Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

Como la palma. - Columnas

Había una vez en que se encontraban dialogando un padre con su hijo adolescente. En un momento acalorado de la conversación, donde más que nada parecía un regaño del padre proferido hacia su hijo, le decía...

-         ¿Qué me crees! ¿Crees que no me doy cuenta? Por favor hijo..., algún día llegarás a ser padre y comprenderás que uno conoce a su hijo como la palma de su mano.

En ese momento, el hijo tomó una hoja de papel y un lápiz y le pidió a su padre:

-         Por favor papá, sin ver tus manos, dibuja aquí la palma de tu mano.

El padre se sintió desafiado. Dentro de él se debatían dos ideas gestadas en su propio ego, el impulso de callar a su hijo sin dibujar nada y alzándole la voz para darle una muestra de su poder y al mismo tiempo demostrarle que sí podía dibujarla. El padre se decidió por la segunda opción, al fin que luego podría optar por la primera, y empezó a dibujar la palma de su mano.

            Luego de unos minutos, al haber terminado su dibujo con dificultad, el hijo le pidió al padre que compararan los trazos que había realizado en el papel colocándolo directamente junto a la palma de su mano. Los dos observaron claramente que no se parecían nada, salvo el dibujo de los dedos. Los trazos eran francamente todo menos los pliegues propios de su mano. El padre ofuscado por el momento solo alcanzó a escuchar a su hijo cuando este le dijo:

-         Papá, tienes toda la razón. Me conoces como la palma de tu mano.

El hijo se levantó y se fue. El padre se quedó solo sin saber qué decir.

 

Muchas veces cuando creemos conocer a alguien nos llevamos la sorpresa de que no le conocemos en verdad. Y eso suele suceder por una poderosa razón: no inspiramos confianza para que la gente se revele tal como es. Punto. Y no inspiramos confianza cada vez que deseamos que las cosas sean exclusivamente como queremos que sean. Cada vez que una persona quiere imponer su voluntad, en ese mismo momento se crean las condiciones necesarias para que se nos mienta o se nos oculte algo. Lógico.

            ¿Quieres conocer la verdad? Acepta a la gente tal como es. ¿No puedes? Entonces prepárate para que se te mienta. La verdad surge sola y exclusivamente en un ambiente donde se respire aceptación.

            Permitir que la gente sea como quiere ser y respetarse en la cordialidad que siempre termina generando la verdad, es fuente de gran emoción por existir en todas nuestras relaciones humanas. –Alejandro ArizA.

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia