Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

Testimonios de sanación. - Columnas

Los milagros ocurren cuando crees. En mi curso especial “Libérate del dolor con Nueva Conciencia”, del pasado día 18 de enero, nos dimos cita casi 40 personas, entre pacientes y sus familiares. Se trataba de pacientes gravemente afectados de intenso dolor de espalda o gran dolor de cintura u otro intenso dolor de cuello u hombros o relacionados con estas zonas. En este protocolo de investigación, mi objetivo era demostrar que el intenso dolor es por el SMT (Síndrome de Miositis Tensional) cuyo origen es mental y que mediante un tratamiento mostrado en la sesión, todos los pacientes podrían librarse del dolor ellos mismos y sanarse. Mi idea preliminar era que luego de darles el tratamiento, sin medicinas, sin ejercicios o terapias de rehabilitación y sin cirugías, sino solo con Nueva Conciencia, tuvieran una recuperación mayor al 80% o total en un lapso no mayor a un mes. Hoy debo confesar abiertamente mi sorpresa al constatar que la inmensa mayoría de los pacientes (90%) lograron eliminar su dolor en forma total en menos de 5 horas. Todos los asistentes fueron testigos presenciales de lo que aquí afirmo. La sanación que ellos mismos lograron al asistir a mi curso, ¡hoy es una de mis mayores fuentes de mi emoción por existir! Doy gracias a Dios por haberme dado la oportunidad de ayudar así. Sin mayor preámbulo aquí muestro varios testimonios. – Dr. Alejandro ArizA.

 

TESTIMONIO 1: CONSUELO.

Queridísimo Alejandro: No hay palabras para agradecerte la oportunidad que me diste de estar en tu extraordinaria conferencia del 18 de enero…… no te había escrito porque quise poner a prueba los conocimientos adquiridos y aquí te cuento mi historia….

Desde hace dieciocho años he padecido dolor en la parte lumbar de la espalda; este dolor aparecía siempre que barría o trapeaba, por sentarme mal o inclinarme de tal forma que mi cuerpo descansara en la cadera……  en los últimos 5 años se habían hecho más frecuentes estos dolores que casi cada mes visitaba al quiropráctico.

Puse a prueba los conocimientos adquiridos; ese día de la conferencia estaba muy agripada y tu mencionaste que esto se debía a reprimir el llanto……. al día siguiente, al mediodía decidí recostarme por el malestar pero cuando me disponía a hacerlo entré en llanto inconsolable de la nada…. y mientras lloraba acepté tantas cosas y regañé a mi cerebro por ello…… no supe en qué momento me quedé dormida…. cuando me levanté, la gripa había desaparecido increíblemente!……  eso es, increíblemente……

Al día siguiente me puse a barrer y trapear como nunca…… y mientras lo hacía…. puse a trabajar mi mente con lo que mencionaste en la conferencia……. y no me vas a creer, pero no tuve ninguna molestia!, pero ninguna en la parte lumbar que siempre me incapacitaba por lo menos unas horas por el dolor. Ahora mismo no me duele nada en absoluto…… estoy más que contenta….. muy agradecida por tu gran labor de ayuda a todos nosotros……

Que el Dios del cielo te bendiga grandemente!!!!!!!!!

Muchas gracias por tu ayuda y nos vemos el 29 de enero………

 

TESTIMONIO 2: CYNTHIA.

Hola Alejandro, soy Cynthia. Ayer estuve en tu maravilloso curso y ésta es la historia...
A mi mamá hace aproximadamente dos años le empezaron a dar unos fuertes dolores de cabeza acompañados de presión muy alta; los doctores diagnosticaron que era la menopausia. Ella tomó cuanto medicamento le recetaron, se puso parches y el parecer todo iba mejor, pero cuando no podía ponerse los dichosos parches se sentía muy mal. Poco a poco mi papa, mi hermano y yo nos dimos cuenta que mi adorada mamá, una bella mujer de apenas 51 años, se estaba volviendo viejita. Eso no podía ser, la empezamos a regañar para hacerla reaccionar, le dijimos que todo era psicosomático, pero fue peor porque cayo en una gran depresión. Un día le subió tanto la presión que el doctor nos dijo que eso podría  provocar una embolia. Imagínate el miedo que sentimos de perderla. Así que decidimos cuidarla de todo y todos, sin saber que de quien se tenia que cuidar era de nosotros porque la hicimos enfermiza, miedosa y, sin quererlo, bajamos su autoestima diciéndole: no salgas sola, no hagas esto o lo otro, etc. Mi miedo a pederla era enorme, el que no me viera casarme o tener hijos. En año nuevo me deprimí muchísimo, pero me acorde de ti y de tus libros; me calmaron, pero dentro de mi sabia que yo podía sentirme mejor pero mi mamá seguía igual. Cuando recibí la respuesta de Dios en un correo de Nueva Conciencia hablando del dolor, lo contesto y días después mi mamá recibe la llamada de tu hermano Daniel invitándonos a las dos a tu curso. Ella llegó con dolor de cabeza intenso, luego, espero que recuerdes que te dijo que sentía dormida la nuca y cuando llego la meditación ¡se quitó toda molestia! Estoy segura que hay milagros, Dios y ella lo hicieron y tú fuiste quien le leyó el instructivo para la sanación. Prometo mantenerte informado, pero de antemano se que serán noticias maravillosas. Gracias por leer tan hermosa y atinadamente los instructivos que Dios nos manda para que nos sanemos de alma y cuerpo. Un abrazo con todo me cariño. –Cynthia.

 

TESTIMONIO 3:  EDUARDO.

No hay hechos mas extraordinarios y fehacientes que los vividos por uno mismo, y es así como damos crédito a lo que tal ves antes de no conocer, no creíamos. Esto lo pude comprobar el día de ayer después del seminario titulado: Libérate del dolor con Nueva Conciencia. Tal vez todo lo que aprendí ayer y que me causó tanta emoción sea solo privilegio de mi mismo, pero es un hecho que siento la necesidad de compartirlo y tratar de motivar a más gente a que conozca la grandeza del poder que hay en su mente, con el simple hecho de creer en uno mismo. Yo en lo personal pude aprender más de mi y de mis capacidades; es difícil aceptar que gran cantidad de las enfermedades que físicamente nos aquejan tienen su raíz en la mente o mas bien en un engaño del cerebro creado por el mismo para distraer la atención del verdadero problema, “un problema emocional”. Debo confesar que yo no llegue con ningún dolor físico al seminario, pero había algo que no estaba bien en mi, ahora sé de qué se trataba, era una ansiedad, por no estar bien conmigo mismo, por tener un desorden emocional que estaba disfrazado de una ansiedad que desapareció en el momento en que acepté que mi problema no era físico. Ahora puedo decir con toda seguridad que la verdadera medicina efectiva es “la verdad” , porque comprobé que dejándose de mentir uno mismo y quitando el maquillaje que el cerebro le pone al problema real, e informándome de lo que sucedía en mi, fue cuando desapareció la ansiedad de la que hablo, pero además de eso pude sorprenderme más de otros invitados al seminario que con 10 o 12 años de un dolor continuo, decidieron ponerle un fin a las tretas de su cerebro, y desaparecer su padecimiento que antes de informarse del verdadero problema, parecía incurable. Es sorprendente lo que uno puede aprender en tan solo unas horas, pero aun más sorprendente puede ser lo que uno puede lograr con el simple hecho de CONFIAR EN SI MISMO.

Quiero hacer público el profundo agradecimiento con Dios por sincronizar el momento para que se diera la experiencia que viví el día de ayer, y también al Dr. Alejandro Ariza por invitarme al seminario así como la amabilidad de sus colaboradores. “MUCHAS GRACIAS”.

 

TESTIMONIO 4: JUAN EDUARDO.

Alejandro: Deseo expresar mi gran alivio del dolor de espalda. Durante la reunión del martes 18, a la que siempre agradeceré el que me hayas invitado, me sentí liberado del dolor de espalda, que hasta donde me recuerdo, a la edad de 8 o 9 años empezó; a la edad de 30 años y "gracias" a un diagnóstico general para entrar a laborar a una empresa, me tomaron unas placas y lo que yo sentía se reforzó más. Pero hoy sé, porque lo viví el martes 18, que todo era equivocado, hoy sé de Alejandro Ariza, y sé que todo era el SMT -sindrome de miositis tensional—. Ese día en la reunión, y a medida que nos explicabas las causas, las definiciones, y nos enterabas de la técnica, vencí al dolor. Salí de la reunión sin dolor. Todo el día me dolía la espalda, durante años lo tuve. Hoy sé de Alejandro Ariza, hoy sé que no tengo dolor de espalda. Gracias Alejandro por compartir la técnica. "Que tu vida sea plena".

 

TESTIMONIO 5: EMMANUEL.

Saludos a la familia Nueva Conciencia, les mando mi testimonio de la sesión de ayer como prometido.

En calidad de recién operado de una doble hernia discal, me permito darles mi retroalimentación referente a la sesión del día 18 de enero con Alejandro. Antes que nada, cabe destacar que después de mi cirugía lumbar no tenía realmente mucho dolor, siendo la molestia principal un adormecimiento de la pierna izquierda con perdida de motricidad y sensibilidad. Tengo que reconocer que el poco dolor que me quedaba en efecto desapareció
después de la sesión (en escala de 0 a 10 podemos decir que pase de 6 a 1, del inicio al final de la sesión), al grado de andar de aquí en adelante ¡sin la faja que me acompañaba desde hace 2 meses! En cuanto a la parte del adormecimiento de la pierna, esto tardará un poco más dado que lleva otro proceso y no encaja de la misma forma en la auto-curación. Pero muy pronto podrán leer en la pagina de Nueva Conciencia que volveré a bailar la salsa cubana en mi lugar favorito, y ese día será el final de algo pero el comienzo de una nueva era en mi vida.

Pero estoy agradecido a Alejandro sobre todo por una cosa: habernos a todos, enfermos, familiares, e incluso los felices meseros "colados" al evento, dado de vuelta la esperanza en cuanto al origen y la solución a procesos de dolor en general. Muchas gracias. Empieza de aquí en adelante una nueva etapa, de humildad, reconocimiento del problema, duelo de la auto-mentira y lucha contra estas energías ocultas del ultra-tumba. Un sendero por cierto muy desconocido, que emprendí ayer y seguiré sin miedo ninguno, la cabeza alta, hasta donde deba tomarlo.
"Avanti tutti" dicen los italianos, el batallón de los "auto-curanderos", nueva generación esta en marcha, cuidado todos, nada ni nadie los podrá detener!!!! Abrazo. –Emmanuel.

 

TESTIMONIO 6: GABRIELA.

Buenos días. Envío este mail para comentarte que ayer fui al excelente curso que nos dio Alejandro Ariza. Fui una de las personas afortunadas. Quiero darte las gracias a ti a y a todo el equipo que lo hizo posible. La experiencia que tuve en ella fue INOLVIDABLE porque yo tenía un dolor de cadera desde hace ocho días, el cual con el frío se estaba acentuando. Me parece increíble que al final de la conferencia ya no tenía el dolor. Ayer antes de ir a ésta, una compañera me comentó que sería conveniente que fuera al médico.

No había querido ir porque estoy practicando aerobics y pensaba que era una inflamación del músculo y que con reposo se me quitaría, pero al ver que no mejoraba ya había decidido ir hoy al médico. Muchas gracias al Dr. Alejandro y a Dios porque ya no tuve que ir al médico. Ya estoy bien.

Quiero confesarte que ayer pensé: “...en cuanto baje al frío del estacionamiento me va a regresar el dolor”. Hoy en la mañana en cuanto llegué al trabajo pensé lo mismo. Esto lo pensé porque estoy trabajando en el corporativo de Banamex en Santa Fé y acá hace muchísimo frío, pero NO, YA NO ME REGRESÓ EL DOLOR NI ANOCHE NI HOY!!!!

NUEVAMENTE MUCHAS GRACIAS !!!!!

 

TESTIMONIO 7: JOSÉ ANTONIO.

Estimado Alejandro: Primero que nada, deseo hacerte patente mi agradecimiento por la invitación al seminario del día 18; también deseo hacerte partícipe mi admiración por el resultado que con tu guía y conocimiento pude lograr y que de forma breve te relato:

Hacía 12 años que me diagnosticaron espondilitis anquilosante, mismo tiempo durante el cuál padecí dolores muy intensos principalmente en espalda y también en articulaciones de extremidades y hombros; incluso en mayo del año pasado me operaron el hombro izquierdo. El pasado día 18 que asistí a tu seminario, llegué a las 18:00 hrs. con un intenso dolor de espalda, y tuve la experiencia de salir cinco horas después con un dolor disminuido en un 90%, mismo que hacía años no disminuía, y menos en un período de tiempo tan asombrosamente corto.

Realmente, además de reducir importantemente el dolor, se me abrieron muchas áreas que estoy escombrando en mi mente, y encontré la posibilidad de conocerme mejor a mí mismo, con lo que me siento un ser más grande.

¿Sabes? cuando uno tiene tanto dolor, eso es lo único en lo que se piensa, y en mi caso, se fueron diluyendo planes, ilusiones, proyectos a mediano y largo plazo, amén de perder cada día de dolor una esperanza real de vida. Por lo que en este momento me encuentro feliz y haciendo planes para disfrutar de esta nueva vida, por lo que no tengo palabras para agradecer a Dios haberme puesto en tu seminario, y a ti tu altruismo y entrega que has demostrado.

Estaré el día 29 en tu conferencia, y espero poder tener el gusto de saludarte y me brindo a colaborar contigo altruistamente en el desarrollo de todo aquello que pueda beneficiar a nuestros semejantes. Me despido brindándome a todos ustedes.

 

TESTIMONIO 8: MARIA EUGENIA.

Alexander: Déjame explicarte. Cuando estoy sentada, sin moverme, no tengo ningún dolor, pero el dolor empieza cuando me paro y camino; peor aún cuando subo o bajo escaleras.

Por eso ayer te pregunté si te referías al dolor de ese momento o cuando nos da y ahí quedó muy claro.

En primer lugar, como siempre, aprendo cosas nuevas cada vez que te escucho, por eso todas las oportunidades que tengo de escucharte, mejor para mi!!! Bueno, ayer en la noche, cuando todos salimos, la Sra. que estaba a mi lado vive cerca de donde yo vivo y se ofreció a darme un ride. Era invitada, por eso salí destapada. Cuál no sería mi sorpresa..... que cuando bajé las escaleras rápido, al tercer escalón noté que no tenía el dolor. Yo quería gritar como loca (cada vez que me emociono grito como loca, pregúntale a Daniell, él me perdona mis locuras) y le dije: “...mira cómo estoy bajando las escaleras sin dolor!!!”.

Llegué al departamento de mi hija, ya que en cada conferencia me voy ahí porque me queda más cerca y me desplazo mejor. Sus escaleras para mí son martirio de la Santa Inquisición ya que cada subida es muy dolorosa..... pues ayer, las subí rápido sin siquiera descansar en los descansos y sin el más mínimo dolor, y yo en la locura de la emoción.

Cuando abrí la puerta mi hija estaba preocupada, ya que yo nunca salgo de noche y me dijo pues a dónde andas? Y me vio que subí tan fresca como la lechuga y no podía creer lo que veían sus ojos. A mi hija no la invito, ya que es muy escéptica, así es que ya me decidí a no invitarla ya que de todos modos es mejor que no vaya.... pero anoche, no podía creer cómo había subido las escaleras. Mis vibraciones estaban a su máximo, estaba emocionadísima que no podía con mi alma.

Hoy llegué a mi departamento e igual, ¡ningún dolor! Anoche ya no tuve ataque de rinitis que no me dejaba dormir una noche completa. Ya no te quiero aburrir, pero si, puedes contar conmigo para cualquier experimento que quieras hacer, yo te seguiré informando de mis progresos.

Mi cuñada tiene osteoporosis y sus discos lumbares están muy mal, pero yo quiero compartir con ella toda ésta dicha, pero me ve con ojos incrédulos, y yo soy bastante intolerante y si no me cree mis progresos yo no puedo ayudarla, le falta fe. Pero bueno, no me voy a preocupar por nadie, seguiré practicando todo esto diario. Mil gracias, te mando un besote y un abrazote. (Te quiero mucho).

 

TESTIMONIO 9: MARYCARMEN.

Dr. Ariza: Creo que hay que ser agradecidos y en especial cuando las personas que se cruzan en nuestra vida comparten sus enseñanzas que nos permiten estar mejor en cuerpo y mente. GRACIAS a usted y a su equipo de trabajo.

En el curso impartido el día 18 de enero del 2005, "Libérate del dolor con Nueva Conciencia",  me permitió no solo conocer el tratamiento para aliviar el dolor, sino tal vez lo más difícil: reconocer los verdaderos motivos que lo originan. GRACIAS por su AMOR y sus tips para ser más tolerantes. Ah! se me olvidada, GRACIAS por haberme quitado en un 80% el dolor de espalda que tenía, espero que en el plazo acordado (1 mes) éste desaparezca por completo. Un abrazo.

 

TESTIMONIO 10: SILVIA.

Estimados amigos Alejandro y Daniel: Les reitero lo feliz y satisfecha que me siento por la plática a la que gracias a Dios asistí ayer con Uds. De todo corazón les agradezco y que Dios los bendiga siempre en ésta magnífica labor que realizan; de antemano, me gustaría ponerme a sus órdenes para ayuda en lo que necesiten.

Primeramente quisiera manifestarles mi sorpresa, agrado y satisfacción de conocer al Dr. Ariza; es la primera vez que acudo a una plática con él y realmente quedé admirada y gratamente sorprendida; quisiera comentarles mi experiencia: Soy una persona de 36 años, tengo una hija de 6 años y estoy embarazada de 4.5 meses; tengo poco tiempo de casada;  yo padecía dolores de espalda desde el nacimiento de mi hija, algunas veces cuando las tensiones eran mayores pues la lumbalgia apretaba y aparecían los problemas para poder realizar algunos movimientos. El día de ayer me pude dar cuenta de la ira reprimida que me aqueja y de los mecanismos de defensa que a lo largo de toda mi vida he tenido que realizar: desde los problemas con el padre de mi hija, hasta partirme la vida para el mantenimiento de ella,  y el mío también, un orgullo tonto en donde lo importante era que la niña estuviera bien y luego ser reconocida en una sociedad en la que como madre soltera y como buena rebelde no me había  podido integrar. Al paso del tiempo,  la vida me cambió, pero no el dolor de espalda, y me tuve que dar cuenta que mi corazón se volvía cada vez más duro, y que las mismas exigencias que tenía conmigo misma para cubrir mis responsabilidades con ese rigor, se las estaba heredando en vida a mi hija. Haciendo un esfuerzo tuve una relación con mi actual esposo, pero los problemas iniciales al matrimonio no se hicieron esperar y llegaron de inmediato, conjugando dos vidas, dos problemáticas y un bebé en camino; desde luego, yo  daba por hecho que los problemas lumbares habían aumentado por el peso del embarazo, sin haberme percatado que las causas aprendidas ayer del  Dr. Ariza empatan perfectamente y no solamente en mí, sino también en mi hija (¡¡¡¡¡!!!!!),  aunque aún no se queja de dolores, afortunadamente; creo que tengo que aligerar mi carga y que la única manera de lograrlo es hacer a un lado los problemas que no tienen tanta relevancia y tomar el papel de madre y esposa que es el  mayor compromiso con la vida, verlo como algo que tiene que fluir sin  atesorar nada de ira en mi propia familia y verdaderamente hacer todo para que esto funcione. Ayer tuve que darme cuenta que soy un eslabón en mi matrimonio y que solamente con amor y buena voluntad se puede salir adelante. Ayer, como un milagro, ¡se me quitó cualquier dolor que trajera al darme cuenta de las causas!, y con una breve plática con mi hermano, a pesar de que la mañana fue difícil en el trabajo, y de llegar más tarde de la hora habitual a casa, ahora estaba en paz con Dios y conmigo misma. Muchas gracias de verdad y nos vemos el 29 de enero!!!

 

TESTIMONIO 11: BEATRIZ.

Cuando yo era pequeña mis padres me enseñaron a escribirle cartas a Santa Claus para que me trajera regalos a final de año, y así era. Pero ayer cambiaron las cosas radicalmente porque no era fin de año sino principio de año, porque no escribí ninguna carta, al contrario recibí una muy hermosa que tampoco era de Santa Claus pero si de un hombre dedicado como Santa a repartir regalos sin mirar fronteras. Ese hombre es Alejandro Ariza, quien con su contagiosa alegría me invitó a mi junto con mi otro yo (alma gemela) a participar en su taller sobre SMT, ambos nos sentimos muy interesados y honrados a la vez, así que acomodamos todo lo necesario para asistir. No fue fácil soportar los minutos en el tráfico con las enormes ansias de llegar, lo que si les puedo decir es que valió totalmente la pena.

Yo tengo una escoliosis terrible que me causa algunos dolores y una joroba bastante pronunciada, pero debo admitir que no fue esa la razón por la cual asistía al taller, pensé que habría muchos otros con dolores más fuertes y que merecían el privilegio de ser atendidos por Alejandro. Qué limitada fue mi mente al olvidar que cuando se derrama amor este alcanza hasta los más pequeños rincones. Así fue para mí la experiencia de ayer. Recibí abundantes dosis de amor no sólo de Alejandro, sus familiares y amigos siempre cercanos, sino de todos los que ahí se encontraban presentes.

Asistí como una fiel observadora y creyente de la salud. Creo que la salud es nuestro estado natural, por lo tanto no me sorprendió ver como la gente se iba sintiendo cada vez mejor, no me sorprendió que varias personas reportaran cero dolor después de haber entrado con un ocho de dolor en una escala de 10. No me sorprendió porque yo tuve el privilegio de ser sanada por las palabras de Alejandro un doloroso día de diciembre. Lo que si les puedo decir que no solo me sorprendió sino me sigue sorprendiendo. Es que hoy tengo la plena seguridad de que la salud esta ahí lista para derramarse en todo aquel que así lo desee. Porque  TODO ESTA BIEN, mi escoliosis no me controla, mi mente ya no me puede engañar tan fácilmente, mi cuerpo no esta separado de mi yo verdadero, mi cuerpo no es de los doctores o de lo que otras personas opinan de él, mi cuerpo es MI cuerpo, el estuche que me prestaron para que mi espíritu tenga acceso a lo que esta vida terrenal me presenta y de ello pueda aprender y seguir creciendo…doy gracias a la vida por ello y por muchas cosas más, pero hoy quiero declarar, que yo presencie una sanción en las otras personas, ¡si! Pero en mi persona que ni siquiera lo buscaba…también presencie una sanción y de dolores que ni siquiera había registrado y que a veces son más difíciles de curar, recuerdos dolorosos, temores dañinos, enemigos no deseados. Salí sintiéndome en total armonía, ligera, contenta, llena de bendiciones y lista para compartirlas con los que por mi vida se cruzan, sea por un instante o por la vida entera.


Siguiente Sesión “LIBERATE DEL DOLOR con Nueva Conciencia”:

( p r ó x i m a m e n t e. . . )

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia