Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

Nosotros: El Origen y la Solución. - Columnas

Muchas veces resulta doloroso que nos digan nuestras verdades. Sin embargo, escuchadas con Nueva Conciencia, se transforman en auténtica invitación a cambiar debido a las claras opciones de mejora manifiestas en ellas. Así es como quiero ver a mi país, México, lleno de opciones de mejora, lleno de posibilidades de crecimiento. Hoy quiero compartirte los elementos que incluso hace algunos días me han hecho llorar, como una canción especial que podrás escuchar más adelante y que guardaba como un tesoro. Hoy todo esto lo puedo compartir contigo aquí en nuestra página Nueva Conciencia. (Así mismo, aprovecho para agradecer a mi amigo Emilio Álvarez, quien me ayudó para armar esta nota con su valiosísima colaboración y presta ayuda).

            Cualquiera que me siga desde hace años, podrá saber de mi característico optimismo, siempre procurando exprofesamente percibir lo mejor de todo y de todos. Sin embargo, aún con mi Nueva Conciencia, no puedo –no debo— dejar de ver que en mi país hay mucho por mejorar. Hoy me siento un poco extraño al comentarte esto, ya que no es mi estilo, pero siento que debo hablar. Todo empezó cuando hace algunos días recibí uno de esos miles de correos en forma de cadena y que normalmente borro o no hago caso, pero este me atrapó. Me atrapó su verdad. Se trata de un correo donde la verdad más grande la percibí cuando afirma que nosotros, y nadie más, somos el origen de cómo estamos viviendo. Esto siempre lo he afirmado en Nueva Conciencia. Un presidente, el primer mandatario de una nación, nunca podrá hacer un cambio si el cambio no lo hacemos nosotros mismos incluso sin él. Es extremadamente fácil endosarle la culpa a un mandatario o a un líder por nuestra suerte, pero eso no es más que un mecanismo de evasión cuando la persona no se da cuenta de que el origen de cómo vive es él mismo con sus propios hábitos y sus propias creencias. Por ello, si quieres, como yo, tener un México (y un mundo) mejor, un México donde se expanda Nueva Conciencia, debes empezar por ti. Y la gran sorpresa es que si así pensáramos todos, pues entonces con eso bastaría. Tan solo mejorar tú y hasta ahí, pero así todos, y entonces el cambio sería nacional. Como dice la politóloga Denise Dresser, el país es de uno (un hermoso artículo de ella también te lo compartiré más adelante al final de mi nota). Yo no sé si el correo al que me refiero lo recibiste, pero si no, aquí te lo muestro:

UNA REFLEXION PARA TODOS LOS MEXICANOS:

“La creencia general anterior era que Zedillo no servía. Actualmente se dice que Fox no sirve y el que venga después de Fox tampoco servirá para nada. Por eso estoy empezando a sospechar que el problema no está en lo ladrón que haya sido Salinas o en lo hablador que fue Fox.

El problema está en nosotros. Nosotros como pueblo. Nosotros como materia prima de un país. Porque pertenezco a un país donde la "viveza" es la moneda que siempre es valorada tanto o más que el dólar. Un país donde hacerse rico de la noche a la mañana es una virtud más apreciada que formar una familia a largo plazo basada en valores y respeto a los demás.

Pertenezco a un país donde, lamentablemente, los periódicos jamás se podrán vender como se venden en otros países, es decir, poniendo unas cajitas en las aceras donde uno paga por un solo periódico y saca un solo periódico dejando los demás donde están. Pertenezco al país donde las empresas privadas son papelerías particulares de sus empleados deshonestos, que se llevan para su casa, como si tal cosa, hojas de papel, bolígrafos, carpetas, marcadores y todo lo que falta para la tarea de sus hijos.

Pertenezco a un país donde la gente se siente triunfal si consigue volarse el Cablevisión del vecino, o se piratean el Sky donde la gente inventa a la hora de llenar sus declaraciones de Hacienda para no pagar o pagar menos impuestos. Pertenezco a un país donde la impuntualidad es un hábito. En donde los directivos de las empresas no generan capital humano. Donde no hay interés por la ecología, donde las personas tiran basura en las calles y luego se reclama al gobierno por no dar mantenimiento al drenaje. Un país donde no existe la cultura por la lectura y no hay conciencia ni memoria política, histórica ni económica. Donde nuestros diputados y senadores trabajan dos días al año (y cobran todos los demás como altos ejecutivos) para aprobar una reforma (miscelánea) fiscal al vapor, que lo único que hace es hundir al que no tiene, fregar al que tiene poco y beneficiar sólo a unos cuantos.

Pertenezco a un país donde las licencias de conducir y los certificados médicos se pueden "comprar", sin hacer ningún examen. Un país donde puede subir una persona de edad avanzada, o una mujer con el niño en brazos o algún minusválido a algún autobús y la persona que viene sentada en el asiento especial para estas personas se hace la dormida para no dárselo y si alguien le reclama se levantará pero para dar un golpe o decir una mala palabra. Un país en el cual el derecho de paso es para el automóvil y no para el peatón.

Un país donde su gente esta llena de faltas, pero que disfruta criticando a sus gobernantes. Mientras más le digo rata a Salinas, mejor soy yo como persona, a pesar de que apenas ayer me consiguieron todas las preguntas del examen de matemáticas de mañana.  Mientras más le digo falso a Fox , mejor soy yo como mexicano o mexicana, a pesar de que apenas esta mañana me fregué a mi cliente a través de un fraude que me
ayudó a pagar algunas deudas.

No. No. No... ¡Ya basta !

Como materia prima de un país, tenemos muchas cosas buenas pero nos falta mucho para ser los hombres y mujeres que nuestro país necesita. Esos defectos, esa “sagacidad” congénita, esa deshonestidad a pequeña escala que después crece y evoluciona hasta convertirse en casos de escándalo, esa falta de calidad humana, más que Salinas o que Fox, es lo que nos tiene real y francamente mal. Lo siento. Porque, aunque Fox renunciara hoy mismo, el próximo presidente que lo suceda tendrá que seguir trabajando con la misma materia prima defectuosa que, como pueblo, hemos sido nosotros mismos. Y no podrá hacer nada, No tengo ninguna garantía de que alguien lo pueda hacer mejor, pero mientras nadie señale un camino destinado a erradicar primero los vicios que tenemos como pueblo, nadie servirá. Ni sirvió Salinas, ni sirvió Zedillo, ni sirve Fox, ni servirá el que venga. ¿O qué?, ¿Necesitamos traer a un dictador, para que nos haga cumplir la ley con la fuerza y por medio del terror? Aquí hace falta otra cosa. Algo más que cacerolazos, o cuetones. Y mientras esa "otra cosa" no empiece a surgir desde abajo hacia arriba, o desde arriba hacia abajo, o del centro para los lados, o como quieran, seguiremos igualmente condenados, igualmente estancados... igualmente fregados!

Es muy sabroso ser mexicano y "vivir a la mexicana". Pero cuando esa mexicanidad autóctona empieza a hacerle daño a nuestras posibilidades de desarrollo como Nación, ahí la cosa cambia... No esperemos encenderle una velita a todos los Santos, a ver si nos manda un Mesías. Nosotros tenemos que cambiar, ya que un nuevo presidente con los mismos mexicanos no podrá hacer nada. Está muy claro... ¿Qué no?... Somos nosotros los que tenemos que cambiar.

Yo no sé; creo que esto checa muy bien en todo lo que nos pasa:  Fiesta nacional por un segundo lugar (medalla de plata).  Héroes nacionales a quienes ganan algo, lo que sea, porque nos urge vernos reflejados en alguien ganador (porque nosotros no nos creemos ganadores). Tenemos que reflejarnos en los triunfos de otros porque los nuestros son muy escasos. También sus derrotas las hacemos nuestras. Disculpamos la mediocridad mediante programas de televisión nefastos y francamente tolerantes con el fracaso. Es la industria de la disculpa y la estupidez. Ahora, después de este mensaje, francamente he decidido buscar al responsable, no para castigarlo, sino para exigirle (sí, exigirle) que mejore su comportamiento y que no se haga que la virgen le habla. Sí, he decidido buscar al responsable. Estoy seguro que lo encontraré cuando me vea en el espejo. ¡Ahí esta! No necesito buscarlo en otro lado.

Y tú... ¿Qué piensas?... ¡Reflexiona! Necesitamos hacer conciencia...”

 

Cuando terminé de leerlo quedé pasmado por la sencillez de su mensaje aunado a la profundidad de sus verdades. Por eso, como algo excepcional, decidí publicarlo aquí en mi página. Sé que también generará algo en ti. Y lo más bueno que puedo sacar de todo esto es que tú y yo, aquí en Nueva Conciencia, sí estamos haciendo algo por el beneficio de nuestro país y del mundo entero. Con cada acto de amabilidad que generemos, estamos elevando la frecuencia vibratoria del mundo entero, empezando en el origen de todo: nosotros.

            Recuerdo que cuando terminé de leer este correo anónimo, lo primero que vino a mi mente fue una melodía que desde la primera vez que la escuché hizo estragos en mi interior. Confieso públicamente que pocas canciones me han hecho llorar como esta, donde también el cuerpo se me eriza en varias ocasiones. La melodía es hermosa, la letra sublime. Es una canción de mi amigo Antonio Calvo, afamado productor teatral. Antonio vino a mi oficina hace varios meses cuando estábamos valorando que Nueva Conciencia fuera patrocinador de la obra teatral, “Regina”, el musical. Desde aquel entonces me mostró varias de las canciones de esta puesta en escena y la que más me impresionó fue una llamada: “Digan por qué”, interpretada por otro gran amigo mío, Abel Fernando, talentosísimo cantante y actor teatral. Hoy, en esta nota especial de mi diario, quiero invitarte a que “sientas” este hermosísimo mensaje haciendo uso de la tecnología que hoy estreno y me permite compartirte la música aquí directamente. Sin embargo, para acondicionarte al ambiente ideal de la melodía me es menester describirte la escena que su autor, Antonio, me compartió. Imagínate esto: un joven caminando por las calles de México, es atrapado por sorpresa por unos delincuentes y lo suben a un automóvil. Empieza un secuestro express. Le roban todo lo que trae, lo golpean, lo ultrajan y horas más tarde lo dejan tirado en la avenida Reforma. Este joven maltratado por delincuentes, sangrando del rostro por los golpes y con la ropa rasgada por la violencia, alcanza a llegar al Ángel de la Independencia. Ahí, en la base de este monumento nacional, donde se encuentran las estatuas de los héroes que nos dieron patria y libertad, dirigiéndose a ellos con ojos nadando en lágrimas, empieza a cantar lo que podrás escuchar a continuación por la magia que hoy estreno en nuestra página... (haz clic en “Digan por qué”).

(Disfruta, siente, reflexiona y comprométete aún más a expandir Nueva Conciencia en nuestra nación y en el mundo entero. ¡Se necesitan urgentemente personas como tú y como yo! Sé que cada día somos más, pero no es suficiente. Necesitamos seres humanos que decidan enamorarse de su Nación, que defiendan la dignidad humana con su propio comportamiento, que se atrevan a ser felices mediante el ejercicio de su honestidad; seres humanos que sabiendo que diariamente dan lo mejor de sí, puedan experimentar una verdadera emoción por existir! –Alejandro ArizA.)

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia