Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

Podemos cambiar el mundo. - Columnas

“Nunca pongas en duda que un pequeño grupo de ciudadanos preocupados y comprometidos con su tiempo, puedan cambiar al mundo porque, de hecho, es lo único que lo ha cambiado”. Esas son las palabras de Margaret Mead, afamada antropóloga del siglo XX, y quizá una de las personalidades más sensibles hacia el estudio de otras culturas, siendo también la primera antropóloga en estudiar la educación y la crianza de niños en distintas culturas, así como la primera en incluir a la mujer en estos conocimientos. Por ello y más, cité la frase de la Dra. Mead como epígrafe de esta nota y que hace años también usé para abrir el quinto capítulo de mi primer libro, Nueva Conciencia. Y es que una vez más se me ha oprimido el corazón ante las noticias del mundo, como el reciente ataque terrorista en Londres. Ahora mismo me encuentro de viaje, pero no pude evitar escribir algo con la única intención de inspirar amor, que insisto, es la única solución para lo que estamos viviendo como humanidad.

            Mi corazón me ha dicho que hoy es buen momento para compartirte lo que escribí hace años y que hoy siento tan actual..., parte del último capítulo de mi libro Nueva Conciencia. Con amor, te lo muestro aquí, con algunas reflexiones intercaladas que he incluido mientras yo también lo leía.

            De igual manera en que tu estilo de vida es un fiel reflejo de tu estado mental, el estado en que se encuentra el mundo es un reflejo de nuestro estado mental colectivo. Actuamos según lo que pensamos, tanto a nivel individuo como a nivel comunidad. Si llegamos a comprender cabalmente esto, entonces estaremos motivados a crear un mundo mejor para todos lo que habitamos en él.

            Cada uno de nosotros tiene una gran responsabilidad para con la humanidad por el simple hecho de haber nacido. Por algo estamos aquí. Ten la plena certeza que para alguna misión específica hemos nacido. El desafío consiste en encontrar ese para qué, esa misión existencial que todo ser humano tiene, aunque hoy sin duda, a fin de cuentas toda misión termina en la más última y verdadera: amar y ser amados, o lo que sería el hermoso fenómeno de convertirnos todos en la fuerza del amor, volver a nuestra esencia, reconectar con la Fuente, redescubrir a Dios dentro de cada uno de nosotros; todo esto significa lo mismo. Si llegas a encontrar el pleno sentido de tu vida de esta forma, automáticamente ingresarás al selecto grupo de seres humanos que logran ¡emocionarse por existir!, al tiempo que también emocionas a los demás y así los convences de que vale la pena vivir.

            Cabe aclarar que aunque esto se percibe como algo mágico y muy bello (en realidad lo es), implica el gran reto de encontrar el sentido de nuestras vidas; pero, como dice el Dr. Victor Frankl, el gran problema consiste en que uno mismo lo debe encontrar; nadie te dirá cuál es el sentido de tu vida, nadie te revelará cómo justificar tu existir; Tú solo debes encontrarlo, y esto resulta muy difícil para la gran mayoría de las personas siendo ésta la razón por la que abortan la búsqueda. No podrías elegir nada más dañino para tu propia vida que abortar esta divina búsqueda.

            No creo que podamos seguir tripulando nuestra nave llamada “Tierra” por mucho tiempo si no nos damos cuenta de que es una sola nave con un destino común. Mira, en el pasado, y durante muchos años, se nos enseñó que cada quien debería preocuparse por sí mismo y por nadie más. De hecho, ese modelo educativo funcionó para un número suficiente de personas al grado de que pareciera bueno. Pero el tiempo ha cambiado. Hemos evolucionado y la vida nos ha enseñado que las fronteras empiezan a funcionar como tipología del pasado, como una función que actualmente no opera para bien, y en su mayoría de las veces sólo limita el crecimiento del ser humano. Uno de los aspectos más innegables del mundo moderno es el carácter masivo, generalizado, de muchos cambios. Hace tiempo que la noción de “globalización de los mercados” se convirtió en una frase hecha, pero no por eso menos cierta. En la historia nunca habían existido tantos y tan poderosos mecanismos para persuadir a las grandes masas en tan gran escala. Eso ha podido significar que la gente compre más bebidas de cola, ropa de determinada marca, que se “alimente” con cierto tipo específico de comida rápida, etc. Pero también puede suponer cambios masivos y positivos en las actitudes en todo el mundo. En gran parte depende de quién sea la persona que persuade y de los motivos que tenga. ¿Te imaginas que tú puedas ser esa persona?, ¿Alguna vez has pensado en que tu conducta puede llegar a influenciar tanto a un grupo determinado de personas, de tal manera que sientas la enorme responsabilidad de ser quien eres? Pues créeme que esa es gran parte de la responsabilidad que adquieres al saber lo que hasta ahora hemos recorrido juntos en Nueva Conciencia. Estoy seguro de que tú (si has leído, aprendido y llevado a la acción mucho de lo que comparto en ésta página de Internet) no eres el mismo que antes. Y ¡qué bueno! Si has percibido una necesidad de cambiar algo en tu vida, te insto a que inicies ese cambio cuanto antes. Sabemos que la necesidad es uno de los mejores motivadores en la vida. Cuando realmente necesitamos algo, ¿qué somos capaces de hacer? Todo lo imaginable. ¿Recuerdas cuando necesitaste pagar la deuda que tenías?, ¿Te acuerdas de ese momento cuando no te iban a esperar ni un día más? ¿Qué hiciste? Te puedo garantizar que llegaste a hacer lo que en otra circunstancia (en la que no tuvieras tanta necesidad) no hubieras hecho. Entonces, créate la necesidad de crecer como persona, la divina necesidad de amar, siente el enorme compromiso que tienes por el simple y poderoso hecho de existir, ¡dimensiona la gran necesidad de descubrir el sentido de tu vida y emprende la acción amando así!

            Sin la menor duda, nos hallamos en una etapa en la humanidad donde cada vez hay más invitaciones para evolucionar espiritualmente. Y no, no me refiero a una cuestión meramente religiosa, con cierta tendencia o temática de moralidad o discriminación alguna. No, en absoluto. Simplemente tengo el gran interés de compartir contigo ciertas reflexiones que nos demuestran que  precisamente en esta época de la historia se está presentando un gran momento de evolución y crecimiento del ser humano en el terreno de su espiritualidad, donde no hay discriminación de ningún tipo, de ninguno en absoluto. La invitación está más que abierta en esta página.

            Hay una Nueva Conciencia colectiva en las mentes de las personas; y una Nueva Conciencia espiritual se extiende por la humanidad entera. Por eso han cambiado tanto mis conferencias, y es que esta invitación a un despertar espiritual nada puede detenerla, porque no hay nada más poderoso que una idea cuyo momento ha llegado. Una idea es un pensamiento –individual o colectivo- que, una vez extendida a un número suficiente de almas, se llega a manifestar en cambios físicos. Si el pensamiento colectivo es de guerra, odio, rencor, miedo, división, etc., estas semillas del ser serán llevadas por el viento durante mucho tiempo hasta plantarse en una realidad física como los ataques terroristas de los que hemos sido testigos y de los que, energéticamente hablando, todos hemos sido co-responsables. Sin embargo, ¡lo contrario también es valedero! Si el pensamiento colectivo es de ayuda, amor, perdón, fe, etc., del mismo modo se convertirá en una realidad que procede de un nuevo modo de pensar, y éste es el contexto de nuestra evolución espiritual. Estoy plenamente convencido de que los líderes que están surgiendo de esta Nueva Conciencia se hallarán al frente de esta evolución espiritual colectiva. Tú puedes ser uno de esos líderes y formar parte de la nueva era cuyos cambios estamos presenciando día a día. Quizá por eso mi corazón se hincha de alegría al ver el compromiso de muchos de ustedes cada vez que me escriben o por los grupos de amigos que se están formando en los foros, por los cada vez más apasionados que crean páginas de Internet y bloggers con referencias a Nueva Conciencia o a mis escritos, con los medios de comunicación que usan mis libros y conceptos, con el amor que poco a poco vamos redescubriendo una vez más todos los que nos damos cita aquí. Bendigo esta oportunidad de expandir el amor. Y lo bendigo porque es bien sabido y demostrado que aquello en lo que enfocamos nuestra atención, termina por convertirse en nuestra realidad, por ello es tan importante lo que juntos hacemos aquí en Nueva Conciencia. Por eso es de enorme trascendencia encontrarnos diario aquí, por eso es tan valioso que escribas y participes en los foros, por eso, por eso.

            Si consideremos algunos cambios notables que se han producido en el mundo, lo más sorprendente es que todo empezó con una idea que, de una persona, de un grupo de amigos, de una zona, de un país, se extendió rápidamente por todos lados. Todos estos cambios han tenido lugar en las mentes de los individuos y se están extendiendo a otros hasta formar una conciencia colectiva. Una vez que las ideas se hayan hecho presentes en un número suficiente de personas, pasarán a ser parte de nuestra más auténtica realidad. ¡Tu y yo, ahora mismo mientras lees, estamos siendo parte de este mágico y poderoso cambio para la humanidad! ¿Acaso no te emociona darte cuenta de la gran oportunidad que nuestro creador nos ha brindado para ayudar en esta gran evolución del ser humano? Te puedo asegurar que este escrito no cayó en tus manos por mera casualidad. Además, el simple hecho de que tú estés leyendo hasta aquí, prácticamente demuestra tu más auténtico interés en formar parte de esta gran revolución espiritual del ser. ¡Te felicito! Te agradezco.

            Nosotros nos convertimos en aquello que pensamos durante todo el día. Cuando éramos los suficientes los que creíamos que necesitábamos armas de destrucción cada vez más potentes, creábamos una conciencia colectiva que nos obligaba a actuar de acuerdo a estas creencias de las mayorías. Diferentes naciones empezaron a construir armas atómicas y nucleares cada vez más poderosas, y la necesidad de dominio y poder dieron paso a la proliferación nuclear en nuestro mundo. Mas, cuando fuimos los suficientes los que empezamos a creer que un holocausto nuclear iba a ser demasiado horrible como para permitirlo, empezamos a hablar del desarme. El milagro de la cooperación para un fin, como sustituto de la competición, constituye el primer paso de una gran transformación hacia un mundo más positivo, seguro y amable. Esta es una idea que viviremos en una mágica realidad, auténtica y visible a nivel físico, cuando seamos los suficientes los que nos alineemos en esta Nueva Conciencia espiritual. Este gran despertar hacia ser plenamente humanos no puede fracasar. Está marcado, por así decirlo, en nuestra más profunda necesidad del ser. Nuestros átomos y nuestras moléculas tienden hacia este surgimiento de paz y alegría en el mundo, porque lo normal es estar bien, es nuestra naturaleza.

            Los cambios en nuestro planeta no se limitan a los nuevos alineamientos políticos y a las nuevas medidas de desarme y cuidados ambientales. Los cambios no están limitados a concientizar a las personas para que respeten nuestro ecosistema, que es el campo en el que se presentan más leyes en contra de la tala desmedida de árboles y de la extinción de especies animales. También una Nueva Conciencia espiritual en relación con nuestro medio ambiente ha pasado a la acción. La idea de que debemos tratar a nuestro planeta Tierra con gran veneración se está traduciendo en realidades físicas poco a poco.

            Se están promulgando nuevas leyes destinadas a reducir todo tipo de contaminantes imaginables. Se están produciendo masivamente automóviles que no contaminan la atmósfera. Los fumadores no pueden ya contaminar el interior de los aviones con nicotina y alquitranes. Reflexionemos. Sabíamos desde hace muchas decenas de años que era prácticamente inmoral “obligar” a las personas a dejar de fumar en un determinado espacio. Decíamos que cada quien su vida,  ¿recuerdas? Entonces, ¿Por qué ahora se declara esto como una ley que ordena que los fumadores deben respetar la salud de otras personas a su alrededor en un espacio restringido? Respuesta: es una idea cuyo momento ha llegado.

            Cientos de legisladores escuchan propuestas de ley, todas ellas son ideas, son pensamientos invisibles, pero sus equivalentes en el terreno físico son muy fáciles de percibir cuando un número suficiente de personas los reclama. Y eso debemos hacerlo sentir, amorosamente, hacia el mundo.

            Hoy, aquí y ahora, tú estás siendo testigo de los frutos de este pensamiento colectivo. Estás viendo secciones de no fumadores en la inmensa mayoría de los restaurantes, algo que hasta hace tan sólo 30 años ni se pensaba como posibilidad. Estás viendo cómo una Nueva Conciencia que está detrás de estos movimientos está saneando nuestra sociedad, está purificando las aguas de ríos y lagos, está haciendo que se escriban más libros que concientizan a las personas. Hoy tú estás viviendo un cambio de mentalidad en cuanto a la dignidad humana. Hoy eres capaz de informarte en las etiquetas de muchos alimentos acerca de la cantidad de grasas y aditivos artificiales que contienen. Esto es algo que apenas hace 25 años resultaba hasta cierto punto absurdo. Hoy, en un grupo importante de escuelas, los alumnos pueden calificar a los maestros en cuanto a su calidad como personas, algo que hasta hace 15 años resultaba impensable.

            Estas nuevas formas de actuar, estas nuevas leyes y prácticas de la sociedad, tuvieron su origen en la mente de un grupo de personas. Estas mentes lograron crear una nueva realidad en el mundo físico de hoy. Los derechos de los individuos a vivir en paz, en armonía, con un sentido en sus vidas alto, digno, noble y honorable, todos ellos son un mero reflejo de un nuevo modo de pensar, donde mi invitación diaria, sin cejar un solo día en el empeño desde hace más de una década, es a volver a amar. Te lo digo con el corazón en mi mano. Te necesito amando. Te necesita el mundo. Nos necesita la humanidad. Elevemos una oración ahora mismo pensando en el bien y en el amor que hay en el mundo, pero que momentáneamente, en algunos lugares de éste, se ha olvidado. ¡Pero ahí está! Solo hay que reenfocar nuestra mente y hacer lo surgir, porque a todo aquello que observamos, le damos vida. Festejo nuestro encuentro aquí en Nueva Conciencia. Infinitas gracias a ti, que al creer en mí, me ayudas a expandir una amorosa… ¡Emoción por Existir! – Alejandro ArizA.

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia