Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

Almas Gemelas. - Columnas

Sabía que llegaría el día en que debía escribir al respecto. Se me ha demostrado que aquí y ahora es el momento. Procuraré ser lo más breve y conciso que pueda abordando un tema tan interesante y extenso. Sin embargo, como siempre, procuraré no entrometerme cuando descubro que muchas veces ya no soy yo quien escribe. Pero me alegro que se me use para compartir lo que a muchos de mis lectores les interesa. He sentido que debo escribir esta columna especificando primero los hechos, como señales innegables, que me motivaron para empezar a escribirla y luego desarrollar el tema, para que al final comparta mis conclusiones. Aquí voy.

7 hechos como señales.

1)      En los más recientes años de mi vida se me ha preguntado mucho acerca del tema de “Almas Gemelas”. Quizá porque muy frecuentemente nombro a la mía en mis publicaciones y conferencias, quizá porque hay gente que nos conoce y ha sentido lo que es estar cerca de nosotros. Hay curiosidad, misma que hoy entiendo tan manifiesta alrededor.

2)      Sin embargo, me ha llamado poderosamente la atención que en los últimos 18 días, he recibido la mayor parte de correos electrónicos de gente que me escribe de todos lados de la República Mexicana y otros países como Canadá, Estados Unidos, Venezuela, Argentina y España, todos, absolutamente todos, cuestionándome sobre lo mismo: cómo identificar a un alma gemela, qué es un alma gemela, quién es mi alma gemela y preguntas afines. Fue tan evidente el incremento de las mismas preguntas en estos últimos días que se lo comenté a mi alma gemela como una señal que estaba recibiendo sin duda.

3)      Hace 3 o 4 días, en uno de nuestros diarios y exquisitos momentos de conversación profunda, le dije a mi alma gemela: “Adriana, ¿sabes algo? Estoy seguro que muy pronto escribiré acerca de Almas Gemelas. Lo siento. Percibo que se acerca el momento. No sé cuando, pero será pronto”. “Ya hazlo Ariza, urge. A mí ya me encantaría leer eso de ti.” –me dijo.

4)      El día de hoy, tan solo hace unas cuantas horas, me encontraba comiendo con unas amigas y mi alma gemela. Una de ellas, es una amiga a la que quiero muchísimo como persona y admiro grandemente como artista, Bianca Marroquín. Ella y yo hemos entablado comunicación diariamente durante toda esta semana para encontrar un tiempo de nuestras agendas y poder vernos, ya que ella está aquí en México sólo por unos días de vacaciones. Durante toda la semana no pudimos casar tiempos y nos fue imposible vernos, hasta hoy a la hora de la comida. El tema central de nuestro convivio, sin planearlo en absoluto (por lo menos nosotros) fue el de Almas Gemelas, aderezando el tema con otros como el placer y gozo de la unión con el Todo en momentos de inspiración, cómo ascender a otros estados de conciencia, cómo sana naturalmente una persona incrementando su frecuencia vibratoria, cómo todos tenemos el poder de sanación para los demás y para nosotros mismos; los temas empezaron a surgir con la confianza que generó también al principio la otra amiga, Dulce (que por cierto, es un nombre muy simbólico para comer con) al comentarnos historias personales de gran trascendencia espiritual, sin embargo, Bianca, sin saberlo, abrió la puerta del tema central confesándonos una experiencia personal con una amiga de la infancia a la que hoy sin duda alguna reconoce como su Alma Gemela. Más intensamente hacia el final de nuestra comida, se nos cuestionó a Adriana y a mí acerca de lo que significa un Alma Gemela ya que mis invitadas sabían de nosotros. Se extendió la comida apasionantemente hablando de ello. Recuerdo perfecto que en un momento de nuestra exquisita comida, tanto física como espiritual, les comenté a todas en tono de afirmación categórica: “¿Saben? He decidido que este fin de semana me voy a encerrar a escribir, por fin, acerca de Almas Gemelas”. Me conminaron a hacerlo.

5)      Al final, siendo puras mujeres quienes comieron conmigo, como todo un caballero (por lo menos le intento), les dije que yo pagaría la cuenta. Y en verdad, siempre ha sido un placer para mí, desde siempre, invitar la comida a mis convidados. Sin embargo, al sacar mi cartera para pagar, “estaba salida” una de mis tarjetas que nunca uso, está muy escondida y por lo mismo nunca la veo, de hecho ni sabía que la traía. El borde de la tarjeta me llamó la atención y decidí pagar con ella. Se trataba de una tarjeta de puntos-recompensa. El cargo fue autorizado con esa cuenta y de esa forma nadie pagó ni un centavo. Recuerdo que le dije a mi alma gemela que esa singular comida nos la había invitado alguien de más arriba. Y es que en verdad, hubo celebración por los hallazgos compartidos en la mesa. El nivel de conversación y de verdades generó fiesta en la dimensión desde donde se nos observa y me estremecí cuando también yo fui invitado por la Vida. Una y otra vez, si te quieres dar cuenta, te percatas que nadas en abundancia.

6)      Al salir del restaurante y dirigirme a mi casa, pensé en llegar a descansar (no sé de qué si ni cansado estaba) y sentarme a leer un delicioso libro. Pero al entrar, “algo” me hizo prender mi laptop y revisar mi correo. Una parte de mí me decía: “No lo abras, te vas a quedar horas respondiendo. Mejor descansa que ese era tu plan”. Pero otra parte de mí, más fuerte –mi intuición- me convenció para revisar mi correo y recibí hoy viernes 19 el siguiente correo por parte de un amigo, Juan, a quien le tengo en gran estima:

Hola Alejandro:

Recibí este email de una amiga (Hinde) y hace referencia al día de hoy como especial según el Cabala, como día de unión de las almas gemelas....saludos, abrazos y besos... por las almas gemelas.

Y este es el texto:

"Este próximo viernes 19 de agosto en la noche inicia en el calendario hebreo el día de las almas gemelas, conocido en Cabala como "tu be av". Este día es el único día al año donde el mes regido por el sol, con el signo zodiacal leo, se encuentra en la luna llena.
El sol representa la energía masculina y el dar , mientras que la luna representa la femenina y el recibir. Este evento astrológico nos permite el encuentro entre masculino y femenino, yin y yang,  y es una oportunidad para conectarse con  esa alma gemela que tanto buscamos en nuestra vida.

Conéctense ya sea en oración o meditación y pidamos todos para el encuentro con nuestra alma gemela, o bien para reforzar o transformar nuestra relación de pareja en alma gemela”.

7)      Me quedé atónito con la señal. En ese momento tomé mi celular y llamé a mi amigo para agradecerle el correo y comentarle parte de la magia. Al contestar se sorprendió grandemente, y me dijo: “Alejandro, en este preciso momento voy en mi auto y ahora mismo, en este instante, venía pensando en llegar a mi casa y revisar mi correo sólo para ver si recibiste lo que te envié. Quería saber”. “Pues te lo estoy diciendo en el preciso momento en que pensaste que querías saber, y personalmente. Tú bien sabes de la fuerza del pensamiento. ¿Querías saber algo? Pues aquí y ahora está tu respuesta” –le dije. Y sí, cada vez esto le está sucediendo a más y más personas con Nueva Conciencia. El tiempo que pasa entre la aparición de un pensamiento y su manifestación real en esta dimensión cada vez se acorta más hasta llegar en algunos casos a ser inmediato.

            No fue muy difícil percatarme de que las señales eran más que claras para sentarme a escribir ahora. Llegó el momento. No hacerlo sería necedad, dramático oprobio. Mi signo zodiacal es leo, hoy luna llena (me acabo de enterar de esto) tengo planeada una reunión a media noche en mi casa con amistades solo para hablar del espíritu y ver una película cuyo tema central es física cuántica y Dios. Por supuesto mi alma gemela está invitadísima a esta reunión. Los insistentes correos de los últimos días, la comida que solo pudo ser hoy, los temas tratados en ella, mi afirmación, la invitación que la Vida nos hizo para comer y celebrar, el correo de mi amigo con un mensaje tan directo, la fecha, tú, yo, aquí y ahora. ¿Coincidencias? No creo. Imposible. No existen las coincidencias. Fueron hermosos momentos de sincronía perfecta (que es pleonasmo) para empezar a desarrollar el tema de…

Almas Gemelas.

Un alma gemela es tu propio espíritu identificado en otra persona. De esa forma, el mismo espíritu, la misma alma, en algún momento de su evolución y precisamente para su perfeccionamiento, decidió y fue decidida para habitar en dos cuerpos y hacer que durante la ilusión del tiempo lineal, cuando estos cuerpos se encuentren y reencuentren, sientan perfecto cómo se trata del mismo espíritu siempre, fundamentalmente para darse ayuda a conocerse y conocer y para compartir de los hallazgos. Aquí la ayuda es plena, amorosa, total y desinteresada durante todo el tiempo que esté marcado en la evolución de ese ser, así como experimentar la dicha del más puro, enriquecedor y verdadero hecho de compartir. Este tiempo de ayuda para conocer y compartir puede ser por muchas y muchas vidas, cientos de ciclos terrestres. De hecho, cada vez que hablo de almas gemelas, me gusta hacer alusión a la palabra “gemelo” desde el punto de vista de la carpintería, donde se hace alusión a un madero que se empalma a otro para darle más resistencia. Pienso que en carpintería hay más comprensión de lo “gemelo” de un alma gemela que en otras áreas.

            La capacidad para darse cuenta de este encuentro, es decir, la forma para encontrar a tu alma gemela, dependerá de la propia decisión personal de cada persona para irse desprendiendo de las capas de falsa identidad que les cubre (su ego) y así manifestar más su espíritu para que de esa forma, sin buscar, sino como hermosa consecuencia de vivir cada vez más momentos en contacto con su verdadero ser –su espíritu- casi a manera de premio vital, se encuentren con su alma gemela. He desarrollado la idea de que este encuentro es tan sublime, único y hermoso, que por ello en cada vida se nos da la oportunidad de jugar los juegos del ego y optar, ejerciendo el don humano de elegir, por desprenderse de dicho ego en cada ciclo para experimentar la dicha del reencuentro en cada vida, haciéndola así tremendamente atractiva. Y precisamente al mismo tiempo, esta es la razón por la que muy pocas personas han encontrado a su alma gemela: se han identificado tanto con su ego y actúan tan intensamente desde ese poder de identidad que, precisamente es su ego lo que les estorba poderosamente para ver, para descubrir, para encontrar-se. Para más claridad conceptual de nuestra dualidad como humanos en las diferencias entre nuestro ego y nuestro espíritu, refiérete a mi libro El verdadero éxito en la vida, más allá del ego, donde he podido publicar todo un extenso estudio del tema.

            En pedagogía tengo entendido que existe una teoría que facilita la deducción de lo que es, partiendo de lo que no es. De esa forma, primero enunciaré brevemente…

Lo que no es una relación de Almas Gemelas:

-         No es una relación necesariamente romántica. De hecho, no suele serlo. Aquí no hay romance, hay algo que lo rebasa.

-         No es exclusiva entre hombres y mujeres. En diferentes vidas puede ser entre mismos o diferentes géneros. Dependerá de lo que deban aprender para que se decidan y sean decididas en habitar cuerpos de determinados géneros.

-         No es una relación que se deba buscar. De hecho no se busca, simplemente se encuentra.

-         No es una relación cuyos parámetros de comportamiento se puedan entender o designar por medio de los nombramientos o etiquetas sociales conocidos. En la basta sociedad común, sustentada en el ego con sus tipos de relación legales o formales, no existen las palabras para designar a estas relaciones. No son amigos, no son amantes, no son concubinos, no son novios, no son matrimonio, no son pareja. Son Almas Gemelas.

-         No son relaciones donde exista ningún tipo de control. Toda relación humana que no sea Almas Gemelas, en mayor o menor grado sostienen un tipo de control. Al ego le encanta controlar la vida de otros. Las Almas Gemelas no tienen el más mínimo interés en controlar nada de la otra persona.

-         En Almas Gemelas no se compite nunca, por nada, ni por familias, ni por posición social, ni por estatus ni por logros (a diferencia de lo que pasa en otras relaciones humanas).

-         No necesitan determinado tiempo o espacio para saber que están en contacto. Las Almas Gemelas no se ven limitadas únicamente al espacio físico o temporal para comunicarse. Aunque lo pueden preferir en algún momento dado, no les es cuestión indispensable para sentirse unidos.

-         No es una relación que fácilmente se pueda disolver. De hecho, una vez que encuentras a tu alma gemela, es indisoluble en su máximo grado, incluso luego de las pruebas de separación que en cualquier otra relación terminaría con el nexo. Aquí lo único que los separa a nivel corpóreo, momentáneamente, es la muerte.

Ahora bien, qué quedaría luego de lo anterior. Pues lo que es, lo que verdaderamente es la relación de Almas Gemelas. Bajo mi experiencia, y expresándome desde el estado de conciencia que he alcanzado hasta hoy, puedo decir…

Lo que es una relación de Almas Gemelas:

-         Es una relación de dos personas donde ambas encuentran su propia alma en sí mismas y en el otro u otra al mismo tiempo. El hallazgo marca la vida como una referencia difícil de explicar a quien no la ha vivido.

-         Al principio es una relación donde frente a un desconocido como persona, descubres que su alma o espíritu te es perfectamente conocido. Te sientes a ti mismo en esa persona. La confianza se sucede en automático. Hay una franca e innegable sensación de ya haber conocido a esa persona, a ese perfecto desconocido. La atracción no es de cuerpos, el enamoramiento no es de la forma de ser, ambos, atracción y enamoramiento son del alma.

-         Es una relación donde la sorpresa suele sucederse al descubrir que ambos tienen los mismos gustos. Exactamente los mismos, tanto en comida como en colores, ropa, destinos para viajar, etc.

-         Es la perfecta compañía. Perfecta.

-         Suele ser la única compañía que se siente como necesaria y al mismo tiempo no serlo. Esta paradoja sólo se sucede en Almas Gemelas porque uno es el otro al mismo tiempo que uno es uno mismo y así se puede necesitar y no, del otro. Todos los demás tipos de relación se pueden preferir en algún momento para deleite de los sentidos del cuerpo o para subsanar la conciencia, pero ninguna es necesaria para el alma salvo esta.

-         Es la relación con quien se experimenta el más puro amor que rebasa toda necesidad corpórea o necesidad alguna, alcanzando y disfrutando juntos varios momentos de plenitud de vida. Aquí hay un amor que es el pasaporte a un misterio.

-         Es la relación donde la colaboración es su más automático proceder. Nunca compiten por nada, colaboran en todo lo que puedan para ayudar al otro a crecer. Almas Gemelas siempre se están regalando cosas, no solo en fechas marcadas como ideales para ello (cumpleaños, navidad, etc.), sino todo el año, todo el tiempo, para colaborar en el crecimiento del otro. De hecho, lo que uno compra para sí mismo casi siempre lo pide doble, para darle otro igual a su alma gemela.

-         El primer pensamiento de un alma gemela cuando se encuentra en un momento de gozo es: ¡Cómo me gustaría que mi alma gemela estuviera aquí conmigo para disfrutar más estando juntos! Me hace mucha falta para que este gran gozo sea total". No se suele pensar en nadie más en esta tesitura. Eso pasa estando de viaje, comiendo un exquisito platillo, escuchando algún conciernto inolvidable o apreciando alguna sublime obra de arte. Tal vez por esto se disfrute tanto leer juntos.

-         Es una relación donde la comunicación casi no es razonada, sino intuida. De hecho, si intentan entender razonando mucho de lo que viven, no lo alcanzan a comprender. Si dejan de razonar, abren su intuición y comprenden por medio de ella que todo así debía suceder. Por ello es una relación que ellos intuyen así debe ser, y que al mismo tiempo los demás no entienden. Los demás razonan, ellos intuyen.

-         Es una relación donde el poder de la presencia física o mental es tremendo, al grado que en muchas ocasiones no hay que decirse nada, sino solo estar, sino solo verse o incluso más allá: solo pensarse; solo saber que el otro está cerca, quizá basta saber que está en la ciudad o en el país. Con eso basta para sentirse bien.

-         Es una relación donde uno siente lo que siente el otro, tanto cuando comentan y comparten los hechos que les sucedieron… como si no. Suele existir paraempatía, es decir, lo que siente uno en su cuerpo físico, el otro lo puede llegar a sentir también y al mismo tiempo en el suyo aunque esté del otro lado del mundo.

-         Es una relación donde hay un profundo y sostenido interés por la vida del otro, donde llegan a descubrir que uno de sus más preciados e invaluables tesoros es la amorosa atención que se brindan constantemente. Se escuchan como con nadie. Se ponen atención como con nadie. Se interesan en la vida del otro como nadie lo hace con ellos. Y solo se interesan en saber por el placer de saber, y la información que recaba uno del otro nunca es con el más mínimo interés de controlar o dominar nada.

-         Las facultades de telepatía, paraempatía, clariaudiencia y percepciones extrasensoriales en general, se ven francamente incrementadas en su posibilidad de suceder entre Almas Gemelas.

En general, esto fue lo que vino a mi mente y corazón para esbozarte lo que es y lo que no es un Alma Gemela. Quizá te sirva como guía para confirmación del encuentro que puedas tener.

            Una de las preguntas que más comúnmente he recibido es cuando la gente me cuestiona acerca de si su esposa, esposo, novio o novia puede ser su alma gemela. Mi respuesta es sí. Puede ser. Un alma gemela puede ocupar también un rol más conocido en la sociedad y con ello sus comportamientos clásicos pero sin conflictos; en cambio, un rol conocido en la sociedad (esposo-a, novio-a, pareja) no siempre es un alma gemela, de hecho, las menos de las veces sucede así.

            Vida sexual entre almas gemelas claro que se puede suceder, sobre todo cuando existe el empalme de alma gemela y noviazgo o esposo(a). Pero en almas gemelas puras, no hay necesidad imperiosa de actividad sexual, y si la hay –evento en extremo extraño- descubren que en el sexo no hay ningún compromiso. En las relaciones de pareja convencionales (donde no hay almas gemelas), se suele genitalizar la fidelidad y se vive en la debilitante creencia de la posesión del otro. En las ocasionales relaciones sexuales entre almas gemelas, descubren que la única fidelidad auténtica reside en el alma y el compromiso no es un objetivo sino una consecuencia de tal. De hecho, estos temas sexuales pocas veces revisten importancia alguna para almas gemelas porque el cuerpo y el deseo no son parámetros de prioridad ninguna entre ellos.

            A nivel individual, se puede dar el caso de que cada alma gemela pueda tener una relación social o sexual con otra persona. Cada una de las almas gemelas puede tener por su lado a alguien con quien estar casado o casada, tener pareja, novio o novia, o grandes amigos. Aquí el "problema" (fundamentalmente en tiempos) es para la pareja, ya que la relación entre almas gemelas es imposible de competir, inalcanzable para todo tipo de relación otra. Con el tiempo, la pareja se da cuenta y descubre que no tiene otra opción más que aceptar un amor al principio incomprensible pero que a fin de cuentas, y como magia, también le beneficia energéticamente por convivir tan de cerca con alguien de una frecuencia vibratoria tan alta. Esto demandará un forzado incremento en el estado de conciencia de la pareja, sucederá una invitación que la Vida le hace para evolucionar y logre alcanzar a ver la unión, misma que de no lograrse, la pareja tiende a desaparecer sin más. Por su lado, las almas gemelas no tienen el más mínimo reparo en aceptar la coexistencia de alguna otra posible relación del otro, ya que en almas gemelas no existe ni el más nimio atisbo de celos. Eso solo se sucede en cualquier otra relación humana, en almas gemelas no existe. Incluso, en almas gemelas suele haber alegría y emoción compartidas por la aventura del otro.

            Con mi alma gemela, una de las experiencias de la vida cotidiana más emocionantes es la franca e inusitada frecuencia con que uno acaba las frases del otro. Esto, en plena conversación sucediendo constantemente, es extasiante. Es increíble el grado de conocimiento que uno tenemos del otro y la divina confirmación del mismo estado de conciencia compartido para alcanzar a observar lo mismo y querelo expresar, para que se suceda constantemente esto. Es difícil para mí expresar en palabras lo que llego a sentir cuando volteo a decirle algo a mi alma gemela y en ese mismo momento ella voltea y me dice exactamente lo mismo o cuando más usando sinónimos. Este giro de cabezas, encuentro de miradas y expresiones identicas en mismos tiempos, es fenómeno único de indescriptible emoción. La sorpresa de lo que ibamos a comentar por separado se ve rebasada por el impacto de sentirlo y enunciarlo al mismo tiempo.

            No me dejo de asombrar que muchas veces uno le pregunta al otro algo acerca de un tema que sí le sucedió al otro pero que éste no lo había comunicado… verbalmente. Recuerdo un ejemplo donde hace muchos meses, iba en el auto con mi alma gemela y en determinado momento de su discurso, la interrumpí preguntándole a dónde se habían ido de viaje sus papás. Ella me respondió, pero luego de unos momentos me dijo: “Ariza, pero yo nunca te había platicado que mis papás se fueron de viaje apenas ayer”. Yo lo sabía. ¿Cómo? No sé. Simplemente lo sabía. En una relación de Almas Gemelas, la intuición es una poderosa forma de comunicación. Uno sabe la vida del otro. Y una de las más interesantes vías de información para que uno sepa la vida del otro, son los sueños de alguno.

            En Almas Gemelas, lo que uno sueña suele ser lo que el otro vivió en verdad. Hace tiempo me encontraba en la ciudad de Cancún y pasé al centro comercial “La Isla”. Me encontré con un reloj que me gustó prácticamente todo él. Lo único que no me gustó fue su precio. Era carísimo. No lo compré pero me quedé con las ganas. Como siempre que dudo en algo, le suelo preguntar su opinión a mi alma gemela ya que he notado que siempre tiene la razón. A ella le pasa igual. Como si uno tuviera un paso adelante en la sabiduría para informar al otro y así juntos ascender. Bueno, en fin, le hablé al día siguiente para platicarle del reloj, de lo que me gustó y tal, cuando súbitamente ella me interrumpe y me dice: “¡Ariza! ¡Anoche te soñé perfecto comprando un reloj! Por favor pregúntale aquí a mi amiga a quien le acabo de platicar mi sueño, confírmalo”. Me fui de inmediato a comprar el reloj. Una de las cosas más impresionantes de esta anécdota fue cuando Adriana me describió el reloj que soñó. Eran las mismas características del que vi. Incluso ahora que recordé el evento, no deja de sorprenderme. En otra ocasión, Adriana me platicó que me había soñado conociendo a un joven y lo describió. La noche anterior, vino a mi casa un joven exactamente con esas características.

            En Almas Gemelas, puede sucederse un mismo sueño soñado por ambos la misma noche. Hace pocos días amanecí con dolor de colmillos, porque soñé que se me caían. Y al amanecer le dije a mi alma gemela mi sueño. Se quedó boquiabierta cuando me dijo que ella había soñado lo mismo! Empezamos a confesarnos el orden en que se nos caían los colmillos y cuáles fueron exactamente. Eran los mismos en uno y en otro. Es tan apasionante platicar experiencias así y quedarse impresionados al mismo tiemo que sintiendo un amor difícil de describir en este tipo de conversaciones.

            En Almas Gemelas sientes lo mismo que el otro siente en ocasiones significativas en la vida de uno u otro. Recuerdo que el año pasado fue mi más espantoso cumpleaños, de hecho el único en toda mi vida así de mal. La causa: la gente con la que me junté en aquella época. Al día siguiente de mi cumpleaños, uno de los peores días de mi vida, me sentía tremendamente debilitado, tanto física como emocionalmente. Mi alma gemela se sentía exactamente igual. Me dolía la cabeza en determinada área. A ella igual. Y al estar juntos abrazados toda la noche, la sensación de asombro ante lo vivido se fue transformando en gran fuerza por sabernos siempre unidos incluso frente a una desgracia. Esa fuerza es difícil de describir, pero sucede con tal poder, que la capacidad para soportar y acometer surge de la unión. Toda desdicha, vivida por uno, la siente el otro, y toda la fuerza que uno necesita, la brinda el otro por el hecho de ser y estar juntos. De esto no sé explicarte más, simplemente sucede en condiciones difíciles de llevar a la palabra escrita.

            Algo que tampoco me deja de asombrar es cuando amanece un día, realizo alguna actividad extraordinaria y muy personal, y al final hablo con mi alma gemela empezando con una pregunta: “¿Qué crees?”. La pregunta es en extremo amplia y con una miríada de posibles respuestas. En el momento mi alma gemela me responde a la pregunta precisamente con lo que hice, con lo que sucedió. ¡¿Cómo lo pudo saber?! Ni siquiera pude jugar con las palabras para que fuera adivinando. Lo supo desde siempre. Lo mismo me ha pasado a mí cuando ella empieza con esa pregunta. Es un impulso lleno del conocimiento del otro.

            Dirijo mi mano para tomar el celular o el teléfono y al marcar no entra bien la llamada o no escucho el tono de línea, y esto sucede porque en ese preciso momento ella estaba llamando y entró su llamada ahí mismo. Esto cuando te sucede ocasionalmente con otras personas lo entiendo perfecto como la fuerza del pensamiento en plena acción, pero cuando te sucede de 5 a 7 veces al día, varios días, solo con ella, confirmas que es un ejemplo de conexión innegable y sublime con tu alma gemela. Con frecuencia, estando de viaje o no, al escribir un mensaje de texto en mi celular para mi alma gemela, a la mitad del texto se interrumpe el espacio para continuar escribiéndolo con una señal sonora y gráfica de estar recibiendo mensaje de texto, precisamente uno que ella me envía. Nos estábamos escribiendo el uno al otro exactamente al mismo tiempo. Pensando uno en el otro con deseos de comunicarse usando la mísma vía en el mismo momento aun estando en países o ciudades distintas y sin quedar de acuerdo previamente en comunicarnos. La conexión es hermosa y cautivadora. No me queda más que asombrarme y luego reírme de la alegría en esos momentos.

            Con tu alma gemela, estando juntos, sientes que perteneces a otro lugar que aquel donde estás. Eso siempre caracteriza a los diálogos entre almas gemelas, la sorpresa de encontrarse en un lugar donde todos los demás parecen estar tan acoplados y ellos no del todo. Entran a una burbuja que solo ellos sienten y nadie ve, aunque así también nadie puede entrar. Estando juntos, tu alma gemela y tu, el lugar lo hacen suyo pero no por estar ahí, sino por ser quienes son. Eso pasa sentados en un parque, hospedados en un hotel, comiendo en algún restaurante o caminando por alguna calle.

            En Almas Gemelas, todo parece indicar que uno sabe lo que el otro necesita conocer para ascender juntos al siguiente nivel. Desde siempre me ha fascinado que los libros que le regalo a mi alma gemela, son exactamente del tema que ella, sin decírmelo previamente, quería saber. Cuando ella me comenta algún conocimiento que acaba de adquirir, se trataba del que yo quería saber en esos días. Este apoyo mutuo de sabiduría es fehaciente. Sucede que ella conoce a un chamán y viene a comentarme sus hallazgos. Al momento de platicarme, le enseño el libro que estaba leyendo esa noche y trata del mismo tema, pero me aclara las dudas que yo tuve al terminar el libro. Esto es algo también difícil de expresar en palabras aquí. En Almas Gemelas, la sincronía rebasa los límites del asombro, hay éxtasis en compartir conocimiento, el que precisamente uno necesitaba se lo dice el otro.

            En Almas Gemelas, el triunfo de uno es la sensación de éxito en el otro. Compartes tus triunfos como con absolutamente nadie más lo puedes hacer. Ambos lloramos de la emoción cuando estalla la pasión del éxito en alguno de los dos. Festejamos y celebramos la vida del otro sintiéndola francamente nuestra. La capacidad de asombro se incrementa estando juntos. El júbilo atrapa y cautiva a los dos por igual.

            En Almas Gemelas se vive la fuerza de confesar amorosamente la verdad el uno al otro. Esto quizá tarde tiempo, el mismo tiempo que uno de los dos, o los dos, tarden en desprenderse cada vez más de su ego con su característica conciencia de separación. La unión de almas gemelas elimina toda separación y su ser interior se abre de un modo extraordinario. Es la unión a través de la verdad pura la que hace que el superlativo de “juntos” sucedido en Almas Gemelas sea “dentro”. Cuando puedes verte a ti mismo en total verdad gracias al apoyo de tu alma gemela, se sucede una gran liberación.

Mis conclusiones.

Con tu alma gemela alcanzas a descubrir que los lazos del verdadero amor perduran más allá de lo imaginable.

            Encontrar a tu alma gemela es como saberte un unicornio y frente a una gigantesca cuadrilla de caballos alcanzas a ver a otro único unicornio y disfrutas de llegar a él y, emocionados, rozan uno a otro sus cuernos, algo que nunca se podrá hacer con ningún otro caballo, ni con un pura sangre ni con el más hermoso corcel.

           Aquel que encuentre a su alma gemela, notará que su amor existe más allá de los rostros, las máscaras o los cuerpos. Este amor se encuentra no se busca. Y se encuentra sólo en el momento y lugar que deba suceder. Ni antes ni después.

            Caminando la vida con tu alma gemela, no importan los mapas para encontrar el camino adecuado, sino más bien descubres que escuchando, sintiendo e intuyendo, es como se encuentra el camino correcto para cada uno, de la vida en turno. Algo relativamente característico de las demás relaciones humanas convencionales es que caminan con el miedo de perderse uno al otro. En cambio, las almas gemelas caminan con la siempre ilusión de encontrarse una y otra vez, cada ocasión conociendo más de sí mismos y con la sorpresa de siempre descubrir más de ellos mismos. Con tu alma gemela puedes dialogar durante horas y horas todos los días, y jamás se terminan los interesantes temas de conversación porque se comparten desde su alma, fuente inagotable del ser. Estas largas e intensas horas de hermoso diálogo resulta incomprensible, y a momentos inadmisible e imprudente, por los demás personas que desgraciadamente no conocen la dicha de un alma gemela. Esto, a su vez, es algo que les tiene sin el más mínimo pendiente a las almas gemelas.

            En las relaciones de pareja convencionales de todo tipo, se suele hacer un distingo en la sociedad: las personas exitosas y las mediocres o los triunfadores y los fracasados. En Almas Gemelas, solo existiría una distinción: los enamorados de la vida y los demás. Las relaciones de pareja convencionales de todo tipo pueden llegar a sentir el amor e incluso muy intensamente. Las Almas Gemelas se convierten en el amor.

            Viviendo con tu alma gemela hay un marcado incremento en la frecuencia vibratoria de ambos, a tal grado, que la frecuencia vibratoria propia de los problemas en general, no suceden nunca entre ellos. Para las almas gemelas, lo normal es estar bien, todo el tiempo. Uno en la presencia del otro, siente paz. Uno en la presencia del otro, genera salud. Uno en la presencia del otro, inspira seguridad. Como alma gemela, con el tiempo aprendes que si se libera a una persona de todo lo que le crea problemas, lo que queda es su alma.

            Todos tenemos una semilla de divinidad que suele permanecer enterrada por mucho tiempo, hasta que una luz invisible la alcanza y le hace germinar. Esa luz, puede ser el amor de tu alma gemela. Y cuando ambas semillas florecen y dan sus frutos, sabiendo ahí quién eres y por qué vives, saboreas diariamente la manifestación de Dios, entras en contacto con esa parte de sí mismo donde se halla la Fuerza, generando una indescriptible y compartida… ¡Emoción por Existir! – Alejandro ArizA.

Pd: Adis…, todo esto es por ti. Al fin salió a la luz un poco de lo que vivimos en nuestros fragmentos de alma compartida. Sólo tú sabes lo que esta columna significa en su justa dimensión.

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia