Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

Querido joven: se vale sentir así. - Columnas

La pasión con la que un adolescente suele vivir sus emociones es una de las más grandes dichas experimentadas en esa hermosísima etapa del ser humano. ¡Bendita adolescencia que nos brinda la oportunidad de experimentar emociones tan intensamente, matizadas con tanta locura, fruto de una valiosísima ignorancia! Hoy quiero dedicar esta breve nota a todos mis jóvenes lectores que tan amorosamente confían en mí escribiéndome sus penas y solicitándome mis consejos. No discrimino a los adultos que me leen, ya que ellos también podrán encontrar aquí parte de su pasado (o presente), pero debido a que sé que me lee un buen número de adolescentes, quiero que esta nota en vísperas del día del amor y la amistad tan solo te recuerde a ti, querido joven, que se vale sentir así.

            Para mí, la adolescencia es una divina etapa de búsqueda. De búsqueda de sí mismo, de significados y de amor puro y romántico. Y esa búsqueda en sí misma es maravillosa, encuentres lo que encuentres. Una de las más hermosas búsquedas en esta sublime etapa es hurgar en los misterios que la vida nos presenta como novedades en las relaciones interpersonales, hurgar en los diferentes grados de intimidad que nos ofrece la amistad y su amor. Yo creo que en ninguna otra etapa de la vida nos permitimos sentir tantas pasiones como en esta, en ninguna otra etapa nos permitimos equivocarnos tanto, con sus descubrimientos tan sobrecogedores fruto divino de la previa y útil ignorancia. Y es que no sabiendo es la única manera en que podemos sorprendernos ante el conocimiento de primera mano que la experiencia nos brinda cada vez que nos arriesgábamos a experimentar, para bien o para mal. ¡Bendita etapa de la vida donde nos arriesgamos a conocer el amor por nuestra cuenta!

            Quiero citar aquí uno de los párrafos más repletos de verdad, según yo, de un célebre pensador judío del siglo XIX,  Benjamín Disraelí, de su obra “Coningsby”. Desde que leí este párrafo supe que te lo tenía que compartir a ti, querido, querida joven..., disfruta intensamente cada línea de esta gran verdad:

            “En la escuela, la amistad es una pasión. Cautiva al ser, desgarra el alma. ¡Los amores posteriores nunca pueden provocar tanto embeleso ni desdicha; júbilo tan absorbente, tales aguijonazos de celos ni desesperación tan abrumadora y aguda! ¡Ternura y devoción, confianza ilimitada, infinitas revelaciones de pensamientos íntimos, presente extático y futuro romántico, rencillas amargas y conciliaciones melosas, escenas de salvaje recriminación, explicaciones conmovedoras, devoción apasionada, sensibilidad enajenada, susceptibilidad frenética! ¡Qué terremotos del corazón y qué torbellinos del alma encierra esa simple frase: la amistad en la escuela!”.

            ¡Wow! Casi lloro tan solo de la emoción que me da compartirte esto hoy y aquí en Nueva Conciencia. Y es que he de confesarte que a todos los calificativos enunciados tan atinadamente por Disraelí en su texto, los iba palomeando diciendo: sí, lo viví, sí, también, sí, cierto, sí, igual. Todo eso lo viví hace años y con sangre, sudor y lágrimas, y no me arrepiento. Fue, sin duda, una de las etapas más hermosas de mi vida. ¡Todo mundo merece vivirla!

            Te digo esto porque cada vez que un joven o una joven me escribe preguntándome cómo puede dejar de sufrir por su amado o amada, pues si antes respondía cómo en virtud de ser el líder de Nueva Conciencia, hoy reparo en mejor no decir nada y permitir que Nueva Conciencia como filosofía sea ahora mi líder, donde ahora solo suelo comentar: se vale sentir así, tu sufrimiento, si deseas, bien lo puedes disfrutar. Aunque parezca imposible, sí se puede. Y quizá una de las fuentes de inspiración para disfrutar ese sufrimiento es saber que..., que pronto, más pronto de lo que uno se imagina, terminará. Mientras uno sufre parece interminable, pero cuando llega tu momento de adquirir una Nueva Conciencia y ves hacia atrás, observas tu sufrimiento como muy breve y como factor necesarísimo para llegar a donde lograste. Todo pasa, y esa intensidad de pasiones, también pasará. Sabiendo esto, hoy creo que lo mejor es optar por disfrutarlas y recordarte: joven, se vale sentir así.

            En el desarrollo humano, en la búsqueda de la excelencia, existe una enajenante obsesión por tener controlado todo, por no querer sufrir, por no errar, por no equivocarse, creyendo que eso implicaría estar bien. Pero gracias a Nueva Conciencia es que hoy ya no creo ni me importa nada que tenga que ver con la excelencia. A estas alturas de mi vida, gracias a Dios, he comprendido que sentir tanto por un amor, con todos sus errores y dramáticas equivocaciones, es parte de lo que implica estar bien, perfectamente bien. Aquellas personas que me identifican como motivador o como experto en desarrollo humano, como terapeuta, como guía espiritual, sin duda lo agradezco, pero no por ello tendré que decirte que dejes de vivir lo que estás viviendo. Muchas veces lo mejor para ti es darte la oportunidad de sentir con esa magnitud, con esa dicha de ser humano experimentando todos sus extremos. He aprendido que en vez de luchar para no sentir, en vez de evadir para no experimentar, en vez de estudiar para no equivocarse, muchas veces vale la pena sentir y sentir mucho, con todos los posibles errores que momentáneamente esto implique. De hecho, es “la única” forma de adquirir experiencia, algo que valorarás mucho en un futuro. Hoy sé perfectamente que mientras más sientes, más vida experimentas. Sentir es una bendición y privilegio del ser humano. Querido joven, querida joven, se vale sentir así.

            Si experimentas tremendos celos, rencillas amargas, con sus dulces conciliaciones, con preocupación por el tiempo para estar juntos, escuchando a todo volumen las canciones que te hacen llorar y recordar a tu amado o amada y que nadie te comprende el por qué lloras, con varias de tus noches sin poder dormir, con altibajos en tu alimentación..., he de afirmarte hoy que todo pasa y eso también pasará. Entonces, sabiendo amorosamente y de antemano que pasará, mientras llega el momento de caducidad de esa experiencia, mi más honesta recomendación es optar por disfrutarlo intensamente. ¡Déjate sentir! Date la oportunidad de ser nada más por el simple y poderoso hecho de ser, con todos los riesgos que tu inexperiencia te otorgue como privilegio, sin apegarte a normas y reglas, a recomendaciones de “expertos” ni a consejos de mayores, y es que se trata de “tú” vida y no la de ellos, por eso cree en ti, más que en ellos. Pero... ¿Y si te equivocas? ¡Pues ya habrá tiempo para corregir! Eso te lo aseguro. Para eso estamos los consejeros, terapeutas y demás parafernalia del desarrollo humano. ¿Sabes? Tal vez se trate de que no llegues a los 35 años viviendo estas mismas experiencias, pero con toda seguridad se trata de que no llegues a los 35 años sin haberlas vivido. Los consejos de mayores o de especialistas, de ellos (donde me incluyo), pues somos personas que ya vivimos lo que teníamos que vivir. Pero ahora es tu turno donde se vale sentir así. Tu muy particular e individual turno de experimentar tu propia... ¡Emoción por Existir! –Alejandro ArizA.

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia