el bien, hablar sólo y entusiastamente de él. Espero me acompañes, espero que sientas el llamado desde mi corazón y tú mismo convoques a más y más gente para ese día. La energía que como grupo generemos ahí, será nuestra aportación colectiva para lo que hoy necesita nuestro país y mundo en general. Saber que uno trabaja para el bien y responsabilizarse de lo que uno puede elegir para ello, genera una gran ¡Emoción por Existir! –Alejandro ArizA.

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia