Inspiraccion de hoy Podcast de alejandro ariza Descargas de audios
Facebook Twitter Youtube tumbl

Novedades

¡NUEVOS LIBROS DE ARIZA!

Lanzamiento mayo 2016

Boletin LUZ-NC Ariza

Para recibir gratuitamente esta publicación y los mensajes motivacionales de Alejandro Ariza, ingresa tu e-mail aquí y haz clic en el botón "Suscríbete":

eNCuesta

27/01/2011

¿Revisas la página de facebook de Nueva Conciencia y la de twitter o tumblr de Alejandro Ariza? 

Sí, me tienen muy actualizado con todo lo que pasa en NC y Alejandro Ariza

No, casi no reviso facebook ni twitter

No sabía que tenían presencia en redes sociales

Preguntas anteriores
Resultados de la encuesta

Cavilaciones de Optimismo. - Columnas

 

“El optimismo es la fe que lleva al éxito.

Nada puede hacerse sin esperanza y confianza”. 

- Helen Keller.

 

Cada día de mi vida, cada minuto, cada instante de ella, de día y de noche, compruebo la magia y el enorme poder de ser optimista. Incluso, hoy me atrevo a afirmar que no puede existir otra forma de ver la vida si se ve realmente con claridad. Solo a través de lo turbio que la ignorancia genera es que la vida se aprecia con otras visiones de la realidad.

         En Nueva Conciencia diario se vive magia. Esto lo he compartido con mis lectores desde hace varios años. Pero no puedo dejar de admirarme cuando apenas hace algunos días conversaba con mi alma gemela y decíamos: “...qué bella es la vida, qué linda! Y lo más impresionante es que sentimos que hoy es más linda que nunca y eso que antes vivíamos tan maravillosamente bien que no pensábamos que pudiera ser más linda aún. Y sí lo es!”. Así charlamos durante varios minutos. De esas charlas que infunden enorme alegría en el espíritu y que se conservan por siempre. Momentos de éxtasis al “darse cuenta” del cómo suceden las cosas en la vida. Es verdaderamente sorprendente cuando se llega a un nivel de comprensión en donde alcanzas a ver con total claridad que incluso toda desavenencia y desdicha llega para que uno pueda seguir su camino y continúe la bella espiral de la evolución espiritual del ser humano. Hoy vivo en la certeza de lo que acabo de afirmar.

         Cuando el ser humano, en su diminuta dimensión de pequeña célula del organismo llamado “humanidad”, quiere que las cosas sucedan exclusivamente como él quiere, una clásica trampa del ego, es cuando “se percibe” al mundo como un lugar hostil y agresivo. Es cuando se percibe al mundo como el campo de batalla donde se vive para luchar. Miles de personas creen que en esto consiste la vida. En luchar por conseguir algo. Así yo pensé durante años. Tal vez como tú piensas ahora o como también pensaste en algún momento. Esa fue la escuela de mi vida, pero por suerte solo durante los primeros 20 años. Pero algo sucedió, algo pasó, que tuve la dicha aprender nuevas lecciones y mi vida se transformó. Llegó Nueva Conciencia a mi vida y ahí empezó todo. Por supuesto que explicar qué fue eso que pasó me llevaría mucho tiempo, tanto, que de hecho me lo he llevado en escribir varios libros en donde he compartido lo que en mi vida cambió. Todo ha sido maravilloso.

 

“Un optimista ve una oportunidad en cada calamidad;

un pesimista ve una calamidad en cada oportunidad”.

- Sir Winston Churchill.

Político inglés.

 

Hasta los dolores más fuertes de mi corazón y las desdichas más plagadas de infortunios, hoy sé perfectamente que fueron una bendición más, de las muchas que un ser humano recibe, para continuar por mi camino. Ese camino que se me tenía trazado desde mucho antes de que naciera. Todo mi éxito ha consistido en rendirme y obedecer. ¿Rendirme a qué? A los dictados de mi ego. ¿Obedecer a qué? A la voz de mi espíritu. En eso puede sintetizarse mucho de lo que me ha pasado en los últimos 10 años de mi vida. El cambio es impresionante. Hoy vivo con la paz y la armonía que nunca soñé hace tan solo unos años. Hoy la abundancia fluye a través de mí y estoy pudiendo disfrutarla a un grado que mejor es obviar para no herir susceptibilidades propias de quien no ha alcanzado a darse cuenta de la energía del dinero. Hoy no planeo nada y todo sale perfecto. Y es que llega un momento en que te das cuenta de que tu no planeas nada, más bien tú eres el planeado. Hoy he disfrutado de momentos en donde me he sentido fundido con el Todo. Esos momentos son simplemente indescriptibles. Hoy noto perfectamente cómo fluye una poderosa energía en cada una de mis conferencias y de mis cursos, y es precisamente ahora cuando no uso ningún guión y desde hace años solo vengo hablando de lo que va surgiendo de mi corazón. Al principio me impresionaba cómo lograba hablar hasta por 7 u 8 horas continuas sin necesidad de guión alguno, sin tarjetas de recordatorios o ningún otro método de apoyo. Hoy sé que es lo más natural y por eso fluyen las ideas con tanta abundancia. Cualquiera lo puede hacer. Literalmente cualquiera. Tan solo se requiere conectarse con la fuente de todo ello. Vamos, en una palabra, hoy he podido disfrutar la enorme dicha de poder elegir la emoción por existir. Esa es una elección, no una consecuencia de elegir alguna otra cosa.

         ¿Por qué te digo esto? Porque quiero que te envuelvas en mis palabras y permitas que estas acaricien tu ser. Si te lo permites, incluso si las vuelves a leer y te dispones con amor a envolverte en ellas, sentirás su fuerza y su verdad, te puedo garantizar que sentirás una emoción muy particular mientras lees. Ahí te estas conectando. Tan solo necesitas elegir. Por lo menos esa es la vibración con la que te estoy escribiendo esto, precisamente hoy y precisamente para ti. Créeme. Esto es para ti.

         Creer que se puede vivir de determinada manera en la vida es la puerta de entrada al recinto donde vivirás precisamente aquello. Saber que se puede, es la llave para abrir esa puerta. Toda mi vida he sido un optimista. Lo acepto y es más, me enorgullezco. ¿He sido criticado por ello? Puedes apostar a qué sí. Y no solo criticado, sino hasta amenazado. A mucha gente no le gusta cambiar y si aprendió que en la vida hay que luchar y que el fracaso es posible e incluso es una poderosa fuente de aprendizaje, pues ahí está. Esa creencia es la puerta por donde pronto atravesará y llegará al lugar donde lo va a vivir. Es cuestión de que algo difícil le suceda una o dos veces para que luego sienta “saberlo” y en ese instante tiene en sus manos la llave que abre la puerta que lo lleva al lugar oscuro que vio de la vida. A un optimista, quien ve la vida esperando lo mejor, siempre se le criticará de que vive fuera de la realidad. ¿Cuál realidad? La que ven los otros. ¡Caray! El optimista podría decir exactamente lo mismo de los otros. ¿Ya te fijaste? Cada quien ve la realidad desde su propia perspectiva y dependiendo de lo que veas será el horizonte al que puedas llegar. Tal vez por eso me atrevo a decirte: “Cuidado con lo que ves, porque pronto estarás ahí, sobre todo si lo sigues viendo una y otra vez”.

“El optimismo es un elemento

vigorosamente constructivo,

cuya influencia en el individuo

equivale a la del sol en la vegetación”. 

-Orison Sweet Marden.

Escritor y moralista estadounidense.

         Ayer acabo de regresar de unas preciosas vacaciones que me tomé luego de tantos viajes y compromisos de conferencias que he tenido la dicha de dictar en los últimos meses. Creo que nunca en mi vida había visto el mar tan bello como en esta ocasión. Nunca me había sentido tan conectado con el cielo y con el mar, con la vegetación circundante y con los animales al mismo tiempo y en el mismo lugar. Te juro que es una experiencia difícil de poner en palabras. Todavía no desarrollo la capacidad de plasmar con mis letras la experiencia vivida en esta ocasión. Pero créeme, fue algo como nunca lo había vivido. He viajado decenas de veces en mi vida al lugar que elegí para descansar, con mis mejores amigos de cada época y hasta con familiares muy queridos. Nada se compara a lo que viví ahora. Incluso en esta ocasión me acompañaron amigas y amigos, pero la experiencia fue totalmente personal. Nunca había conversado con alguien sentado en la arena mientras el mar acariciaba nuestros pies hasta las 3 de la madrugada, cubiertos por un cielo totalmente estrellado y acompasando a nuestras palabras el continuo oleaje del mar. Me sentía profundamente unido a todo ello. En instantes todo éramos lo mismo, instantes en que toqué a Dios. No me queda duda. Y lo más bello es que me he atrapado “observando pacíficamente” como nunca antes: la naturaleza, los comportamientos de mis amigos, las palabras que cruzábamos, y lo más impresionante: las opiniones que cada uno daba de un mismo evento o suceso. ¡Wow! No tan solo impresionante lo diferente de las opiniones, sino que resulta más sorprendente aún darse cuenta de que hay diferentes perspectivas. Vamos, quiero enfatizar el hecho mismo de darse cuenta. Cultivé mucho la actitud del observador y comprendí perfectamente porque se puede disfrutar un viaje –o cualquier cosa— y no es por el viaje en sí, por lo paradisíaco del lugar, ni por la gente que te acompaña o no, nada de eso. La belleza, la armonía, solo está en mente de quien observa, para que así, se pueda identificar esa belleza con la belleza circundante. El círculo se cierra perfecto. Recuerdo que Miguel de Cervantes, en su obra “Don Quijote de la Mancha”, expresa una de sus afamadas reflexiones: “La belleza está en los ojos del que mira”, pero hoy no estoy de acuerdo en esto ¡incluso aunque en libros míos anteriores sí lo estaba! No estoy de acuerdo en esto si lo tomo como “exclusivamente” ahí, la belleza en los ojos del que mira. ¡No! Me acabo de dar cuenta de que la belleza está en todo, ¡absolutamente en todo! En el que mira y en lo observado, y para colmo en el mismo proceso de observar, también hay belleza ahí. Tal vez, una Nueva Conciencia de la reflexión de Cervantes sería la siguiente: “La belleza está en todo, pero solo se dará cuenta, solo la podrá apreciar, aquel que la lleve en su interior y puedan sus ojos observarla desde la misma perspectiva”. Decirte esto, me encanta. Además, si alguien, por sus creencias, por su evolución en etapas primitivas del ser, no lleva belleza en su interior, es lógico y normal que no la alcance a ver afuera en su realidad circundante, en los amaneceres que tiene, en las personas, o en los animales. Pero –este “pero” es importante—, el hecho de que esta persona no se de cuenta, no alcance a ver la bondad y belleza en su derredor, no quiere decir que su derredor no la tenga. Punto. Tal vez por eso, quiero opinar que el pesimista simplemente es un ciego y el muy realista está dormido. Pero cuando llega un momento en tu vida en que ves y ves despierto, entonces todo es bello y bueno. Todo. Cuando vibras con un amor así, gracias a que vibras con un amor de esa magnitud, es que puedes apreciar cualquier cosa o persona como bella. Y no al revés como mucha gente piensa. He observado a gente que cree que por ver a alguien físicamente atractivo, ahí podrá darse una relación de amor. No creo. Quizá. Es solo una posibilidad. En cambio, lo contrario es una certeza. Cuando logras ver a alguien con amor, ahí podrá darse una relación de profunda atracción. Todo consiste en lo que alcanzas a ver primero. Te estoy compartiendo cavilaciones que simplemente están surgiendo en mí luego de lo que se puede observar del comportamiento humano en la playa. Ejemplos de cuerpos atractivos en un ambiente así, pueden haber muchos, y tal vez por esto es que reflexiono contigo de esta manera. Me di cuenta de cosas nuevas.

         Otro ejemplo: hoy me resulta increíble ver cómo en la playa existen diferentes posturas: quien se broncea meramente anhelando regresar a la ciudad y mostrarse con un color estupendo para ser apreciado por “sus amistades” y ser cuestionado de inmediato para saber a dónde fue y este tener la oportunidad de presumir su viaje, todo ello trampas el ego; y quien se broncea meramente como consecuencia de tener un poderosísimo contacto con una fuente tan basta de energía como es el Sol, embebido única y exclusivamente en ese precioso momento en donde te dejas acariciar por sus rayos en cada poro de tu piel y sientes en cada minuto la conexión con el Todo. ¡Es tan impresionante la meditación a la que te puede llevar el tener que cerrar los ojos para recibir el Sol! Cierras los ojos y vez luz. Literalmente conectas y percibes que estás en una burbuja donde los mismos pájaros con sus trinos te hablan al corazón mientras vuelan contigo. Son dos diferentes maneras de broncearse. El primero estará hablando todo el día de su color, el segundo nunca se dio cuenta de ello y ni habla al respecto, vive inmerso en la dicha de sentir aquí y ahora. El primero ya quiere regresar para mostrarse, usando sus prendas blancas para establecer más el contraste; el segundo sabe que regresará cuando esté en el plan Maestro y con más energía para compartir con los demás su fuente de paz y armonía. Viajé con los dos tipos de personajes y fue igual de lindo darme cuenta de la belleza que hay en los dos.

         ¿Cómo se logra esta Nueva Conciencia en donde se espera lo mejor? Hay muchas formas que a lo largo de todos mis escritos puedes descubrir. Sin embargo hoy, hoy que quiero compartirte tanto de lo vivido, te daré un “Credo del Optimista”. Es un credo que se publicó originalmente en el año de 1912, en un libro llamado: “Your Forces and How to use them”, escrito por Christian D. Larson, prolífico autor y conferenciante que creía que la gente tenía tremendos poderes latentes que podrían ser controlados para su éxito mediante una adecuada actitud. Creo firmemente en lo que este credo reza. Sé perfecto que así es. En los mejores libros de superación personal se hace alusión a él y quiero aprovechar este espacio para compartirlo contigo. Hoy, en esta etapa de mi vida, doy fe de que todo lo expresado en él es totalmente cierto. Es un muy buen resumen de la filosofía Nueva Conciencia y por ello aquí te lo comparto. Me he tomado la libertad de modificarlo un poco con el fin de transformarlo en algo más actual y con mi toque personal de una Nueva Conciencia, aunque siempre respetando la idea y el formato original siendo lo más apegado a lo que su autor nos compartió en su época. Es para ti:

 

EL CREDO DEL OPTIMISTA

(El poder de la Fe con Nueva Conciencia)

 

Prométete a ti mismo:

 

  • Ser tan fuerte que nada pueda perturbar tu paz interior.

  • Hablar tan solo de salud, alegría y prosperidad con cada persona que te encuentres.

  • Hacer sentir a todos tus amigos que tienen algo que vale la pena en ellos.

  • Ver el lado luminoso y soleado de todo y así hacer que tu optimismo se vuelva realidad.

  • Pensar sólo en lo mejor, trabajar solo para lo mejor y esperar solo lo mejor.

  • Ser tan entusiasta por el éxito de otros como lo eres por el tuyo propio.

  • Olvidar los errores del pasado y seguir adelante con los grandes logros de tu futuro.

  • Plasmar una alegre expresión en tu rostro en todo momento y dar una sonrisa a cualquier criatura viviente con la que te encuentres.

  • Invertir tanto tiempo mejorándote a ti mismo que no te quede tiempo para criticar a los demás.

  • Ser tan grandioso como para no preocuparte, tan noble como para no enojarte, tan fuerte como para no temer, y tan feliz como para no permitir la presencia de problemas.

  • Pensar siempre bien acerca de ti mismo y proclamarlo al mundo, no en voz alta, sino con tus grandiosas acciones.

  • Vivir en la certeza de que todo el mundo está de tu lado, tanto, que logres ser verdaderamente lo mejor que hay en ti.

Todo lo que sucede en tu vida, sucede por “algo” y ese “algo” siempre es algo bueno. Siempre. Vivir en esta certeza es divino. Y lo único de necesitas hacer es darte cuenta. No más. Una de mis mayores ilusiones en mi vida es ayudarte a que te des cuenta de esto. ¡La vida es tan bella esperando lo mejor en todo momento, que termina por suceder! Incluso debo confesarte algo aquí: cuando vives esperando lo mejor siempre, llegará un momento en que ya no esperes nada y así suceda lo mejor siempre. ¿Irónico? Quizá, pero en la evolución del ser, así sucede. Cree en esto y te alegrarás. Sabe esto y vivirás una tremenda...

¡Emoción por Existir!

Alejandro Ariza.

Envía esto a un amigo Imprime esta página

Si gustas, escríbenos tus comentarios acerca de esta publicación aquí en Nueva Conciencia...

Tu evaluación es:

(1 al 5, siendo 5 lo mejor para esta publicación)

Título para tu comentario:

Escribe tu comentario:

Nombre:

¿De dónde eres?:

(Ej. México, D.F.)

Correo electrónico:

Código de permiso:
(para enviar tus comentarios copia los caracteres de abajo tal cual salen en la figura, observando que algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas)

Ver comentarios de otros

Copyright © 2017 Conferencias de Alejandro Ariza S.C.

Nueva Conciencia Nueva Conciencia