Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

Carta invitación a un amigo. - Columnas

Querido amigo: Muchas veces uno procura no decir ciertas cosas por no herir susceptibilidades. La educación genera esa prudencia. Pero muchas otras, esa misma prudencia en el sincero afecto es la que obliga a hablar. Es así que te quiero decir, a manera de invitación, a que te comprometas con algo. Sí, así de sencillo y así de desafiante a la vez. Y es que como ya te dije aquel día: la felicidad es la hermosa consecuencia de una acción. No hay felicidad sin acción, aunque no toda acción genere felicidad. Y por ello, porque me interesa tu felicidad, es que te escribo esta breve carta a manera de invitación. Y lo hago así porque, en calidad de invitación, respetaré tu libertad para aceptarla o no.

            Existe un placer verdaderamente exquisito y que no quiero que te lo pierdas, y ese placer es el generado por el deber cumplido. Conozco de placeres, y a este no se le compara ningún otro. Pregúntaselo a una de las pocas personas que encuentres que lo haya experimentado, y verás cómo te digo la verdad. No se lo preguntes a quien no lo conoce ya que sólo te podrá opinar de otros placeres que cualquier animal con experiencias vegetativas puede tener. Cuando alguien se compromete con algo, cuando alguien siente que se está apostando la vida en algo, cuando hay un horario que cumplir, cuando hay un lugar al que asistir por sano compromiso elegido, cuando se empeña la palabra en generar un resultado y existe una fecha límite para entregarlo, cuando se siente una misión, en ese tipo de momentos la vida cobra sentido. ¡Ya viste? ¡La vida se percibe con sentido cuando se tiene un compromiso! Vivir con propósito, eso es realmente vivir. Por ello te dije comprométete con una escuela, con un trabajo o con un proyecto. No dije comprométete con alguien, ya que en mi experiencia ese compromiso es un grave error si se trata de encontrarle sentido a la vida propia. Y aquí se trata de “tu vida”, tu muy particular e individual vida. Y pienso que sólo hasta que te comprometes con una escuela, o con un trabajo o con un proyecto, es que estarás preparado para luego comprometerte con alguien. Cualquiera de los tres compromisos que te sugiero le empezará a dar sentido a tu vida. No desperdicies tu juventud al no vivir la verdadera felicidad que genera un compromiso, y quedándote sólo creyendo en la volátil ilusión de felicidad que aparenta suceder al estar enamorado. Créeme, ahí no hay felicidad que dure más de un año y medio (y ya me fui muy lejos). Urge que despiertes y vivas la felicidad para la que estas destinado: la realización de tu sueño trabajando diariamente en la cristalización del mismo. Entonces, y sólo entonces, estarás preparado con una felicidad interior tan grande que será lo que puedas compartir con la persona que te enamores, y esa felicidad tan tuya será lo que enamore a aquella persona de ti. No antes.

Lo único que te priva de este placer del deber cumplido es la holgazanería y la apatía. Date cuenta de que puedes ya estar viviendo una de estas dos o, peor aún, las dos. No maquilles tu haraganería con “momentos de espera o búsqueda de oportunidades”, cuando tú y yo bien sabemos que no estás haciendo lo adecuado para cristalizar tu sueño. ¿Y quieres que te diga algo más? No confíes en nadie, absolutamente en nadie para que te mantenga, ni en un familiar ni en otro amigo. En nadie. Porque al principio así puede parecer y de hecho suceder, pero la vida me ha enseñado que las relaciones personales que se funden con relaciones comerciales no perduran y siempre pierde el que dependió.

            Tienes un talento que Dios te dio, al igual que a todos los seres humanos. Pero parte de la aventura diaria de vivir en nuestra experiencia humana es lanzarte a la búsqueda de ese talento, y una vez encontrado en sublime hallazgo, dedicar ese talento al servicio de los demás. Pienso que en esto consiste la más grande emoción por existir de la que tanto hablo. No te pierdas esta experiencia. Es ahí cuando se vive el paraíso aquí en la Tierra. No puedo ayudarte más. Te he mostrado varios caminos que te llevan a descubrir ese hallazgo, pero el exquisito momento de encontrarlo es privilegio único y exclusivo del que busca. Yo ya encontré el mío hace muchos, muchos años, y doy gracias a Dios por ello todos los días. Ahora te toca a ti. Lo que has aprendido con Nueva Conciencia ahora te compromete también; porque en etapas anteriores podías argüir ignorancia, pero luego de que se sabe ya no se pude esgrimir ningún argumento salvo el cinismo. Amigo mío, saber compromete. Madurar exige. Y ya no debes postergar más. Tú y yo ya hemos visto cómo pasa el tiempo, y más aún cuando todo el tiempo uno está extraordinariamente bien, y de esa manera no me podrás negar la estrepitosa velocidad con la que la gente envejecemos. Aunque brille imponente la juventud en ti, en segundos avanza la vida y se entra a otra etapa. Te invito a que no pierdas la emoción de cada una viviendo los compromisos que le corresponden.

            Sé que en cierta edad resulta prioritario la convivencia con los amigos y las salidas a los antros con sus interminables desveladas. Pero una cosa es vivirlo frecuentemente y otra es en forma ocasional como motivante experiencia generadora de un sano contraste cuando por otro lado la persona tiene un compromiso con una escuela, un trabajo o un proyecto de verdad. Recuerda que sólo en el contraste está el placer de una experiencia. Fíjate en esta ironía que ya una vez te dije: “El exquisito y profundo placer de descansar le está vedado al holgazán, por decisión propia”. Y es lógico, ya que solamente se puede descansar profunda e intensamente luego de que alguien se ha cansado en la misma proporción. Por eso, el que no hace nada, el que no se compromete con nada, no se cansa y así no conoce el verdadero descanso. Otro placer del que quizá te estés privando. Si las horas que pasas en cama, si a todas ellas tan sólo le quitaras una y la dedicaras a leer algo valioso, la perspectiva de la vida ya te habría cambiado. Leer es divino. Leer te dará conocimiento, y el conocimiento te invitará a la acción, y la acción generará los resultados que quieres.

            Por más que disfrutes estar con una persona, toda relación que no aporta mutuamente, se desgasta y pronto se esfuma. Te entiendo perfecto cuando me dices lo mucho que gozas estando con alguien (y me alegro porque lo estés y lo vivas), pero pregúntate luego de un tiempo de estar con ese alguien si no te empiezas a aburrir, o peor aún, si no empiezas a aburrir a la otra persona. ¿Cuál es tu tema de conversación? Ninguno. ¿Cuál es tu aportación a una plática? Ninguna. ¿Cuál es tu opinión para enriquecer el diálogo? Ninguna. Entonces, ¿cómo crecer ahí? Imposible. El crecimiento mutuo sólo se sucede en aportación valiosa de todas las partes involucradas. Sea así con la pareja, como con un grupo de amigos. Pero, ¿qué puedes aportar si no produces nada? ¿Qué puedes dar si no tienes ni interés por adquirir algo, ya sea conocimiento, dinero o talentos? Y como siempre se ha dicho, nadie puede dar lo que no tiene. Por ello mi invitación de hoy  a que te comprometas con una escuela, un trabajo o un proyecto de verdad. Sólo así empezarás a tener dentro de ti lo que muy pronto podrás compartir con los demás y hará enriquecedora la experiencia para todos.

            Si has tenido que cambiar de amigos y de ambiente, pues es enteramente lógico. Han cambiado tus intereses y con ello cambian los amigos. La amistad sólo la mantiene el interés común. Eso lo debes de entender tú y también tus amigos. Y si ellos no lo entienden, es respetable su postura. De hecho, el único que es menester que lo entienda eres tú. Ellos ya tendrán su propio trabajo que hacer en su muy particular desarrollo personal. Eso no debe ser algo de tu incumbencia. Te he dicho muchas veces que la superación personal es así, precisamente personal, personalísima. Todos hemos cambiado de círculo de amigos cuando nos atrevemos a crecer. Y sí, se quedan atrás los que no eligen crecer al mismo tiempo en que tú lo has elegido. Se extrañan las parrandas y las reuniones con aquellas pláticas banales. Pero créeme que con el tiempo y los nuevos intereses, uno se encuentra a un nuevo nivel de amigos, los del piso siguiente, y uno deja de extrañar a los anteriores, aquellas personas con las que ya no era posible el crecimiento. Ahí se sucede una sabia renuncia, de cuya sabiduría te enterarás con el tiempo y te darás cuenta de que fue lo mejor que pudiste haber hecho en aquel momento. Querido amigo, no puedes ascender si tu pie se enamora de un escalón y no quiere dejar su apoyo. Hay que dejar ir para avanzar. Pero solamente avanzarás cuando te comprometas con una escuela, un trabajo o un proyecto de verdad, es decir, con tu propia vida. De lo contrario, tu pie se quedará soldado al escalón. El escalón no tiene el más mínimo interés en ascender. El destino del escalón es estar quieto y ser pisado para apoyar e impulsar, pero no para acompañarte allá arriba. No confundas un escalón con compañía. No tengas miedo a esta solo en tu proceso de ascensión, porque de hecho la ascensión se sucede así. La ascensión no se sucede en bloque. Disfruta de ir avanzando tú sólo. No temas a la soledad, porque de hecho ahí, precisamente ahí en los momentos de soledad es donde surgen las ideas y la ilusión de avanzar, en soledad surgen los proyectos, en soledad puede prenderse la chispa de la creatividad, en soledad se sucede el óptimo momento para descubrir quién eres realmente. Con eso y más, no se le debe temer a la soledad. Irónicamente, si sigues avanzando, verás que en un futuro hasta la abrazarás y la procurarás con recelo por el delicioso crecimiento que se sucede en ella cuando se le comprende como sabia oportunidad. Y luego disfruta doblemente de compartir tu alegría de crecer con otros que han hecho lo mismo. Verás que bien se siente platicar con alguien así. Verás que bien se siente aportar, incluso verás que se siente mucho mejor que recibir.

            Te invito a que te conviertas en alguien más valioso aún de lo que ya eres. Y te extiendo esta invitación por el potencial que alcanzo a ver en ti, y no me equivoco. Créeme que de no haber sido así, no hubiera invertido mi tiempo en escribirte esta carta. Si aceptas mi invitación o no, es algo totalmente independiente de mí y sin que afecte lo más mínimo mi vida, pero te aseguro que sí afectará la tuya, que es la que importa en este texto. Espero que muy pronto estés viviendo tu propia… ¡Emoción por Existir! – Alejandro ArizA.

 

(Un joven amigo me pidió hace días un consejo y que se lo escribiera. Me di el tiempo y lo hice. Luego de que mi amigo lo leyó, me pidió que lo publicara aquí en mi página de Internet y hoy cumplo con ese otro deseo. Como él, pienso que le podrá servir a alguien más. Ese fue su argumento.)

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia