Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

Sólo una de dos. - Columnas

Lo que hoy voy a comentarte es de gran trascendencia en tu vida, como lo ha sido para la mía. Debes comprender algo. Tarde o temprano lograrás entenderlo, pero por lo menos hoy sabrás que existen dos opciones entre las cuáles siempre estás eligiendo, conciente o inconcientemente, y en tu vida cotidiana se manifiestarán las consecuencias de la elección que hagas. Constantemente estás eligiendo sólo una de dos: Juzgar o Perdonar. Punto.

            Ayer mientras me enteraba de una extraordinaria entrevista que le hicieron a Gary Raynard, autor del interesantísimo y formidable libro (así como polémico), “Disappearing the Universe”, afirmaba con toda la hermosura que la verdad mostraba en sus palabras: “Tú solo puedes hacer una de dos cosas, juzgar o perdonar. Puedes buscar controversia o puedes buscar aclaración”. (Conceptos también vertidos profusamente en otro libro: “Un Curso de Milagros”). Si en verdad quieres vivir una vida en paz y en armonía, si en verdad deseas de corazón una vida que te lleve de regreso a casa con Dios, entonces no habrá nada ni nadie que pare tu capacidad para perdonar, para perdonar activa y anticipadamente. Te explicaré esto más adelante.

            Sé que estos temas muchas veces no son “bien vistos” en el medio laboral, en el mundo de los negocios, pero he de confesarte que esas dos opciones las estás eligiendo, sólo una de dos, todo el tiempo, en todos tus mundos, medios y circunstancias. Ahora veo claramente como muchos autores alrededor del mundo estamos “coincidiendo” en temas de los que hablamos. En mi más reciente libro, Cree en ti, uso claramente como metáfora el resultado de tus elecciones, una de dos: infierno o paraíso. Si crees en ti como ego, te garantizo el infierno aquí en la Tierra; si crees en ti como espíritu, te garantizo el paraíso aquí mismo también.

            Ayer por la noche cuando estaba dictando una conferencia de 4 horas de duración a casi 100 gerentes de un prestigiado banco mexicano, personas acostumbradas casi exclusivamente al medio financiero, se sorprendieron con el tema central de la charla: “El Poder de la Identidad y Autoestima”, donde obviamente varias reflexiones giraron alrededor de conceptos filosóficos del libro Cree en ti. Hubieron momentos de dramático silencio cuando explicaba a mi audiencia la trascendencia del momento que llega en la vida de todo ser humano, aquel momento cuando logra preguntarse “¿Quién soy en verdad?”. Y en los momentos de mayor impacto de mi conferencia, el silencio se hacía más profundo aún, momentos donde solo reflexionaba acerca de lo que verdaderamente le da valor a una persona, lo que es, no lo que hace. Te comento esto porque, independientemente del trabajo que realices, el medio donde te desenvuelvas, siempre estarás eligiendo sólo una de dos: juzgas o perdonas.

            Si juzgas, sea lo que sea, sea a quien sea, sea como sea, todavía estás vibrando muy lento en tus frecuencias energéticas. A nuestro ego le encanta enjuiciar, incluso con “etiquetas” socialmente más aceptadas: opinar, distinguir, diferenciar, etc. Juicios al fin y al cabo. Juicios que favorecen la conciencia de separación. Pero si decides ascender al siguiente nivel, aunque de momento te parezca casi imposible, si decides no emitir el más mínimo juicio, vamos, ni pensar en él más bien, ahí mismo estas eligiendo la poderosa opción espiritual que todos tenemos: perdonar activa y anticipadamente. Así quiero que entiendas el perdón, como la única otra opción que queda si no enjuicias nada; ahí el perdón se transforma en una actitud constante y de paz anticipada. Como ves, no me refiero sólo al clásico concepto que la mayoría de la gente tiene del perdón, aquella dinámica donde terminas aceptado y olvidando la ofensa proferida. No, no me refiero sólo a eso. Sino a una Nueva Conciencia del perdón, a ese nivel y dimensión al que todos podemos acceder y en donde se vibra más velozmente, a esa hermosa dimensión de amorosidad donde en automático no hay nada que enjuiciar, nada que discriminar, nada que ver con ojos de reticencia. Nada. Ahí se entra a una actitud especial, única, mágica y maravillosa, es un perdón activamente constante. Antes de que ningún comentario llegue a ti en su forma de ofensa, mucho antes de que te enteres del mal que se te quiere proferir, desde antes ya has perdonado, así, cuando la ofensa llega, nunca la percibes como tal, ya te es imposible. Solo observas sin emitir juicio. Es poderosa la elección de entrar a toda relación humana con el perdón por anticipado, suceda lo que suceda. Entonces, ahí siempre estarás en paz, pase lo que pase, se te diga lo que se te diga.

Créeme, llegar a vivir esta Nueva Conciencia es posible, factible, sano e incluso necesario. No es privilegio de santos o iluminados, es claramente una opción que todos podemos elegir en todo evento o circunstancia. Tan solo date cuenta que siempre tienes la opción, en todo momento, y adelántate a elegir el perdón antes de que suceda nada. Así es cuando creamos y vivimos nuestro paraíso aquí en la Tierra. Con la práctica..., ¡Ah, por cierto!, debo aclararte que esta opción de elegir perdonar activamente y por anticipado, es una habilidad que, como toda, se domina con la práctica. Practica, practica y practica. Ahora mismo lo puedes hacer. ¡Ahora mismo! Decide, de antemano, que todo está bien y sucediendo como debe de suceder para el beneficio de todos los implicados. Elige de antemano sentirte bien. Se logra decidiendo premeditadamente el perdón. Venga lo que venga, desde antes ya lo has perdonado. De esa manera, haya venido lo que haya venido, elegiste que nunca te afectara. ¿Me explico? Es divino –literalmente hablando— vivir con esta elección. Si sigues practicando, descubrirás que poco a poco, dejarás de juzgar todo, no te importará ni cómo viene vestida determinada persona, no te importará si hace lo que debe, no te importarán una enorme cantidad de cosas a las que antes les dabas importancia. Lo que antes te paralizaba, ahora lo dejas pasar mientras fluyes amorosamente y sin esfuerzo alguno. Este cambio a todos nos asombra cuando nos llega. Esa será otra forma en que respetarás la vida de cada quien; insisto, te asombrarás cuando no te importen muchas más cosas. Ahí estarás entrando a tu creado paraíso donde podrás afirmar sin recelo alguno: “En mi mundo, todo está bien”. Doy fe de esto.

            Si sigues practicando, llegarás a una dimensión de amor incondicional, de verdadero amor. Ya en esta dimensión ni juzgas ni perdonas. Simplemente eres. Y ya. Alcanzas la Unidad. Al fin escapas del mundo dual. En esta dimensión te percatas que para perdonar siempre primero debiste de haber acusado, para que luego de haber señalado una falta proferida hacia ti, luego elijas la opción que generas: perdonar. Pero si dejas de acusar, si dejas de necesitar que se te trate de determinada forma en merecimiento de lo que tu ego te dice “debe ser así”, si dejas de enjuiciar señalando faltas que crees proferidas hacia ti, entonces, no habrá nada que perdonar. Ahí llegas, incluso, a desenvolverte por arriba de toda elección, ahí eres simplemente Uno con el Todo. Debo aclararte enfáticamente que esto no es una dimensión privilegiada, exclusiva de gente con un talento ya muy elevado en sus estados de conciencia. No. Es claramente algo que tú, al igual que yo, podemos elegir a través de la práctica. Créeme: se puede. Me consta.

            Hace unas horas me encontraba cenando exquisitamente con mi alma gemela, queriéndola hoy más que nunca; salimos de nuestro restaurante preferido y antes de irnos a dormir alcancé a compartirle una frase que nos cautivó por igual al confirmarnos lo que vivimos diariamente. También creo que hoy llega el mejor momento para compartírtela a ti también, una poderosa y reveladora frase de un gran maestro mío, el Dr. David Hawkins, cuando afirma algo que vivimos en carne propia y con emoción te digo: “Mientras el Amor se hace más y más incondicional, éste empieza a ser experimentado como un gozo interior. Éste no es el súbito gozo de un placentero cambio de eventos; es un acompañamiento constante en todas las actividades. Este gozo surge desde dentro de cada momento de nuestra existencia”. ¡Cierto! Certísimo. Aquí siempre se está bien, pase lo que pase. Aquí llegamos a estar “por arriba” de las circunstancias y estando ahí, solo se observa pacífica y gozosamente. Todo nos entusiasma, todo nos genera disfrute, pero es que la verdad, este disfrute viene generado desde dentro de nosotros mismos mientras estamos frente a lo que sea, sea esto todo.

            Quizá para algunos de mis lectores todavía resulte en fantasioso e inaccesible este estado de conciencia. Confieso que si yo mismo leyera esta nota hace 10 años la encontraría inoperante en la vida cotidiana. La criticaría, la enjuiciaría. Haría lo que el ego elige con su aplastante lógica Newtoniana de paradigmas lineares y conceptualización de todo resultado como consecuencia de acción-reacción. Pero en cambio, hoy vivo en la certeza de que este goce es perfectamente experimentable, es una elección, sólo una de dos. La diferencia: hoy hago lo que mi espíritu elige, la realidad no lineal de la Iluminación, donde todo puede suceder sin lógica ni explicación ninguna. Y esto lo puede elegir cualquier ser humano que desea despertar de la ilusión. Solo necesitas elegir. Si lo haces, te empezarás a llevar la mágica sorpresa del cómo llegan ciertos libros a ti, de cómo alcanzaste a leer esta nota que alguien te recomendó (llegó a ti), de cómo nuevas personas llegan a tu vida y refuerzan la Nueva Conciencia que has adquirido. Empiezas a ver qué hay afuera de la ilusión. Vives constantemente asombrado. “a”=privativa, “sombrado”=cubierto de sombra. Luego entonces, a-sombrado = sin estar cubierto de sombra..., porque llegó la luz. Qué claro queda que un iluminado vive asombrado. Deseo que Nueva Conciencia te de luz y te asombres de cómo puedes llegar a vivir.

            Me siento bien en haberte comentado esto. Y casi podría apostar a que tú también te sientes bien al haber leído esta nota. Lo presiento. Espero que tu alma y corazón hayan alcanzado a abrazar estas letras. Espero, al menos, haberte inspirado a experimentar otra realidad a la que veníamos acostumbrados. Se puede. Es factible. Se está tornando necesaria y hasta indispensable en muchos. Créeme, todo está bien. Tan solo si eliges vivir a través de un Amor cada vez más y más incondicional, donde los enjuiciamientos ya no tienen cabida alguna, ya no son tu opción. Llegar a vivir momentos así y luego observar la perfecta cotidianeidad en que pueden convertirse, es, sin duda, una constante fuente de amorosa ¡Emoción por Existir! – Alejandro ArizA.

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia