Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

Sí, sí nos responde... y sí, sí podemos cambiar. - Columnas

Definitivamente me veo impelido fuertemente a escribir lo que me acaba de suceder tan sólo hace unos minutos. Estando cómodamente sentado en la sala de mi dulce hogar, acompañado de Adriana, ambos nos encontrábamos revisando nuestros correos electrónicos... tiene su encanto trabajar cómodamente en casa; uno de los correos que me llegó hace unos minutos, vi que provenía de una auténtica fan de Nueva Conciencia, Rita. Ella es alguien que suele asistir a mis más relevantes eventos aquí en la ciudad de México, viajando horas y horas (más de 12 en carretera) desde su cuidad. A Rita la tenemos muy bien identificada aquí en Nueva Conciencia, es una mujer especial. Al ser ella quien lo enviaba, mi interés aumentó y dirigí mi atención al asunto, donde decía: “Eduardo Verástegui…”. Así no más. Pensé: “¡Qué raro! Rita enviándome algo relacionado con un artísta… ha de ser algún e-mail más de esos con información intrascendente o de algún accidente o algo así”. Mi más común comportamiento frente a ese tipo de e-mails es dejarlo y seguir con más de los tantos que recibo diariamente como lógica consecuencia del tipo de trabajo que realizo. Pero “algo” me hizo abrir el correo. Ahí empezaron una cascada de eventos increíbles.

            El correo, dirigido a Adriana y a mí, empieza diciendo (y termina): “Hola queridos amigos…, ¿ya vieron este tremendo video?”. E incluye un hipervínculo a una página. Eso es todo. Otra vez pensé en alguna noticia banal de las que caracterizan al mundo de la farándula que no tengo tiempo ni ganas de ver. Pero una vez más “algo” me hizo abrir esa página. Mi primera sorpresa fue que se trataba de una página católica o cristiana, de esas llenas de sermones y advertencias y publicidad religiosa. Tengo un gran respeto por esa vertiente del conocimiento, pero no suelo adentrarme en esas páginas. Luego, vi que el video duraba 54 minutos con 33 segundos. ¡Qué! No tengo una hora para ver un video de propaganda religiosa –pensé. Pero una vez más “algo” me hizo hacer clic en el video… y empieza un entrevistador diciendo: “Un saludo en el nombre del Señor…”. No, definitivamente esto no es para mí. No sé qué siento, pero este tipo de programas no…, no…, bueno, prefiero no escribir adjetivo calificativo alguno porque ya empiezo a conocer la susceptibilidad de muchos de mis lectores, entonces, no más “no…”. (Qué impresión…, mi propia página, donde puedo decir y hacer lo que yo quiera, y a momentos ya no puedo…, quizá ya no es una página sólo mía, sino de todos nosotros, la comunidad Nueva Conciencia). Sin embargo, otra vez, “algo” me hizo ver el video, ¡todo completo! Adriana se tuvo que ir a una comida a la que me invitó y preferí quedarme a ver el video. Simplemente te comento que fue uno de los mejores momentos que he tenido y uno de mis mejores tiempos invertidos en ver una entrevista. ¡Fantástico! Coincido en muchas de las cosas que este joven actor comunica. Lo más relevante del video es el testimonio de conversión que este joven ha tenido al catolicismo a ultranza. Por supuesto que pensé en la posibilidad de ser otro “gancho” publicitario como muchos artistas usan para que todos los reflectores vuelvan a ellos ahora haciendo algo increíble para muchos. Me recordó a Yuri al principio. Pero no. Detecté a los pocos minutos (menos de 10) que el nivel de frecuencia vibracional de esta entrevista, de este video, era alto, muy alto. He desarrollado en mi cuerpo algunas zonas que me lo indican sin error. Cuando sentí estas señales, más me mantuve y dupliqué mi atención. ¡Dios! ¡Qué hermoso testimonio de la capacidad de cambio de vida!

            Aquí, desde mi muy particular filosofía, Nueva Conciencia, no me admiro tanto de cómo alguien logra convertirse en ferviente católico teniendo una vida previa tan dispersa, o la historia casi milagrosa de cómo sucedió la conversión a cristiano intensamente practicante, o cómo se convierte alguien al budismo, o al taoísmo, o a cualquier –ismo. No; aquí en Nueva Conciencia lo que más admiro, aplaudo y termina por cautivarme hasta las lágrimas es simple y sencillamente… la capacidad de cambio mismo que puede tener cualquier persona cuando ha llegado su momento. Es, para mí, intensamente asombrosa la capacidad que tiene el ser humano de vivir un auténtico despertar. Es sobrecogedor atestiguar cómo le cambia la vida a alguien cuando ve la luz y decide seguirla o incluso convertirse en ella. Es magnificencia desbordada. Aquí en Nueva Conciencia, recibimos casi diariamente algún testimonio así; la frase que más he escuchado en mi vida creo que es: “…me ha cambiado la vida”. Y vivo inmensamente agradecido a Dios por escuchar esa frase tantas y tantas veces. Pero más impresionado me quedo cuando atestiguo un cambio. La conversión de este afamado actor y modelo, es una historia hermosa. Incluso, independientemente de la religión, se me erizó la piel en algunos momentos en donde yo Alejandro Ariza sabía que Eduardo Verásteguí decía y hablaba con la Verdad. Eso es algo que he aprendido a percibir. Es algo que se lleva dentro. Se nota cuando alguien se ha empezado a preocupar por su preparación, por cultivarse en caminos de luz, se nota cuando alguien llegó a su momento de pedir ayuda a Dios y… sí, sí nos responde. Yo he tenido mis momentos así. Sí, sí nos responde.

            No sé cuándo se realizó esa entrevista. No sé exactamente en dónde ni bajo que televisora. Busqué en la página esa referencia y no la encontré, para minutos después comprender que así se suceden los cambios más profundos y auténticos, sin importar cuándo ni en dónde, ni comunicados por alguien en específico. Dejé de obsesionarme por saber eso. Sentí tanta Verdad en varias de las respuestas de este actor, que al verlo en la comodidad de mi laptop, de inmediato me puse a escribir varias frases que escuché de esa entrevista y quiero compartirlas contigo y comentarlas:

            - “Donde más abunda el pecado, es donde más ayuda la gracia”. ¡Dios! Esta me encantó. Yo traduciría esta frase así: “Donde más oscuridad hay, más luz puede servir para erradicarla”. En algún momento este joven quiso cambiar tanto que quería irse de misionero a lugares lejanos, pero un sacerdote le dijo que no dejara Hollywood, que no tenía que irse a lugares lejanos para llevar luz, no tenía que irse a una selva lejana para adoctrinar. “Hollywood es una selva más grande” –le dijo el sacerdote. Qué atinado –pensé. El joven, en su conversión, confirmó que el medio artístico está plagado de malas actitudes y pecado (sic.), como ahora él mismo reconoce que realizó y se arrepiente profundamente, (yo aquí difiero en cuanto a la idea de “pecado”, pero para fines prácticos y de Nueva Conciencia sólo pienso en áreas de oscuridad con sus bajas frecuencias vibracionales), y en lugar de escapar a buscar lugares lejanos para ayudar, descubre que ahí desde donde está, incluso siendo un lugar donde hay tanta oscuridad, la luz puede servir más. En esto creo.

            En mi caso particular, me hizo recordar lo criticado que he sido por mis amigos cercanos y ciertos familiares cuando me he permitido convivir con personas del inframundo donde incluso han estado sentadas en mi mesa para compartir los alimentos o entrado a mi propia casa. Sí, he convivido con personas del inframundo. Definitivamente creo que ese es el mejor calificativo que puedo usar, sin faltar al respeto a nadie en ningún momento de los representantes de ese mundo. De hecho, ni puedo confesar aquí con quién me he llegado a relacionar, mucha gente no lo creería, pero cuando mis cercanos se admiraban de cómo me atrevía, yo sólo recordaba dentro de mí a Jesucristo. Él no estuvo visitando con frecuencia a los más altos rangos eclesiásticos de la época, ni conviviendo sólo y exclusivamente con personas “de su nivel”, sino que tenemos relatos en donde convivía con prostitutas y ladrones… y recordar eso me ayudó mucho para pensar en la posibilidad de que se me colocara momentáneamente a mí frente a esas personas tan distintas, para poderles comunicar que existía Nueva Conciencia. Muchos se han quedado y muchos más se han ido, pero yo me siento bien de haberme dado la oportunidad de convivir con ellos. No sé si esto que escribo sea una mera “conveniente acomodadita de la realidad” para que se ajuste a alguna debilidad que tengo y se escuche mesiánica la historia y me funcione como una aspirina moral, pero no creo. En mi corazón he tenido una buena intención en la mayoría de los casos. Yo sí creo en que donde más oscuridad hay, más ayuda y servicio podrá brindar una pequeña luz, por más minúscula que sea. Pasaré a otra frase que me cautivó:

- “Todos los pecados del mundo entero, desde el principio de la humanidad hasta el fin del mundo, no son nada más que una gota de agua dentro del mar de la misericordia de Dios”.Santa Faustina (sic.) Aquí tuve que hacer un alto para introyectar la pureza vivificante y liberadora de esta gran verdad en mi corazón. Hazlo tú. No continúes tu lectura sin volverlo a leer despacio y cerrar tus ojos inmediatamente después, respirando profundo. Ve que se siente. Disfrútate siendo amado así, estos segundos… | ¡Creo tanto en esto! Y pues claro…, resulta tremendamente liberador para el común de los mortales creer en esto. Nos conviene. Nos permite sabernos perdonados, hayamos hecho lo que hayamos hecho. Y con esto no pienso que se abra la posibilidad de entonces poder hacer lo que nos venga en gana, al fin hagamos lo que hagamos, seremos perdonados. No. No creo que sea un concepto ideal para lograr el total relajamiento moral proyectándolo hacia el futuro. No. Creo que es una manifestación de amor incondicional y puro proyectándolo para donde únicamente se debe proyectar: nuestro pasado. Saber de esta manifestación de amor tan grande de Dios, ser amados y perdonados, hayamos hecho lo que hayamos hecho, genera una transformación intensa. Cuando el ser humano se descubre tan amado, no puede seguir como antes en el futuro. El amor nos cambia. Sabernos amados en esta magnitud, nos transforma.

            Creo en que Dios se manifiesta en cada uno de nosotros. Creo en que cada uno de nosotros somos Dios. Y creo que Dios se manifiesta perfectamente en nosotros cuando somos capaces de perdonar así. He podido comprobar esto y es hermoso. Te compartiré algo personal, con toda humildad… cuando un ser amado hace algo que me ofende, no suelo decir nada; y poco tiempo después esa persona se acerca a pedirme perdón diciéndome: “Ariza, por favor perdóname, ya me di cuenta de cómo me equivoqué e hice algo malo… ¿ya no estás enojado?”. A lo que suelo responder: “Yo nunca me enojo. Desde hace años ya nunca me enojo. Sólo estuve muy triste este tiempo”. - “Porfa perdóname…”. – “No tengo nada que perdonar, porque nunca te acusé de nada. Entiéndeme, sólo me puse triste, pero va a pasar. Más bien he procurado entenderte y aceptar que eso que hiciste es lo que cualquiera con el nivel de conciencia que manejas haría, pero poco a poco tu conciencia está cambiando”. – “¿Ya no me quieres?” (clásica pregunta). – “Nunca te he dejado de querer, te vuelvo a repetir, solo me puse triste porque me sentí ofendido, pero te amo”. En ese momento la otra persona dejó de hacer aquello que me lastimaba. Así llevo mis relaciones. El amor y su máxima manifestación que es el perdón, transforma. Y creo que cuando actuamos así, estamos manifestando a Dios precisamente. He tenido la dicha de también vivir el papel del otro lado. Me he dado cuenta en algunas veces de cómo he ofendido y faltádole al respeto a mi alma gemela y se me llenan los ojos de lágrimas ahora mismo que estoy escribiendo esto. Y lo que termina doliéndome más es cuando ella no me hace nada, absolutamente nada, sino que me habla muy afligida tan sólo diciéndome lo triste que está por lo que hice, y en algún correo termina escribiéndome: “Pero hagas lo que hagas, yo a ti te amo de todas maneras”. Eso me ha hecho llorar más y sentirme más miserable que si me hubiera agarrado a cachetadas o me hubiera hecho algo como venganza. Tanto amor nos golpea tan fuerte que nos cambia. Pero ese golpe de amor nos eleva. Y así, resulta casi imposible volver a ofender. ¡Cómo! ¡Cómo poder ofender a alguien que nos ama tanto! Ahí se manifestó Dios en ella. Y tras tanto amor, uno ya no puede seguir igual, la transformación es inmediata, profunda y duradera. Así se mueve el amor de Dios manifestado en cada uno de nosotros cuando aceptamos ser Él. En esto creo, y hasta donde recuerdo no había escrito algo así aquí en Nueva Conciencia. Todo este manantial de inspiración se ha iniciado hace unas horas con aquel mail y aquella entrevista. Otra frase:

- “Cualquier proyecto donde tú te involucres va a afectar lo que la gente piensa”. Esta frase también me pegó porque la he vivido. Es una frase propia, muy propia de una figura pública como él. Y me encantó y me cautivó esta manifestación de aumento en su estado de conciencia manifestado en la responsabilidad de lo que uno comunica con lo que elige. ¡Qué fuerte! Qué gran responsabilidad para quienes nos exponemos a la opinión pública. Aunque más bien, qué gran responsabilidad para todos. Esto debe ir más allá de la influencia social de un líder. Debe llegar hasta la persona común y corriente al saber que, por frecuencias vibracionales, apoyas a la oscuridad o a la luz con cada proyecto que decides emprender.

            Me impresionó cómo este actor hace conciencia de que al latino siempre se le ha estereotipado como el macho, embaucador de mujeres, mentiroso, y vividor. Un productor de cine lo eligió para que con su gran carisma y atracción masculina personificara un papel así. Y por primera vez dijo: “No. No puedo favorecer una imagen que está distorsionada. ¿Por qué no mejor interpretar un papel que dignifique a la persona?  ¿Por qué no mejor involucrarme con un proyecto que lleve un mensaje de aliento y amor al mundo?”. ¡Uy! Ahí pude amar a este joven talento. ¡Ya despertó! Por supuesto que perdió una gran suma de dinero, pero ganó en sentido existencial. Y el dinero lo siguió después. Ahora ha fundado una compañía de cine, “metanoia films”, palabra del griego que él dice significa conversión, mas en el diccionario especifica “para cambiar una mente”. Y ha lanzado su primer película “Bella” (www.bellathemovie.com), ganando un certamen internacional como el primer lugar dentro de 5,000 películas que concursaron. A mí no me queda la menor duda de que cuando se hace algo en beneficio de la humanidad y en el nombre de Dios, caminos increíbles se abren, personas asisten a ayudar desinteresadamente y proezas se alcanzan, como por arte de magia. La magia de los milagros. Milagros cotidianos para el que camina en y hacia la luz.

            Eduardo está perfectamente conciente de la tremenda influencia que tienen los medios de comunicación en la gente y me encantó cuando dice: “Cuidado con lo que ves, cuidado con lo que oyes, cuidado…”. Y por ello se ha lanzado a crear un poderoso medio de comunicación donde quiere transmitir luz. ¡Enhorabuena! Cada vez somos más en un proyecto así. Unos usamos la palabra escrita, otros la fuerza de la palabra hablada, otros cine, otros radio, otros televisión, otros prensa. En fin. La luz empieza a impregnar los medios, incipientemente, pero un movimiento ha empezado. Lo siento desde hace un tiempo. Y es importante llegar a través de los medios, porque es lo que atienden las grandes masas. Me encantó cuando el actor cita a Platón en la siguiente referencia: “Si yo tuviera que elegir entre el arte y la política para gobernar, sin duda elegiría el arte. La política gobierna con leyes, pero el arte gobierna el corazón de las personas”. Por ello elige el 7° arte y decide hacer cine que lleve luz. Festejo y aplaudo a toda la gente Nueva Conciencia que con su propio arte eleva los niveles de frecuencia vibracional de la humanidad. Sé que hay varios leyendo esto. Los reconozco. Sigan. Sigan. Sigamos.

            - “Dios, más uno, es un ejército”. ¡Wow! Así o más concreta y contundentemente poderoso. Cuando tú le pides ayuda a Dios, sabe sin duda que te escucha, y luego, sí, sí nos responde. Te juro que no puedo salir del impacto todavía de lo que he vivido en estas horas. Apenas anoche, hablaba con un empresario, perfecto desconocido, que vive en Miami, Fla., y súbitamente me empieza a comentar una tragedia con su hijo caído en coma durante más de 20 días; ahí, toma la Biblia (algo que nunca hacía), y abriéndola en una página al azar, lee: “Quien me pida algo a Mí en nombre de mi Padre, yo se lo concederé para honrarlo a Él” (sic.). En ese momento cerró sus ojos y pidió: “Dios mío, despierta a mi hijo, por favor”. Inmediatamente después, en forma súbita, su hijo abrió los ojos en el acto. No dos horas después, no al día siguiente, sino en ese preciso momento salió del coma. El señor casi lloraba en el teléfono anoche a las 11 pm mientras me platicaba esto, y no nos conocemos! Pero la llamada fue muy intensa. Sí, es verdad. Dios, más uno, es un ejército. Están pasando tantas cosas en este día. ¿Cómo explicarte que esa llamada de anoche, era para gestar un proyecto basado en medicina ayurvédica y crecimiento espiritual para expandirlo en México el año entrante?

            La entrevista está llena de conceptos y frases que, vistos con un filtro de Nueva Conciencia, y muchas otras incluso sin la necesidad del filtro, son muy impresionantes y transformadoras. Me podría extender demasiado si analizo todas las que vi, y por ello he elegido sólo algunas. Sin embargo, al notar que el actor cita una y otra vez a varios autores, a sacerdotes, a maestros espirituales, a filósofos, para mí retomó mayor importancia una frase del final, pero de su propia autoría, algo que salió directamente de su corazón y que quizá ni él sabe la trascendencia de lo que dijo. Eduardo, luego de pensar unos segundos, aconsejó a manera de frase:

- “Nuestros sueños pueden ser nuestros peores enemigos…, si esos sueños no van en línea con la voluntad de Dios”. Acalambrante. Soberbio. Congruente. Verdad total. He llegado a concluir que hay una enorme cantidad de formas en que la oscuridad nos puede envolver y hacernos parte de ella (para no decir “formas en que Satanás nos tienta”…, se percibe tan diferente, no?), y una muy poderosa forma es mediante el egoísmo de nuestros propios sueños, sin tomar en cuenta si van precisamente a contribuir a la luz o a la oscuridad. Esos sueños pueden ser emprender un proyecto, elegir tener de pareja a determinada persona, vivir cierto tipo de vida, emprender determinado negocio, etc. Este punto está… para pensarle tantito. No quiero profundizar más, porque estoy seguro que seguirían más horas de escritura, y ya llevo varias, pero sobre todo porque todavía quiero comentarte más sincronicidades que me han sucedido en los segundos y minutos siguientes a haber terminado de disfrutar de esa entrevista.

            Primero que nada, me quedé cautivado frente a la pantalla de mi laptop al finalizar la entrevista. Una hora frente a la pantalla, disfrutando más de una hermosa conversación televisada que de un show de producción multimillonaria con decenas de actores. Lo verdaderamente hermoso y transformador puede ser tan sencillo. Momentos me quedé con esa gratísima sensación de haber sido profundamente tocado por “Algo”. Con esa maravillosa intención de hablar de inmediato con los involucrados y decir: “¿En qué puedo colaborar yo en ese proyecto?”…y sin cobrar ni un solo centavo. Quiero sentir más de esa sensación de amalgama espiritual y majestuoso despertar constante. No cabe duda de que el Bien verdadero, es un poderoso atractor de corazones para la persona que está preparada para sentir esa atracción.

            Pocos minutos después, quizá tres, sentí una sensación de arrepentimiento por varias de las acciones de mi vida en donde sé que he actuado mal. Me llegué a preguntar si es posible remediar eso, por más intrascendente o grave que fuera. Súbitamente moví mis ojos arriba de la página y sentí que tenía que hacer clic en el inicio de ella, así lo hice. Y mis ojos se volvieron a depositar en el punto de inicio de cualquier lectura, para los que fuimos educados clásicamente acá en occidente, arriba y a la izquierda. Y ahí mismo, en ese punto, aparece un anuncio que dice literalmente: “Tiempo ordinario. El Señor cambia nuestras vidas si le dejamos”. Abrí los ojos desorbitados y se me erizó la piel. ¡Cómo luego de ver esa entrevista y sentir lo que estaba sintiendo, y preguntándome en mi interior lo que me estaba preguntando, se me aparece una página religiosa que cambia constantemente sus publicaciones, pero que en ese momento publicitaba ese artículo: “Conversión de Zaqueo. Lucas 19, 1-10. El Señor cambia nuestras vidas si le dejamos”. Todavía no lo puedo creer. Así o más directo. Y luego aún más. Debajo de ese anuncio, un cuadro que dice: “Reflexión para hoy: El Señor que dio a Zaqueo la oportunidad de cambiar, nos da a nosotros, a ti y a mí, otra oportunidad”. No me fui de espaldas porque estaba sentado. Pero sigo maravillado de la sincronicidad de los mensajes esta tarde. Y cada segundo que pasaba sentía el impulso irrefrenable de escribir, aún sabiendo que tengo muchas otras cosas pendientes e importantes por hacer, pero “algo” me dijo: ¡escribe! Y pues aquí sigo.

       Pocos segundos después, mientras pasaba por mi mente la idea: "¿Deberé volver a comunicarme con Dios y terminar aquel libro que tengo pendiente de un diálogo con Él? ¿Me seguirá escuchando?", cuando súbitamente y en ese preciso momento suena la alarma de mi computadora avisándome de que acababa de recibir otro correo. Sentí el impulso de ver el último y el asunto decía: "¿Me escucha Dios cuando hablo?". ¡No lo podía creer! Ese era el correo más reciente. Entré a él y se trataba de un breve mensaje motivacional que me enviaba otra de las personas fans de Nueva Conciencia pero que ahora no reconozco. Es un mensaje breve, de unos cuantos renglones; en ese momento no leí todo, pero me llamó la atención la única frase del final que está resaltada en negritas que dice: "Una vida plena en comunicación con Dios es aquella en la que no sólo logramos comunicarnos con Dios, sino también en donde estamos dispuestos a escuchar lo que Él quiere decirnos". Ahora sí ya... ¡Qué está pasando? Demasiados mensajes alineados en sincronía perfecta y en donde aparentemente nada tenían que ver uno con otro. ¡No se te hace sorprendente? A mí sí. Mucho. De hecho siento gran responsabilidad de haber escrito esta nota tan larga aquí, pero no he podido parar, y por otro lado, me llena el corazón la comunicación tan directa que hay aquí en Nueva Conciencia... es para ti, es para mí, es para todos los que sientan conmigo estas sincronías de hoy. Dios... gracias, y aquí atendiendo.

            Durante la entrevista, hubo un momento en donde Eduardo comenta algunos libros que le fueron recomendados y le cambiaron la vida, en uno especialmente dramatizó su impacto: Roma dulce hogar, de Scott y Kimberly Hahn. He desarrollado el hábito (que recomiendo a toda persona que se jacte de vivir Nueva Conciencia) de poner atención a cualquier momento en la vida en donde alguien o algo recomiende poderosamente un libro, para de inmediato tomar nota de él y conseguirlo. ¡No es mera coincidencia el que escuches una poderosa recomendación de un libro! Puede ser un profundo llamado que transformará tu vida. Todo ser humano que se transforma, lee. Y es que como San Agustín alguna ocasión dijo: “Cuando el ser humano reza, le habla a Dios; pero cuando el ser humano lee, Dios le responde al hombre”. Esto me consta. Sé que muchos mensajes que nos deben llegar se suelen manifestar de esta forma, en recomendación de un libro. Con todo respeto, sólo los necios y muy primitivos en su estado de conciencia, se quedan sin hacer nada cuando escuchan que alguien recomienda un libro valioso. Ten la costumbre de traer siempre algo en donde anotar porque nunca sabes en qué momento del día escucharás una recomendación valiosa. Y luego, consigue ese libro y léelo. Recuerdo que puse pausa a la entrevista y tomé mi radio para pedir a mi asistente que me consiguiera ese libro de inmediato. Me sorprendió su respuesta: “Doctor no se preocupe. No regreso si no traigo ese libro para usted, yo me encargo”. 30 minutos después, el libro estaba en mi manos. Aquí lo tengo junto a mí, y en cuanto acabe esta nota lo leeré y el jueves lo comentaré en mi inspiración o en algún boletín.

            Cuando me encontraba en medio de esta sesión de escritura, donde acababa de escribir el punto de lo importante que son los medios de comunicación en la influencia social, en ese preciso momento suena la alarma de mi mensajería y ví que se conectaba una afamada comunicóloga de quien sé que en su programa de radio suele citarme. Que “coincida” que ella entre y que yo esté conectado, es verdaderamente excepcional. ¡Por qué hoy? ¿Y por qué precisamente en ese punto que estaba escribiendo? Sin dudar interrumpí momentáneamente mi escritura y le escribí un mensaje en el chat: “Tienes que leer algo que hoy publicaré en la noche en mi página”. De sobra estaba decirle que tomara lo mejor y lo comunicara. Asintió. Nos mandamos besos y seguí con mi escritura. ¡Me encanta cómo se tejen los hilos allá arriba!

            Con qué me quedo en este momento en que parece que estoy terminando de escribirte. Qué más puedo compartir contigo, mi lector de Nueva Conciencia? Ahora fluye esto de mi corazón:

  • No, no pienso convertirme a nada luego de esta entrevista. Solo disfruto el amor y la verdad que sentí para mí y para compartir contigo por ella.
  • Cuánta belleza se incrementó en un sex-simbol cuando dejó de poner atención a la publicidad de su imagen y logró despojarse de su ego, atendiendo a un llamado divino.
  • ¿Es total verdad o postura de mentira lo que se muestra en la entrevista? Llega un momento en determinado estado de conciencia donde esto no importa en absoluto. Lo que trasciende es recibir el mensaje, y así lo decidí recibir hoy.
  • Insisto, no sé cuándo se transmitió esa entrevista, pero qué curioso que el actor tuviera 33 años entonces... su punto crístico, en donde a todos nos sucede una invitación a cambios trascendentes.
  • Que maravilla que alguien puede cambiar los hábitos que tenía hacia su cuerpo tan sólo con darse cuenta de que es el templo del espíritu santo. Todo cambia cuando te das cuenta.
  • Cómo me gusta escribir así. Hace mucho que no lo hacía, por estar haciendo lo que no me corresponde, pero aquí estoy, escribiéndote de nuevo. Siento misión. Me siento muy conectado a ti.
  • Qué sublimemente motivante es saber que se puede cambiar. En cualquier momento. Luego de haber hecho lo que hayamos hecho. La invitación a la luz, siempre está abierta.

Poco antes de terminar esto, regresó Adriana a casa, vio la entrevista porque se lo pedí y con el ahorro de tiempo de haberla visto yo antes advirtiéndole que valía la pena; luego sentados juntos en la sala leímos parte de lo que llevaba escrito… y lloramos brevemente. Juntos. Guardamos silencio. Sin duda, lágrimas de… ¡Emoción por Existir! –Alejandro ArizA.

PD.: ¡Gracias Rita!

PD2: Si te interesa ver la entrevista, has clic aquí: La entrevista a Eduardo Verásteguí.

PD3: Esto ya es el colmo. Antes de irme a dormir, decidí leer aquella otra página que te comenté donde decía "La conversión de Zaqueo". La leí y no podía creer otra señal más sobre las ya tantas que recibí hoy. Puedes sorprenderte y bajar el texto en el link que acabo de poner para ti aquí debajo:

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia