Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

No abras esa puerta. - Columnas

“Un día cualquiera, una señora se afanaba en limpiar su cocina pero ésta siempre tenía cantidad de moscas, de esas grandes de las que incluso se puede escuchar su molesto vuelo. Ante esa escena tan sucia y vergonzosa, la señora decidió limpiar exhaustivamente su cocina. Compró los mejores productos de limpieza y hasta fumigó el lugar, para que al terminar y luego de un rato, volvieran las moscas a la cocina. La señora se molestó por la mala calidad de los productos de limpieza y fue con su marido a pedirle que fueran a quejarse a la fábrica de los mismos. Su marido al bajar y ver la cocina recién fumigada y limpia, pero otra vez llena de moscas, volteó y encontró la razón del porqué volvían una y otra vez las sucias moscas: la puerta de atrás se mantenía abierta, una puerta que daba hacia el basurero. Cerraron la puerta, y se acabó la plaga”.

            Mucho del mal que pueda llegar a ti, es porque tú mismo abres una puerta que deberías haber cerrado por siempre.

            A lo largo de mi vida, me he dado cuenta de este fenómeno en muchos de mis pacientes, familiares y amigos, aunque lo he llegado a comprender aún mejor en mi propia vida. Y podría explicarlo, como terapeuta, muy ampliamente pero en esta ocasión he decidido usar una breve metáfora, porque creo que resultó muy poderosa para comprender. Aquí no hay más, se cumple otra vez una ley: todo lo que te sucede a ti, es por la fuerza de atracción de tu propio pensamiento. Y como le he explicado ampliamente en mis conferencias y libro de La fuerza del pensamiento, ese mismo pensamiento es el que te lleva a la acción concreta (como abrirle la puerta de tu vida otra vez a alguien o a algo) y esa acción generará un resultado: el que vuelva a entrar a tu vida el mal, la tentación, la corrupción, el vicio, la infidelidad, el robo, la burla, el escarnio, el dolor, etc.     

            ¿Hace mal el mal? ¿Hace mal el vicio? ¿Hace mal el escarnio? ¿Hace mal la infidelidad? ¿Hace mal el robo? Respuesta: ¡No! Ninguno de estos hace mal, todo esto, lo que hace es lo que simplemente su naturaleza le permite hacer, nada malo, nada bueno, simplemente hace lo que de suyo le corresponde. Ahora bien, ¿Te sientes mal por lo que hace? ¡Ah! Eso puede ser que sí. Pero eso no dependió de lo que aquello hace, sino de que tú le abrieras la puerta de tu vida. ¿Viste la enorme diferencia y el poder que hay en ti para resolverlo de inmediato?

            Si crees que lo que entra a tu vida es malo, en ese mismo momento te colocas en posición de “víctima” y creerás que algo o alguien está en contra de ti y tú no puedes hacer nada…, pero si descubres la verdad, con una Nueva Conciencia, y te das cuenta de que lo que entra a tu vida hará lo que sabe hacer por su propia naturaleza, entonces te percatas de que si sientes que te hace daño, no es por lo que hace aquello, sino porque tú abriste una puerta que deberías haber mantenido cerrada, sellada, de por vida. Cuando descubres tu poder en esto, te colocas en posición de dueño y señor de tu propia vida y total responsable de todo lo que pasa en ella… ¡tú controlas tu vida! Por ello mi recomendación de hoy: no abras esa puerta… esa que permitirá entrar a tu vida lo que de antemano ya sabes o supones que podrá hacerte daño. Así de simple, así de poderoso…, y así de increíblemente difícil para mucha gente. Aquí, todo es cuestión de autoestima. Alguien que se percibe como poca cosa a sí mismo, no tiene la fuerza para cerrar una puerta por donde entra aquello que le daña. Pero alguien con gran autoestima, tiene la capacidad para cerrarla de inmediato, o como digo frecuentemente en casos así, para bajar el telón de la obra y no volverla a representar jamás nunca. ¡Ahí se logra uno de los mayores cambios y avances en la vida! ¡Y a lo que sigue! La vida es hacia delante.

            Me he inspirado para este texto en una breve anécdota que viví hace unos días, en donde alguien se acercó a mí “porque yo abrí la puerta” (no tenía otra forma de entrar) e inició el reencuentro con cierta actitud de mofa cuando se dirigía a mí. Claramente, cuando se evoluciona con una Nueva Conciencia, uno de los cambios más hermosos de la vida es que nada ni nadie puede hacerte daño alguno. Ya no te toca, por más que lo intente. Pero surge en este nivel de conciencia otra señal de alerta, nada referente al daño que pueda generar alguien en uno porque ya no te toca, sino más bien, surge la evidencia de la intención que el otro tiene por dañar y ello, aunque no lo logre, manifiesta el bajo nivel vibracional con el que uno ya no desea convivir, por salud, por que hay poco tiempo en la vida para perderlo con quien no está a la altura de nuestro amor y emociones. De paso permíteme reflexionar en una evidencia de la psique humana: alguien que te quiere dañar, alguien que te quiere menos preciar, alguien que desea humillarte y hacerte sentir menos, sólo está reflejando en ti sus propias inseguridades y su falta de amor. Recuerda: lo que una persona diga de ti, jamás te definirá, sino sólo se definirá a si misma en cuanto a sus creencias de relación, y ahí sí tú eliges: le permites pasar a la sala de tu vida o mejor optas por lo más sano e inteligente: no abras esa puerta, ciérrala, dale tu bendición y amorosamente cada quien siga por su propio sendero que en virtud de naturaleza propia a cada quien le corresponde. Aquí no hay pleitos, no hay dolor, no hay coraje, no hay resentimientos. Aquí hay amor fluyendo en respeto al nivel de conciencia de cada quien.

            Ahora bien, ¿por qué hay gente que incluso sabiendo que algo o alguien les puede hacer daño aún así le abren la puerta? Varias respuestas encuentro aquí: por falta de amor, por incapacidad para encontrarlo en otro lado, por poca autoestima o porque muy posiblemente el que abre ha evolucionado y cae en el error de creer que el otro también lo ha logrado. Y no suele pasar así. Se repite una y otra vez el error tan humano de creer que los demás son como uno, y cuando uno es bueno, cuando uno es alguien enfocado al bien y la verdad, uno cree que los demás también lo son. Posible craso error. Mira, te compartiré una verdad que en mi experiencia he visto refulgente: Los demás son como son porque así son. Punto. No hay nada más que escudriñar cuando se lleva prisa por vivir en paz y en armonía. Y tú decides si les abres la puerta o no. Comúnmente, alguien que suponemos que puede haber cambiado, le abrimos esa puerta de atrás (o para colmo la de mero enfrente) y empieza la valoración de vuelta. Aquí permíteme decirte otra cosa…, el poder de la identidad es tan fuerte, la naturaleza de alguien es tan poderosa, pero tanto, que si alguien no ha tenido un parte aguas en su vida, si alguien no ha tenido la dicha de vivir un Kayrós (el momento de la luz), es muy difícil que sea otro u otra, es casi imposible que haya cambiado, todo seguirá igual. Y en mi experiencia, ya de muchos años vividos analizando este aspecto y consultando a cientos y cientos de pacientes, he podido observar que en menos de 12 horas uno puede darse cuenta si en verdad la otra persona, hecho o circunstancia ha cambiado para bien. Tiempo más que suficiente para dejar abierta la puerta o para con mayor fuerza e inteligencia, mejor no abrir esa puerta y cerrarla de inmediato y para siempre. ¡Esto te puede ahorrar tanto dolor en tu vida! Y tú tienes el poder para decidir qué hacer con esa puerta, no con esa persona, hecho o circunstancia.

            Espero que gracias a Nueva Conciencia, con todo lo que hago aquí por ti y para ti, llegue ese hermoso momento a tu vida en donde descubres el enorme poder que hay en ti para auto-generarte amor, paz y armonía, el poder para elegir qué o quién entra o no a tu vida. Y si clara y rápidamente descubres que ese hecho, persona o circunstancia no está a la altura de tu evolución, yo te recomendaría que… no abras esa puerta, y así mantendrás más pura tu ¡Emoción por Exitir! – Alejandro ArizA.

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia