Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

Preparar la conciencia. - Columnas

Alejandro Ariza… un poco triste, afligido. Aunque parezca increíble para muchos –donde me incluyo yo mismo por supuesto-, lo he de aceptar como parte de la vida misma y de su encanto. Y también sé que a Alejandro Ariza se le quita la tristeza en tan solo unos minutos; de hecho, a estas horas de la madrugada ya me encuentro mucho mejor, ya estoy regresando a lo normal, es decir, a estar bien, muy bien. Pero no puedo, no quiero, dejar de analizar mi vida en lo que le ha sucedido a mi experiencia humana en las últimas 48 horas. Me he dado el tiempo de ver, de asomarme, al tipo de frecuencia vibratoria que desea predominar en mi país, quizá en el mundo. “Parece” que el lado oscuro de la fuerza vital quiere ganar el partido, parece que el mal quiere predominar. Te comentaré cómo surgió mi reflexión…

            Todo empezó cuando hace 2 días estaba en una comida con un gran empresario, fan de Nueva Conciencia. Comimos muy a gusto y lo escuché con enorme atención cuando me comentaba sus ideas; en un prístino momento de sus reflexiones, cuando hablaba de un familiar suyo al que le ha ido mal, claramente hizo alusión a que no le ha ido mal como la mayoría lo pensaría, económicamente, sino que aún teniendo mucho, pero mucho dinero, le va mal porque ha perdido el poder al que estaba acostumbrado. Le cuestioné qué le decía su familiar cuando le preguntaba acerca de su estado anímico y en general de su vida. Me dijo que su familiar siempre le respondía con cierta evasiva, diciendo: “Bien, bien, las cosas ahí van jalando bien”. Por supuesto que tanto para mi como para mi invitado nos quedaba claro que eso era falso. De hecho lo comenté en la mesa. Y ahí, en ese preciso momento, una impresionante verdad surgió de los labios de mi interlocutor: “Bueno, claro que eso es mentira, mi familiar no está bien. Pero para alguien que siempre ha vivido su vida alimentando el ego, siempre queriendo demostrar que es el mejor, es imposible confesar que se siente mal, de hecho, para atreverse a decirlo y confrontarse con la verdad, para lograr superar una crisis así, se necesita preparar la conciencia, y mi familiar no lo ha hecho en muchos años. Ni lee nada de lo que tú nos recomiendas ni de tus libros”. Me quedé helado de la impresión que dejaron en mi sus palabras. De hecho, él siguió hablando y yo no pude seguir poniendo atención. “…preparar la conciencia…, …preparar la conciencia…”, resonaba en mí una y otra vez. Para confrontarse con la verdad y superar una crisis se requiere de preparar la conciencia, leyendo, cultivando nuestro espíritu. ¡Wow! Las emociones que en ese momento percibí perfecto en mi cuerpo eran la clara señal de que estaba frente a palabras canalizadas por mi interlocutor, pero originadas en una entidad superior. Quizá el que hablaba en ese momento era su ángel, quizá maestros superiores, no sé, lo que sea. Pero de que eran dichas con tremenda fuerza, lo eran. En mi cuerpo lo sentí. “Preparar la conciencia para superar una crisis”…, ¿A qué se refería mi invitado? Sin duda a la deliberada voluntad que el ser humano tiene, cuando en verdad desea crecer y desarrollarse en esta vida, para aprender de qué se trata la existencia auténticamente, prepararse asistiendo a conferencias, estudiando, conversando con guías espirituales, charlando con maestros, ¡leyendo!, para así superar cualquier embestida de las circunstancias; querer darse cuenta de lo que está sucediendo y leer para adquirir el conocimiento que brinde opciones a tomar y salir airoso; querer darse cuenta de la verdad; desear de corazón el conocer qué hay más allá de lo evidente y lanzarse a la búsqueda de ese conocimiento; desear saber, leer y estudiar del apasionante mundo del desarrollo humano; querer conocer más de superación personal y autoayuda; querer hacer ciencia antropológica, es decir, querer conocer las cosas por sus causas últimas, en lo referente a la evolución del ser humano; desear saber el origen de algo… ¡querer darse cuenta y así cambiar! Eso es preparar la conciencia. Y para ello, querido lector, lectora, se requieren dos premisas fundamentales: 1ª, saber que existe esto de “preparar la conciencia”, y 2ª, elegirlo.

            En las últimas 48 horas Ariza ha tenido momentos donde ha sentido ansiedad, Ariza ha sentido tristeza, Ariza ha sentido cierta desolación, Ariza se ha decepcionado. ¿De qué? De lo que el ser humano está haciendo con el ser humano, incluso lo que hace consigo mismo, por no preparar su conciencia. De la maldad y violencia que veo quiere reinar en mi país y en el mundo. De la mentira a la que somos expuestos muchos. Pero más triste aún se puso Ariza cuando reflexionó en que muy poca gente se quiere dar cuenta de esto y que para colmo lo están favoreciendo. Muy poca gente quiere preparar la conciencia para confrontarse con la verdad y así sentir la propulsión de hacer algo al respecto. Por primera vez en mucho tiempo, me dolió muy dentro de mí lo que veo que está pasando en mi país, como en varias partes del mundo.

            El narcotráfico mata a las autoridades gubernamentales como nunca antes. El mensaje que los narcotraficantes están enviando es clarísimo: hay dos únicas opciones para las autoridades, o aceptan ser corrompidas aceptando una “comisión” por dejar pasar la droga o les matan. No hay otra opción. Es decir, por ejemplo, un representante aduanero debe elegir, frente al decomiso de droga, entre su honestidad o su vida. Alcanzo a ver ingobernabilidad en mi país como nunca la había visto antes. Y mientras tanto, el presidente de este país afirma que es solo una burbuja de violencia que azota la frontera norte. El mandatario no se da cuenta de que su metafórica burbuja de violencia está envolviendo al país entero. Lo siento energéticamente y de forma muy clara cada vez que camino por las calles (porque las camino y mucho). Así mismo, al tiempo que me entero de más muertes y violencia, el presidente prefiere irse de viaje a Rusia con casi 60 familiares y amigos, según me reportaron hoy por la noche. Con dolor y decepción (como hace mucho que no sentía), al conversar con Olga Wornat, afamada y controvertida periodista autora del libro “Crónicas malditas”, me entero por la confianza que nos da hablar de autor a autor de la misma casa editorial, Grijalbo, que ese es el deliberado estilo del mandatario desde los últimos meses…, ya no quiere estar en el país y prefiere no ver. Entre menos esté aquí, mejor. Hay agresión y violencia no tan solo porque en los titulares de varios periódicos se anuncie que el EZLN está en alerta roja y sin que nos quede claro por qué. Supongo que, tristemente, se prepara un ambiente hostil frente a las elecciones presidenciales del 2006, donde yo, no encuentro ningún candidato por quién votar. Hay violencia en los tres y no puedo votar así por nadie.

            Salgo a caminar a las calles y veo franca violencia en el trato de automovilistas para otros. Circulo por ciertas vialidades y lo vuelvo a constatar. Todos los autos ya traen “naturalmente” alarma contra robo. Muchas casas con sistemas de alarma, con grandes bardas rematando con tela electrificada. Veo en cientos de negocios y tiendas, la tristeza y apatía con que mucha gente realiza su trabajo, y no hay que ser terapeuta para notarlo, es francamente evidente cómo hay gente que no es feliz con lo que hace y lo muestra en su agresión y sequedad de trato. Soy un optimista empedernido y sé que tengo el poder de crear el bien y de expandirlo, pero aún así, me doy cuenta de lo que está viviendo una gran mayoría de seres humanos alrededor de estos días. Veo y percibo la violencia en la forma en que contestan el teléfono célebres personajes que trabajan en dependencias gubernamentales o empresas particulares. Observo el maltrato entre gente que trabaja en la misma oficina. Me consta la agresión de “servidores públicos” y de ciertas personas de la iniciativa privada. Tremendas y mordaces luchas de ego en una y en otra. Observo la violencia y agresión en el trato intrafamiliar de varios de mis pacientes y amigos. Observo la violencia y agresión en correos electrónicos que ocasionalmente llegan a mí. El común denominador: la gente esta cegada, dormida, ante lo que es verdaderamente importante en esta vida. Me duele la humanidad como pocas veces me había sucedido en mi vida. Me oprime el corazón ver cómo el hombre maltrata al hombre.

            Querido lector, lectora, a mucha gente se le ha olvidado amar, pero hablo del amor verdadero, no de mera atracción física. Y lo afirmo porque lo contrario al amor es el miedo, y hay franco miedo en mi país, en muchos sectores. Luego entonces, lo que falta es amor. Date cuenta de esto.

            Esta breve nota no es tan solo para compartir mi sentir con mis lectores, sino quiero llegar a una invitación… a preparar la conciencia cultivando nuestra mente y espíritu para seguir. Date cuenta, date cuenta, date cuenta. Despierta. Se necesita un ser humano que irradie su alta energía vibratoria consecuente de su amor. Esto lo repetiré una y otra vez, como muchos de mis conceptos. Hace poco recibí un correo donde alguien me decía que repito mis ideas y que no le gusta. Respetuosamente, me reí. ¡Si supiera que repetiré aún más! Y es que me queda claro que cuando uno tiene acceso a Nueva Conciencia, la primera vez tan solo te enteras de que existe. Pero ahí no hay cambio alguno, solo se abre la puerta por el hallazgo. A la segunda repetición se genera curiosidad, que te lleva a la tercera, donde se inicia un análisis personal ponderándose la factibilidad de aplicar lo aprendido. A la cuarta se buscan más herramientas que nos ayuden a despertar. A la quinta nos emociona saber de Nueva Conciencia y surge un deseo personal de compartir lo aprendido. A la sexta se siente uno muy bien por comprobar los cambios personales y resuena en nuestro interior la verdad aprendida e introyectada. A la séptima se ha gestado una segunda naturaleza y se empieza a actuar en divina consecuencia. Por eso, si entras a vivir mi filosofía de vida y realmente quieres cambiar, has de preparar tu conciencia hasta 7 veces o más, has de leer más de una ocasión lo mismo. Y así repetiré una y otra vez que se requiere un ser humano que ame. Si has leído hasta aquí, te felicito. Pocas personas leen. Estoy orgulloso de ti y agradezco tu interés, porque alguien como tú, alguien que realmente se quiere dar cuenta, termina llegando a concluir por cualquiera de las vías donde haya empezado, que lo que urge es amor. Te pido por favor que ames y lo irradies al universo en la forma más sincera. Cada acto de violencia y agresión que generes con tu familia, amigos o sociedad, por mínimo que creas que sea, es tu aportación personal para que el mal reine en la humanidad. Sé que se oye como drama esto, pero es la verdad tal cual sucede. Ya hay mucho mal queriendo reinar en la sociedad, no te dejes seducir por él. Si has leído con atención esta nota, sabrás a lo que me refiero. Urge un ser humano que ame y así irradie una frecuencia vibracional más alta como su aportación a la humanidad. Te suplico que me creas en esto: cualquier acto de amor que realices, por mínimo que sea, es tu grandiosa aportación a la humanidad, y la humanidad lo necesita. Cree en esto. Cree.

            No necesitas fundar una institución de beneficencia social para “hacer algo bueno a la humanidad”. No necesitas salir a recoger niños de la calle. No necesitas dar grandes sumas de dinero a organismos necesitados. No necesitas visitar 50 enfermos y darles de comer. No necesitas salir a hacer una marcha vestido de blanco. No necesitas luchar contra la delincuencia y el narcotráfico. No, aunque sería útil, nada de eso se necesita para tu aportación. Sólo se necesita que prepares tu conciencia para querer ver la verdad, que cultives tu mente, y llegues a la conclusión luego de darte cuenta una y otra vez: necesitas amar algo o a alguien, quizá hasta transformarte en el amor mismo en algún momento, y eso será más que suficiente como valiosísima aportación de trascendencia universal por tu parte. Por favor ama. Incluso sin necesidad de decirlo a todo el mundo y publicarlo a ocho columnas. No, eso sería ego. Simplemente ama y haz lo que quieras, pero la condición es que ames en ello. San Agustín lo recomendó desde hace mucho tiempo y hoy siento que se requiere repetir una y otra vez su sabio consejo: ama y haz lo que quieras. Por favor, si tú también has sentido en estos días “algo” en la frecuencia energética del mundo o de tu país –porque muchos seres humanos hoy en día han desarrollado la capacidad para sentir lo que aqueja emocionalmente al planeta entero-, sabrás lo que hay que hacer. No hay que ser protagonistas de nada, simplemente en forma muy prudente y personal… lanzarte a amar en verdad. Energéticamente urge. Aquí en Nueva Conciencia, yo te necesito. Si aceptas mi invitación, te agradezco personalmente el que me ayudes a generar una colectiva… ¡Emoción por Existir! – Alejandro ArizA.

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia